A una semana del caso de los niños descuartizados en el Centro CDMX

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 8 (EL UNIVERSAL).- La familia de Alan Yair y Héctor Efraín reportaron su desaparición el 27 de octubre; sin embargo, sus restos eran transportados dentro de cajas de plástico en un "diablito" por calles del Centro de la Ciudad de México la madrugada del 1 de noviembre.

Los dos adolescentes, de 12 y 14 años, fueron asesinados de manera brutal y aún quedan muchas preguntas en el aire. Una semana después del atroz crimen, esto es lo que se sabe sobre el doble homicidio.

Policías de la Ciudad de México hicieron el siniestro hallazgo la noche del 1 de noviembre, cuando un hombre transitaba por la calle República de Chile, casi esquina con Belisario Domínguez, en el Centro de la CDMX.

El hombre tropezó mientras transportaba los restos de las dos víctimas. En ese momento, los policías se acercaron y vieron que las bolsas y cajas de plástico contenían restos humanos.

Según la información más reciente, el hombre que transportaba los cuerpos le hacía favores a un cártel a cambio de droga. Después de ser detenido, delató a otros criminales involucrados en el asesinato.

Según la información obtenida por EL UNIVERSAL, los criminales torturaron a los dos menores de edad antes de desmembrar sus cuerpos. Aunque este medio obtuvo información detallada sobre la tortura, ha decidido no publicarla por respeto a las víctimas y sus familias.

Según las investigaciones, el homicidio se llevó a cabo dentro del domicilio marcado con el número 86 de la calle República de Cuba, en donde las autoridades realizaron varios cateos.

De dichas diligencias, encontraron la ropa de los niños, así como objetos utilizados para desmembrarlos.

Según vecinos, el hombre que transportaba los restos de los menores vivía en el segundo piso de esa vecindad y era sabido que tenía nexos con el cártel La Unión Tepito.

EL UNIVERSAL obtuvo un video en el que se ve el momento en el que un hombre maniobra un diablito, el cual utilizó para transportar los cuerpos de Alan Yair y Héctor Efraín.

El video muestra que el diablito estaba vacío. Después de que el hombre entra a la vecindad, sale con varias cajas de plástico, las cuales contenían los restos humanos.

¿Quiénes asesinaron a Alan Yair y Héctor Efraín?

Según las investigaciones, uno de los principales sospechosos es "El Pollo", un integrante de la Unión Tepito. Este criminal es conocido en la zona, ya que es el líder de una célula delictiva que se dedica a la extorsión y el cobro de piso a los comerciantes.

Uno de los detenidos, Baltazar "N", le envió en mensaje a su novia, en el que le confesaba que él participó en el crimen.

Según la indagatoria, él y un sujeto identificado como "El Chayan", quien fue detenido horas más tarde, bajaron los cadáveres con la instrucción de deshacerse de ellos.

Días después, elementos de inteligencia policial de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) detuvieron en calles de la alcaldía Cuauhtémoc a José David, "El Chayan", presunto líder de una célula de La Unión Tepito, ligada con el homicidio de los dos adolescentes de origen indígena.

De acuerdo con los trabajos de inteligencia "El Chayan" es el jefe de Baltazar "N", alias "El Zúñiga", el hombre que trasladaba los cuerpos desmembrados de los jovencitos.

En el camino, uno de sus halcones les avisó que había una patrulla de la SSC, fue entonces que encontraron a Édgar "Z", conocido como "mandadero y drogadicto del sector, a quien pidieron llevar las cajas a una zona oscura.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) investiga a por lo menos otras seis personas que participaron en el plagio y homicidio de los dos niños.

¿Cuáles fueron los motivos del crimen?

La información más reciente indica que los asesinos supuestamente detectaron que Alan Yair y Héctor Efraín eran presuntos halcones de La Anti-Unión.

Por otro lado, mensajes encontrados en el teléfono de Héctor indican que competía con un vendedor de droga por el amor de una joven. Las autoridades señalan que este podría ser uno de los motivos detrás del atroz crimen

Se los llevaron con engaños

Según las primeras indagatorias, los criminales les dijeron a Héctor y a Alan Yair que irían a los arrancones, ya que a Héctor le gustaban las motos de pista. Otras versiones señalan que los invitaron a dar gracias a San Judas Tadeo el 28 de octubre.

Después de subirse a una moto, los adolescentes desaparecieron. Días más tarde, sus cuerpos fueron encontrados.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, dijo que el homicidio de los adolescentes está aparentemente relacionado con narcomenudeo.

Debido a su condición económica, Héctor Efraín y Alan Yair vendían dulces para apoyar a sus padres con los gastos del hogar.

Ambos adolescentes eran indígenas mazahuas de San Antonio Pueblo Nuevo, Estado de México y vivían en una vecindad ubicada en la calle Pensador Mexicano.

Ambos niños eran hijos de comerciantes ambulantes. Antes de la pandemia vendían camisetas, sudaderas y souvenirs afuera de los conciertos.