Semarnat clausura trabajos de empresa Calica

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 6 (EL UNIVERSAL).- Luego de que el pasado 2 de mayo el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se actuaría legalmente contra la empresa Calica por "engañarlo" y "burlarse" de su gobierno, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que se clausuró la extracción de piedra caliza en Playa del Carmen.

A través de un comunicado, Semarnat, a cargo de María Luisa Albores, informó que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) acudió a verificar las actividades que realizaba la empresa y colocó de manera preventiva sellos de clausura en materia de impacto ambiental y cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

"Durante la visita se verificó si se daba cumplimiento a la normatividad ambiental federal por parte de la empresa en materia de cambio de uso de suelo en terrenos forestales y de impacto ambiental, con motivo de sus actividades y de las obras que ha construido.

"Derivado de la inspección se advirtió la existencia de probables daños y deterioros graves a los ecosistemas, por lo que, con base en la legislación ambiental, se impusieron como medidas de seguridad las clausuras temporales totales de las actividades y obras realizadas en el sitio", informó.

Anteriormente, en 2017 y 2018, la Profepa había impuesto una clausura y sanciones administrativas a esta empresa por aprovechamiento de roca caliza mayor al autorizado, en superficie y temporalidad en el predio El Corchalito, lo que derivó en una demanda al Estado mexicano bajo las normas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, reclamando una compensación de más de mil quinientos millones de dólares estadounidenses, más intereses y gastos procesales, indicó la dependencia.

"La explotación de material pétreo debajo del manto freático ha causado graves daños ambientales, como la pérdida definitiva e irrecuperable del subsuelo, alteración de la presión del acuífero, riesgo de hundimientos y fracturas del subsuelo, así como la calidad y pureza del agua y el drenaje superficial y subterráneo por incrementos en la formación de oquedades, además de la alteración del paisaje natural y la fragmentación de los ecosistemas", señaló.

Semarnat refirió que en 1986, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología y el Gobierno de Quintana Roo otorgaron a Calica la primera autorización para la explotación de roca caliza por debajo del manto freático en La Rosita, sin determinar un plazo de vigencia, ni volumen de explotación específico.

"El segundo permiso lo obtuvo en 1996 para explotar piedra caliza por encima del manto freático en dos nuevos predios: El Corchalito y La Adelita, con una superficie conjunta de 1,251 hectáreas. Y el 30 de noviembre del 2000, un día antes de culminar la administración de Ernesto Zedillo, se dio el tercero por 20 años para explotación de roca caliza por debajo del manto freático en estos predios", precisó.

"En apego a la política ambiental del Gobierno de México, las instituciones que forman parte del sector ambiental seguiremos nuestras funciones para lograr que el aprovechamiento de los recursos naturales se sujete a los principios de sustentabilidad, sostenibilidad y equidad que establece nuestra Constitución, y velando por el interés general y el bien común, por encima de intereses particulares que ponen en riesgo la riqueza natural, y sin consultar ni pensar en las comunidades", agregó.

Al señalar el pasado 2 de mayo que "me habían engañado" y se burlaron del gobierno, el presidente López Obrador advirtió que procederían legalmente contra la empresa Calica, de la estadounidense Vulcan, porque no detuvo extracción de material como se habían comprometido en Quintana Roo.

López Obrador dijo que este viernes fue alertado de que la empresa estadounidense continuaba extrayendo material, por lo que realizó un sobrevuelo por la zona y se detectó un barco carguero.

Acusó que los ambientalistas "alcahuetes" no protestaron por la afectación al medio ambiente que provocaron Xcaret y Calica.

El pasado 22 de abril, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, anunció que se había llegado a un acuerdo con Calica para que el banco de material se convirtiera en parque turístico para no sacar la grava.

"Ya los conocemos a estos farsantes; entonces, pero no solo es Xcaret, es otra empresa, Calica, Vulcan, la empresa constructora más importante de Estados Unidos, que tiene un banco aquí, que está extrayendo grava para las carreteras de Estados Unidos y recibió permisos de los gobiernos neoliberales y los ambientalistas nunca jamás dijeron nada y es una destrucción al territorio sin precedente", aseguró este lunes López Obrador.

"Y lo siguen haciendo, acabo de estar el fin de semana y me habían engañado de que ya no estaban extrayendo material y pasaba yo por ahí, sobrevolaba siempre, como tres veces, y en efecto, estaba todo parado, las grúas paradas, todo parado, pero ahora pasé, quizá no sabían, o fue porque pasamos el viernes, y sobrevolé y me di cuenta de que están trabajando con todo, extrayendo material, vi cómo están cargando un barco", declaró.

Instruyó a la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores, para que se proceda de inmediato contra la empresa Calica.

"Se va a proceder legalmente porque hay violación a las leyes y es una tremenda destrucción del medio ambiente. Además, es un atrevimiento burlarse de las autoridades de nuestro país", dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.