Senado avala reducir duración de concesiones ferroviarias

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 26 (EL UNIVERSAL).- En comisiones, el Senado de la República aprobó reducir la duración de las concesiones para la explotación de las vías férreas en el país de 50 a 30 años, y también se aprobaron multas de hasta 3 mil millones de pesos a las empresas que incurran en violaciones a la Ley.

El dictamen pasará al Pleno del Senado para su discusión y aprobación; por lo pronto, cuenta con el rechazo de los partidos de la oposición, quienes argumentaron que el dictamen como está aprobado, podría afectar de manera retroactiva a los concesionarios activos, así como generar incertidumbre jurídica.

Los argumentos a favor por parte de Morena es que el dictamen busca fortalecer a la industria ferrocarrilera nacional frente a la trasnacional, luego de que el gobierno del expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León privatizara Ferrocarriles de México.

En sesión a distancia, las comisiones unidas de Comunicaciones y Transportes, y de Estudios Legislativos, Segunda, aprobaron un dictamen que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley Reglamentaria del Sistema Ferroviario; se propuso actualizar el marco legal vigente para establecer las bases para realizar una regulación tarifaria y fijar precios del servicio público de transporte ferroviario cuando no existan condiciones de competencia efectiva.

El dictamen se aprobó con ocho votos a favor y seis en contra en la Comisión de Comunicaciones y Transportes; y con ocho votos a favor, cuatro en contra y una abstención en la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda.

"Las reformas permitirán verificar que las tarifas del servicio público de transporte de carga ferroviario se reflejen en condiciones de calidad, eficiencia, competitividad, seguridad, permanencia, uniformidad y equidad", señala el dictamen.

En la reunión extraordinaria, realizada a distancia, las y los legisladores señalaron que el esquema actual de concesiones generó barreras de entrada y falta de competencia en el sector, pues sólo unas cuantas empresas tienen un poder de mercado suficiente para hacer valer su peso frente a los competidores; esto originó que las concesiones para construir, operar y explotar vías férreas se otorgarán hasta por un plazo de 50 años.

Por ello, el proyecto modifica el artículo 11 de la Ley para establecer que las concesiones tengan una vigencia de 30 años, con posibilidad de prorrogarse en cuanto las empresas otorguen mejores resultados en un plazo más corto de tiempo y promuevan servicios de calidad.

Los concesionarios y permisionarios estarán impedidos a negar el servicio público de transporte ferroviario de carga a cualquier usuario que se los solicite y no deberán realizar actos que resulten discriminatorios en contra de algún usuario o concesionario.

Avalaron, también que cuando se preste dicho servicio sin la concesión respectiva, se multe con el equivalente de entre 5% y 10% de los ingresos del concesionario, asignatario o permisionario.

Además, si la asistencia ferroviaria se realiza con equipo cuyas condiciones no cumplan con los reglamentos correspondientes, se aplique una multa por el equivalente.

En el documento también se menciona que en México actualmente 95% de la industria ferroviaria descansa en un consorcio y una empresa, lo que implicaría la existencia de duopolios en el mercado nacional.

En este contexto, los ferrocarriles no presentan condiciones de competencia efectiva por lo que, en ausencia de una adecuada regulación, los concesionarios aprovechan su posición de mercado para fijar las tarifas y otras condiciones del servicio de manera unilateral y obtener ganancias "extra normales".

Se plantearon procedimientos efectivos para establecer medidas que restauren las condiciones de competencia en aquellas rutas o trayectos en que la Cofece haya determinado una ausencia de condiciones de competencia efectiva.