Semana Santa: Los destinos bonaerenses que esperan ocupación plena

·4  min de lectura
Más allá de este fin de semana largo, el sector turístico enfrenta una enorme incógnita ante un escenario sanitario que se complica y podría derivar en nuevas restricciones
Mauro V. Rizzi

MAR DEL PLATA.— En las rutas el movimiento intenso se empezó a percibir desde esta mañana, víspera de los feriados de Semana Santa. Pero desde hace varios días los destinos turísticos de la zona ven cómo crece el arribo de viajeros en esta fecha que para la costa significará el cierre de la temporada estival. Para el sector también abre una enorme incógnita ante un escenario sanitario que se complica y podría derivar en nuevas restricciones. ¿Llegó la segunda ola de coronavirus? ¿Se podrá viajar? ¿Hasta cuándo?

Así que mientras en las fronteras con países limítrofes las complicaciones abundan y se corre riesgo de quedar varados en otro país, en el turismo interno la dinámica parece vivir en otro extremo. “Estamos completos desde inicios de semana”, aseguró a LA NACION el secretario de Turismo de Tandil, Rodrigo Inza, con hotelería y complejos de cabaña con reservas a tope desde hace varios días.

Por la costa la situación es similar. La amplia oferta todavía deja disponibilidad de alojamiento en la mayoría de los destinos, aunque en algunos casos ya están al límite de su capacidad, en particular los más pequeños y que concentran un turismo de mayor poder adquisitivo.

Coronavirus: Los infectólogos prevén un aumento de casos por los viajes en Semana Santa

Este fin de semana largo, del que se esperan muy buenos resultados, coincide con la puesta en marcha de algunas limitaciones por parte del Gobierno bonaerense. Según se anunció ayer, a partir de hoy se suspende todo tipo de actividad nocturna comercial no esencial entre las 2 y las 6, con impacto directo sobre gastronomía y rubros de entretenimiento. Y también se dispuso que las reuniones familiares no deben tener más de diez personas, todo en vías de reducir las chances de expansión del virus.

“Lo que hacemos es desalentar el turismo”, reconoció hoy el jefe de Gabinete del Ministerio de Salud bonaerense, Salvador Giorgi, durante su agenda de trabajo en Mar del Plata. “Estamos viendo una suba de casos, es un momento crítico”, dijo, acompañado el viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak.

Pero mientras los funcionarios buscan prevenir, los turistas no paran de armar valijas. “Todavía hay plazas disponibles, pero nos estamos preparando para un fin de semana con capacidad completa en Cariló”, aseguró a LA NACION la titular de Constructora del Bosque, Silvia Melgarejo. Confirmó que desde el fin de semana pasado ya se instalaron algunos propietarios decididos a esperar allí los feriados de Semana Santa.

Este movimiento temprano incluso sorprendió a los prestadores de servicios gastronómicos. Anoche, según pudo confirmar LA NACION, sobraban los dedos de una mano para contar los restaurantes abiertos en el centro comercial de este balneario. “Trabajaron a capacidad completo y con listas de espera”, confiaron.

Nuevas cepas

Las advertencias de las autoridades sobre un rebrote de Covid-19, incluso con circulación de nuevas cepas que se presentan como más peligrosas, no detienen a los turistas que poco a poco empiezan a colmar los principales paisajes del centro y sudeste de la provincia de Buenos Aires.

“Se nota mucho movimiento de propietarios no residentes que vienen a disfrutar el fin de semana en familia y por otro lado, a nivel hotelero, buenos índices de reservas a la fecha”, dijo el director de Turismo de Pinamar, Juan Ibarguren.

La ciudad de Mar del Plata se prepara para la llegada de turistas por el fin de semana largo de Pascuas
Mauro V. Rizzi


La ciudad de Mar del Plata se prepara para la llegada de turistas por el fin de semana largo de Pascuas (Mauro V. Rizzi/)

La decisión del Gobierno nacional de alentar el teletrabajo, anunciada el último fin de semana, también habría incidido en este arribo anticipado de visitantes a esta y otras localidades de la costa atlántica.

A favor de este importante movimiento turístico juega el buen tiempo reinante en toda la zona. Con temperaturas otoñales, que no superan los 23 grados, el sol acompaña desde mediados de esta semana, condiciones que con algunas variaciones se mantendrían hasta el próximo domingo.

Vale recordar que el mes pasado, para los feriados de Carnaval, con notoria anticipación se conocía que serían días de mal tiempo, incluso con lluvia. Aun así se lograron rendimientos altísimos, con algunas localidades que tuvieron plena ocupación.

Coronavirus: por qué no se aprueba el uso de ivermectina en el país

En Mar del Plata se aguarda para esta tarde un arribo creciente de visitantes. En la hotelería reconocen alto nivel de reservas que, hasta esta mañana, superaban el 60% de las plazas disponibles. Pero aquí y en toda la región están expectantes por una última ola de turistas que tome la decisión de viajar a último momento.

Las autoridades municipales han remarcado a los prestadores de servicios la necesidad de ser muy respetuosos en el cumplimiento de los protocolos previstos para cada uno de los rubros. En el caso de Mar del Plata ya se anticiparon controles más exigentes, comparables a los que se dieron durante momentos picos de esta última temporada de verano.

En Tandil, que tiene en Semana Santa una centralidad particular por sus escenarios vinculados a las celebraciones religiosas, confirmaron que no se desarrollarán las procesiones ni se habilitarán las ferias comerciales tradicionales, propuestas que implicaban un altísimo ingreso de turistas que llegaban solo por unas horas y que siempre impactaban de manera positiva en la economía del distrito.