En Semana Santa, iglesias de Yucatán abrirán al 30% de su capacidad

·2  min de lectura

MÉRIDA, Yuc., marzo 17 (EL UNIVERSAL).- A diferencia del año 2020, cuando los ritos religiosos se realizaron sin la presencia de los fieles, este año los templos católicos de Yucatán podrán recibir un 30% de su aforo para las celebraciones de Semana Santa, las cuales inician el próximo 28 de marzo con el Domingo de Ramos, según se informó.

No obstante, la oficina de Comunicación de la Arquidiócesis de Yucatán insistió que lo más recomendable es que los fieles católicos sigan la liturgia de la Semana Santa a través de la televisión y redes sociales, "porque por segundo año consecutivo no se realizarán actos masivos y tampoco se permitirán procesiones y marchas, como el viacrucis, la marcha del silencio, la visita a las siete casas y el pésame a la Virgen".

El vocero de la Arquidiócesis, Jorge Martínez Ruz, destacó que en el año 2020 debido al confinamiento las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa se realizaron en los domicilios, sin embargo, este año podrán acceder un número determinado de fieles a las iglesias, pero en un 30% de capacidad, no será más.

Subrayó que en los templos que se encuentran en los puertos se aplicarán estrictos protocolos sanitarios para que no se rebase el número máximo permitido de fieles para cumplir con las medidas de sana distancia, uso de cubrebocas y desinfección en los accesos.

Se informó que este año, el arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, presidirá las celebraciones de la Semana Santa en la Catedral, pero no realizará el lavatorio de pies ni la adoración de la Santa Cruz.

La Arquidiócesis señaló que es importante que los fieles que sigan las celebraciones de los días santos por la televisión o redes sociales que lo hagan con respeto y devoción pues "se trata del tiempo de gracia más importante del año litúrgico".

Hay que recordar que el año pasado, es decir, en 2020, la Iglesia de Yucatán canceló las celebraciones litúrgicas masivas y las reuniones de grupos apostólicos y desde el 1 de abril se ordenó el cierre de todos los templos, capillas y rectorías en el territorio estatal, de manera que los oficios de Semana Santa se transmitieron a través de las cuentas de Facebook de la Arquidiócesis de Yucatán.