Semarnat autoriza en materia ambiental Tramo 6 del Tren Maya

CANCÚN, QR., noviembre 11 (EL UNIVERSAL).- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó en materia de impacto ambiental y de manera condicionada, el Tramo 6 del megaproyecto Tren Maya, que va de Tulum, pasando por Felipe Carrillo Puerto y Bacalar, hasta Chetumal, capital de Quintana Roo.

Las obras autorizadas consisten en la construcción y operación de infraestructura ferroviaria de doble vía para el tráfico mixto –pasajeros y carga– con una longitud aproximada de 265.85 kilómetros.

Habrá tres estaciones, en Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Chetumal; dos paraderos, en Tulum y Limones; cinco laderos, dos bases de mantenimiento, una de ellas en Felipe Carrillo Puerto; talleres y cocheras en Chetumal; siete campamentos y derecho de vía que cruzará los municipios ya mencionados, en una superficie total de 859.54 hectáreas.

La Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) –encargada de la evaluación del proyecto– determinó que el impacto ambiental derivado del cambio de uso del suelo en terrenos forestales, en mil 459.05 hectáreas, para desarrollar las obras, "es viable", pero aún debe tramitarse esa última autorización, conforme al resolutivo SRA/ DGIRA/ DG-04962, dirigido al biólogo Carlos Llorens Cruset, apoderado legal de Fonatur Tren Maya.

"La presente resolución no exime al promovente de tramitar y obtener la autorización correspondiente para el Cambio de Uso del Suelo en Terrenos Forestales, ante la Dirección General de Gestión Forestal, Suelos y Ordenamiento Ecológico de la Semarnat)", se lee en el resolutivo consultado por EL UNIVERSAL.

En el resolutivo se lee que, como parte de las 10 condicionantes impuestas al proyecto, Fonatur-Tren Maya debe continuar con los estudios topográficos en el sitio y de geofísica aplicada (electromagnéticos, gravimétricos y sísmicos) para asegurar las medidas de prevención y mitigación propuestas, a fin de "evitar el colapso o hundimiento de estructuras kársticas por el uso de maquinaria en las etapas de construcción y por las vibraciones generadas durante el proyecto".

También se confirma que el trazo del Tren, en ese tramo, "se interceptará con varios cuerpos de agua, afectando su zona federal”; y admite que en el sitio existen diversas especies de flora y fauna en alguna categoría de riesgo, conforme a la Norma Oficial Mexicana 059 (NOM-059)", por lo que se le solicita al Fonatur Tren Maya presentar una propuesta de adquisición de un instrumento de "garantía", previa al inicio de las obras, que ya comenzaron.

El resolutivo aprobatorio fue expedido al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur-Tren Maya), desde el 12 de septiembre, pero fue publicado hasta hoy en la Gaceta Ecológica 53 de la Semarnat.

Su vigencia será de dos años para llevar a cabo las etapas de preparación del sitio y construcción de las obras y actividades del proyecto, pero también marca una vigencia de 50 años para su operación y mantenimiento, la cual está condicionada a la construcción del proyecto. De cualquier modo, ambos plazos podrán ser modificados a solicitud de Fonatur-Tren Maya.

"La presente resolución se emite únicamente en materia de impacto ambiental por las obras y actividades descritas en el término primero del presente oficio y que corresponden a la evaluación de los impactos derivados de la construcción de una vía férrea, con obras complementarias, consideradas como vía general de comunicación que requiere del Cambio de Uso del Suelo en terrenos forestales en una superficie de mil 459.05 hectáreas ubicado en ecosistema costero, con incidencia en humedales, ríos y esteros y Áreas Naturales Protegidas", se lee.

Entre las condicionantes impuestas como parte de la autorización, está la elaboración de programas de monitoreo de calidad del aire, de conservación de suelos y reforestación, de educación ambiental, de gestión hídrica integral, de manejo de flora y fauna silvestre, de prevención, mitigación y manejo de contingencias ambientales y de manejo integral de residuos, entre otros.

También se solicitan detalles sobre cada una de las plantas de tratamiento de agua que serán instaladas, la presentación de estudios geohidrológicos y geológicos y, debido a que el proyecto también cruzará un Área Destinada Voluntariamente a la Conservación, Fonatur Tren Maya deberá "apoyar a la comunidad certificada a implementar e instrumentar su estrategia de manejo", en coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Los trabajos para este Tramo, como ha sucedido con el Tramo 5, iniciaron en violación a la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), pues carecían de la autorización de impacto ambiental obtenida hasta ahora.

Sin embargo, se justificaron a través de la autorización provisional expedida por la DGIRA, el 23 de junio de este año, mediante el oficio SGPA/ DGIRA/ DG-03775-22, a favor del Fonatur Tren Maya, con base en el acuerdo del 30 de noviembre de 2021 que determina que los megaproyectos federales son de interés público y seguridad nacional.