Entre aplausos y llantos, Argentina aprueba uso medicinal del cannabis

Ivan PISARENKO, Liliana SAMUEL
Una planta de marihuana en Haifa (Israel), el 9 de marzo de 2016 (AFP/Archivos | Jack Guez)

El Senado argentino convirtió el miércoles en ley el uso de cannabis con fines medicinales, en medio de la emoción de madres con niños enfermos que ya lo utilizan y que siguieron la sesión desde una sala contigua en el Congreso.

En un rápido trámite sin debate y por unanimidad el proyecto que ya tenía el visto bueno de la Cámara de Diputados, fue aprobado por el voto afirmativo de los 58 senadores presentes.

La norma busca "garantizar el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados" de la planta, a todos aquellos pacientes que se incorporen a un programa nacional para el estudio y la investigación del uso del cannabis.

La iniciativa impulsa la producción pública del cannabis y permite importar el aceite para los pacientes con indicación médica, pero no contempla el autocultivo, un reclamo de las familias que tratan a sus hijos con este producto.

"El tiempo nos dio la razón, es una ley perfectible, pero llegamos al principio", declaró Valeria Salech, de la organización Mamá Cultiva, con la voz quebrada por la emoción tras la votación, mientras otras madres se abrazaban y aplaudían la noticia.

La ley establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso de la planta medicinal, terapéutico y paliativo del dolor y faculta al ministerio de Salud a proporcionar de manera gratuita el medicamento a los pacientes con epilepsia refractaria, autismo u otras patologías.

- Sueño cumplido -

María Laura Alasi, madre de Josefina, una niña de 4 años que a los 7 meses le diagnosticaron síndrome de West, una enfermedad rara que se transformó en una epilepsia refractaria, expresó su "alegría inmensa" por "el sueño cumplido".

"Antes no teníamos vida, era luchar contra la enfermedad, siempre terminábamos perdiendo porque Josefina terminaba con 300 convulsiones diarias, con 10 pastillas (...). Josefina no tenía vida y toda la familia alrededor de ella no tenía vida. El Cannabis nos devolvió la vida, nos devolvió la sonrisa de Josefina, la mirada, nos mostró realmente Josefina", dijo Alasi a la AFP.

Alasi agregó que "si bien es una ley que no contempla el autocultivo, y hay muchas mamás que están cultivando, tengo fe que los senadores van a encontrar alguna vuelta".

Salech recordó el caso de Adriana Funaro, detenida desde febrero en la provincia de Buenos Aires por "cultivo y posesión" de plantas de marihuana con fines medicinales.

"Esto no puede volver a pasar. Ella (Funaro) es un ejemplo, es nuestra bandera. Nos trataban como criminales", dijo Salech.

Al defender el autocultivo, la organización Mamá Cultiva advirtió que el aceite que se planea importar de Estados Unidos es de una única cepa por lo que sólo tiene efecto en un 20% de los niños en tratamiento.

"En todo el mundo el uso de cannabis medicinal es legal, y en pacientes que no responden a tratamientos tradicionales y en los que no hace falta cirugía, las investigaciones demostraron que responden al uso" de la planta de cannabis, destacó la investigadora y especialista en neurociencia Silvia Kochen en su intervención el martes en comisión de la cámara alta.

- Puerta abierta -

El médico Marcelo Morante dijo a la prensa en el Congreso que la aprobación de la ley "abre el camino para que la sustancia sea obtenida a través de una fuente legal y para que haya un acompañamiento médico de su uso, es decir, abre la puerta a la medicina cannábica".

En Diputados, la autorización al uso terapéutico de cannabis había sido aprobada en noviembre por unanimidad, salvo una abstención.

"El cannabis medicinal es esperanza para aquellos pacientes que no tienen respuestas de ningún tipo de medicación. Su uso es un cambio de paradigma que es un desafío en el mundo", afirmó Ana García Nicora, presidenta de Cameda (Cannabis Medicinal Argentina).

Uruguay se convirtió en 2013 en el primer país en aprobar una ley que permite el cultivo de marihuana para autoconsumo en el hogar y la formación de clubes de cultivadores para plantar en forma cooperativa.

Desde entonces varios países latinoamericanos avanzan en legislaciones similares, mientras Colombia, Chile y México aprobaron leyes que autorizan el cultivo y uso de la marihuana con fines medicinales y científicos.