Segunda semana de huelga en región de Bolivia por censo

LA PAZ, Bolivia (AP) — La huelga por tiempo indefinido en la provincia de Santa Cruz, el motor económico de Bolivia, ingresó en su segunda semana sin solución mientras se anuncian más protestas a favor y en contra de la medida.

El lunes se esperaban marchas de grupos afines al partido oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) en contra del paro convocado por gremios y organizaciones cívicas adversas al gobierno que reclaman que se realice un censo que le permitiría a Santa Cruz obtener mayor presupuesto y más escaños en el Legislativo.

La falta de combustible y alimentos se sentía después de que movimientos campesinos afines al gobierno cortaran las rutas de acceso a la ciudad de Santa Cruz y a una refinería de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB). Por la tarde la petrolera estatal informó que tras negociaciones con los sectores se logró que 38 camiones cisterna con combustible salgan para abastecer a la región.

En tanto, los pedidos para que se lleve a cabo un diálogo aumentaban. La Iglesia católica llamó a los sectores a sentarse a negociar y resolver el conflicto después de que el viernes el presidente Luis Arce se reunió con más de 300 autoridades del país excepto el gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, sin resultados.

“Presidente, le pedimos que haya un dialogo sin condiciones”, dijo a los medios Vicente Cuéllar, rector de la estatal Universidad Gabriel René Moreno, en Santa Cruz. Cuellar participó en la reunión con el gobierno.

Camacho y otros lideres opositores de Santa Cruz rechazan una propuesta de Arce de aplazar hasta 2024 el censo que debía realizarse en noviembre de este año.

El expresidente Evo Morales (2006-2019) ha criticado el manejo del conflicto por parte de la administración de Arce y expresó que “en el gobierno hay ausencia de un gabinete político que tenga buena lectura, no solamente para la gestión pública, sino para la acción política”.

En tanto, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) y líder de una fuerza opositora en el Congreso, le exigió en su cuenta de Twitter al mandatario “proteger la vida y la integridad de los bolivianos y le demando que retire a sus militantes que avanzan sembrando violencia”.

La víspera se produjeron choques entre los manifestantes que apoyan el paro y los que están en contra. En el primer día de huelga se produjo un fallecido.

Otras regiones han realizado protestas favor de que el censo sea en 2023 con paros de 24 horas y marchas que han sido contrarrestadas por grupos afines al gobierno.