La Semana Santa, punto de inflexión de la pandemia, pone en alerta a Colombia

Agencia EFE
·4  min de lectura

Bogotá, 1 abr (EFE).- Las autoridades colombianas volvieron a apretar las restricciones a la población en plena Semana Santa ante el aumento de la ocupación de las UCI pese a que el número de casos diarios de covid-19 está lejos del pico alcanzado en enero pasado, cuando el país llegó a tener más de 20.000 contagios al día.

El aumento de las infecciones y muertes por el coronavirus en las últimas semanas tiene en alerta a varias regiones del país donde, anticipándose a un tercer pico de la pandemia, las autoridades han decretado medidas como toques de queda y ley seca.

Con esas disposiciones el país espera frenar la velocidad de propagación del virus y bajar las cifras de contagios que se han duplicado y hasta triplicado, con respecto a las de hace tres semanas, en regiones como Antioquia, Bogotá, Atlántico y el Valle del Cauca.

"Desde mediados de marzo estamos observando un incremento paulatino del número de casos, fallecimientos, ocupación hospitalaria y de cuidados intensivos", explica a Efe el médico epidemiólogo de la Universidad del Rosario Carlos Enrique Trillos, al advertir que "todo esto refleja un aumento de la dinámica de transmisión viral".

El aumento de las cifras en lugares como la ciudad caribeña de Barranquilla sugiere, según Trillos, que "estamos entrando en un nuevo pico" de la pandemia cuyo impacto será menor o mayor al de los dos anteriores dependiendo "del refuerzo de medidas restrictivas por parte de las autoridades sanitarias".

Colombia sumó el miércoles 8.646 contagios, la cifra de infecciones más alta desde el 4 de febrero, y 167 muertes, con lo que acumula 2.406.377 casos y 63.422 fallecidos.

EL CARIBE, EN ALERTA MÁXIMA

Barranquilla, capital del departamento del Atlántico, tuvo su primer pico de contagios en junio del año pasado y hoy experimenta un incremento pronunciado en la curva de casos, al registrar 17.190 nuevos infectados en apenas 23 días, periodo en el que la covid-19 se cobró además la vida de 228 personas.

Para las autoridades de esa ciudad es preocupante la alta cifra de positividad ya que de cada 100 pruebas practicadas 26 dan positivo.

Esto se refleja en la ocupación de unidades de cuidados intensivos (UCI), lo que se agrava con la llegada de pacientes remitidos de otras ciudades de la región.

Con una capacidad instalada de 749 camas UCI, la ocupación está en el 86 %, de los cuales el 64 % son pacientes de Barranquilla y el 22 % de otros municipios del Atlántico y del resto de la región Caribe, especialmente de la vecina ciudad de Santa Marta, que también sufre el ascenso de las cifras.

SEMANA SANTA, PUNTO DE INFLEXIÓN

Las autoridades temen que las muertes y contagios se disparen después de Semana Santa, pues como señala Trillos, "los picos de covid-19 en muchos países se relacionan con temporadas vacacionales y festivos, con aumentos de reuniones familiares y de amigos".

Para anticiparse a un tercer pico, Bogotá prepara un plan de expansión hospitalaria para pacientes críticos por coronavirus.

La capital colombiana, cuya ocupación de las UCI está en el 64,4 %, de las cuales el 56,8 % corresponde a pacientes con coronavirus, es el foco principal de la emergencia con 687.382 contagios y 14.409 muertes.

Ante esas cifras, la Alcaldía impuso desde ayer y hasta el próximo 5 de abril un toque de queda que restringe la movilidad entre la medianoche y las cinco de la mañana, medida similar a la decretada hasta el próximo lunes y durante 12 horas diarias en el departamento de Antioquia, que acumula 374.623 infecciones.

Aunque estas restricciones tienen un carácter preventivo, el epidemiólogo Javier Idrovo, de la Universidad Industrial de Santander, explica a Efe que ha pasado un año desde que empezaron a implementarse con regularidad y "nadie ha hecho una evaluación real de si funcionan o no".

"Hay unas medidas que se toman sin ningún sustento en sentido cuantitativo. Después de un año ya deberíamos tener una evidencia para saber cuáles de ellas se deben aplicar porque parece que creemos que el virus solo se propaga de noche", señala.

LA VACUNACIÓN AVANZA

Mientras tanto, Colombia avanza en su Plan Nacional de Vacunación contra la covid-19 y terminó marzo con 2.243.392 dosis aplicadas, aunque el proceso comenzó el pasado 17 de febrero de manera lenta.

Esta semana ha sido aplicada una media de 141.000 dosis diarias, con lo que de continuar a este ritmo el número de vacunados igualará en los próximos días el de infectados.

La meta del Gobierno colombiano es vacunar a lo largo de este año a 35,2 millones de personas, equivalentes al 70 % de la población nacional, para alcanzar la inmunidad de rebaño.

Sin embargo, Idrovo advierte que el ritmo de la vacunación, que depende principalmente de la disponibilidad de dosis, debe aumentar porque la lentitud "genera una sensación de tranquilidad" y "una posibilidad biológica de que comiencen a aparecer nuevas formas del virus con capacidad de contagio más fuerte".

Klarem Valoyes Gutiérrez

(c) Agencia EFE