"Semana Santa no es para desentenderse de la realidad del Covid"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 28 (EL UNIVERSAL).- La Arquidiócesis Primada de México llamó a la población a no tomar a la Semana Santa como un periodo para realizar fiestas y aglomeraciones, a fin de evitar una tercera ola de contagios y defunciones por Covid-19.

"Hacemos un llamado para que en esta Semana Santa seamos responsables, llegamos a la Semana Santa 2021 con muchas heridas que aún están abiertas, con la esperanza que nos han dado los primeros meses de la campaña de vacunación, pero también con una clara advertencia sobre una tercera ola de contagios de la que no se puede hablar solamente como si fueran números al alza. Son historias, vidas humanas, historias de dolor, a las que no podemos darles la espalda", invitó la iglesia católica.

A través del editorial publicado en el semanario Desde la Fe, la arquidiócesis que preside el cardenal Carlos Aguiar Retes aseguró que la sociedad no debe alejarse de la realidad en la que vive y hacer de cuenta que la pandemia ya acabó.

"Este tiempo de Semana Santa no es para desentenderse de la realidad que vivimos y emprender acciones que pongan en riesgo a otras personas. No es tiempo de aglomeraciones, ni de fiestas, ni de ser parte de ese riesgo de una tercera ola.

El artículo recordó que hace un año el Papa Francisco, ante una plaza de San Pedro desierta, pero con la atención de millones de personas alrededor del mundo invitó a la población mundial a tomar la pandemia como una prueba.

"Han pasado 12 meses de ese mensaje, 12 meses en los que han muerto millones de personas (sólo en México más de 200,000), en el que millones más se han contagiado de Covid-19, quedado con secuelas, perdido su empleo, afectado su economía. Difícilmente alguien no ha sufrido hoy los golpes de la pandemia", remarcó la arquidiócesis.

La iglesia católica consideró que a más de un año de que inició la pandemia por el nuevo coronavirus pareciera que no se ha entendido el mensaje del Papa Francisco y que para salir de la epidemia es necesario un esfuerzo colectivo.

"La salida a esta dura prueba no está en los planes individuales ni en las acciones egoístas. Está en el trabajo en equipo, en la escucha y el diálogo, en la caridad y la fraternidad, de la que también nos ha hablado el Santo Padre".