Fin de semana de gala para el automovilismo: el GP de Mónaco de Fórmula 1 y las 500 Millas de Indianápolis

LA NACION

El automovilismo internacional está de fiesta este fin de semana, en el que celebrará dos de sus tres competencias más emblemáticas: el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 y las 500 Millas de Indianápolis.

A fines de mayo de cada año los fanáticos del deporte motriz reparten su atención entre la carrera más especial de la Fórmula 1 y la más convocante de Estados Unidos, que conforman una suerte de triple corona junto a las 24 Horas de Le Mans, prueba que se desarrollará a mediados de junio en el noroeste francés, en este caso con participación del argentino José María López.

En las calles de Montecarlo tendrá lugar este sábado, a las 10 de Buenos Aires y con televisación de Fox Sports Action, la prueba de clasificación, luego de un viernes de inactividad, como es tradicional en el principado. En los entrenamientos del jueves de esta sexta fecha dominaron los Red Bull, con el australiano Daniel Ricciardo por delante del holandés Max Verstappen. Favorecidos por sus sensacionales chasis y aerodinámica, dejaron atrás a los Mercedes y los Ferrari, que se alternaron entre los puestos 3 a 6. Los coches austríacos son los favoritos para obtener la pole position.

Mejorar en las pruebas de clasificación es casi una cuestión de urgencia para McLaren, que funciona mal los sábados y se recupera los domingos, en las carreras. Pero en Mónaco es fundamental largar lo más adelante posible, y con esa obsesión anda Fernando Alonso, que vuelve a actuar en Montecarlo luego de un par de años: en 2017 se ausentó del gran premio más singular de la Fórmula 1 para cumplir en Estados Unidos su anhelo de competir en las 500 millas. El español venía entreverado entre los punteros a no demasiadas vueltas de la definición, pero el motor Honda -el mismo con que padeció tres temporadas en F. 1- lo dejó a pie, antes de que el japonés Takuma Sato sorprendiera con su victoria.

Esta vez, la pole está en poder del estadounidense Ed Carpenter, que corre con equipo propio y con motor Chevrolet. Pero poca incidencia tiene el mejor puesto de partida en un "óvalo" de 2,5 millas que hay que recorrer 200 veces para conseguir la botella de leche con la que se baña el triunfador. A las 13.12 de este domingo se pronunciará la frase quizás más célebre del automovilismo: "Pilotos, enciendan sus motores". Y siete minutos más tarde, con transmisión de ESPN, se largará la competencia en la que todos quieren inmortalizarse.