Sen. Rick Scott: La dictadura cubana está armando la migración masiva y Biden debe responder| Opinión

El Presidente Joe Biden ha traído la crisis que creó en nuestra frontera sur a la puerta principal de Florida.

Con Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. reportando un aumento del 400% en los encuentros de migrantes en el sur de Florida desde octubre de 2022, y las llegadas masivas de cubanos a los Cayos de Florida y las islas que conforman el Parque Nacional Dry Tortugas, el Sheriff del Condado de Monroe Rick Ramsay y yo, hablamos con la Almirante de la Guardia Costera Linda Fagan y el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas para presionar por respuestas y recursos para hacer frente a la creciente crisis que enfrentan.

Es inaceptable que los floridanos se enfrenten a otra consecuencia devastadora del vergonzoso apaciguamiento del Presidente Biden con el ilegítimo régimen comunista cubano y su compromiso de mantener la frontera de Estados Unidos totalmente abierta. Está claro que necesitamos respuestas y acción ahora.

Muchos floridanos, especialmente los del sur de Florida, entienden bien el importante papel que el régimen de Castro-Díaz-Canel ha desempeñado en la explotación de Estados Unidos avivando la inestabilidad en toda América Latina, apoyando a dictadores despiadados como Nicolás Maduro y Daniel Ortega e impulsando la migración masiva para beneficiar a su gobierno ilegítimo y a sus malvados aliados en la China comunista, Rusia e Irán.

Se trata de una estrategia que el régimen cubano ha utilizado eficazmente durante décadas. Lo vimos durante el éxodo del Mariel en 1980 y la crisis de los balseros cubanos en 1994.

Pero el alcance de la migración masiva desde Cuba que estamos viendo hoy minimiza los acontecimientos anteriores. El año pasado, más de 250.000 cubanos emigraron ilegalmente a Estados Unidos, más de los que llegaron durante el éxodo de 1980 y 1994 juntos. Nótese que cada uno de estos eventos ocurrió durante administraciones demócratas.

Y nada de esto es una coincidencia o algo inesperado. Durante décadas, el ilegítimo régimen comunista cubano ha utilizado el apaciguamiento promovido por los presidentes demócratas para aumentar su influencia y ejercer su voluntad. Está claro que Cuba tiene una estrategia aquí.

He aquí algunas pruebas. En noviembre de 2021, el régimen de Ortega en Nicaragua, un estrecho aliado del régimen de Castro/Díaz- Canel, anunció que eliminaría el requisito de visado para los ciudadanos cubanos. Esta medida fue ampliamente reportada en su momento y casi todo el mundo la vio como lo que era: una manera para que el régimen cubano expulsara a los cubanos y los pusiera en una ruta para la inmigración ilegal a los Estados Unidos a través de nuestra frontera sur.

Mientras el régimen de Castro-Díaz-Canel juega al ajedrez para aumentar su influencia en todo nuestro hemisferio, el Presidente Biden juega a las damas desde su casa en Delaware y Estados Unidos está perdiendo en todos los frentes.

La dictadura cubana está armando la migración masiva por dos razones. La primera es que está aterrorizada por el creciente movimiento por la libertad y la democracia en la isla. Y la segunda es porque sabe que empujar a miles de cubanos fuera de la isla hacia Estados Unidos le ayuda a conseguir lo que quiere: más apaciguamiento por parte de Estados Unidos, que contribuye a financiar su opresión. Y eso es exactamente lo que Joe Biden está dando mientras no recibe NADA a cambio para ayudar al pueblo cubano a avanzar en su lucha por la libertad.

Lo primero que tiene que hacer Biden es asegurar nuestras fronteras. Una frontera abierta beneficia a los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua que se asocian con los cárteles para traficar ilegalmente con drogas y personas inocentes, incluidos niños, a través de la frontera estadounidense. Una frontera abierta es un regalo para estos regímenes y narcoterroristas y debe terminar AHORA.

Para ayudar a poner fin a la crisis fronteriza de Biden, estoy luchando para aprobar mi Ley de Ampliación de los Límites de las Aguas Aduaneras de Estados Unidos para ampliar el territorio de las aguas aduaneras de Estados Unidos de 12 a 24 millas náuticas. Debemos dar a CBP y a la Guardia Costera las herramientas para detener tanto la migración ilegal como el tráfico de drogas frente a nuestras costas.

Entonces, si Joe Biden se toma en serio el apoyo a la libertad y la democracia en América Latina, debería pedir la aprobación inmediata de mi Ley DEMOCRACIA, que autoriza al Presidente a utilizar todos los medios posibles para proporcionar Internet estable y sin restricciones al pueblo cubano para reconectarlo entre sí y con el mundo. Esta ley también impondría severas sanciones para castigar al régimen ilegítimo de Cuba y a todos los que apoyan su opresión.

Si el Presidente Biden hiciera esto hoy, y mi proyecto de ley se convirtiera en ley, nuestro hemisferio sería un lugar más seguro y los movimientos por la libertad en América Latina se verían incentivados.

La frontera descontrolada de Biden ha traído esta crisis a las puertas de Florida. Ahora, el Presidente debería escuchar a mis compatriotas floridanos, especialmente a aquellos que realmente han vivido y escapado de la opresión en Cuba y otras dictaduras. Tiene que prestar atención a nuestros llamados y tomar medidas hoy para asegurar la frontera y poner fin a su vergonzosa y fracasada agenda de apaciguamiento que está amenazando la seguridad nacional de Estados Unidos y obstaculizando el progreso y la estabilidad en el hemisferio.

El republicano Rick Scott representa a Florida en el Senado de los Estados Unidos. Es el exgobernador de Florida.

Timed to the Conservative Political Action Conference (CPAC) in Orlando, Florida,  Republican Senator Rick Scott seeks attention to his “11 Point Plan to Rescue America,” a Facist document that packs bigotry, homophobia, sexism, and racism disguised as patriotism.
Timed to the Conservative Political Action Conference (CPAC) in Orlando, Florida, Republican Senator Rick Scott seeks attention to his “11 Point Plan to Rescue America,” a Facist document that packs bigotry, homophobia, sexism, and racism disguised as patriotism.