Selección argentina: los goles de Agüero y la exposición de Icardi cambiaron los planes de Scaloni

Cristian Grosso

Scaloni y Agüero, y un momento divertido durante la concentración de la selección en Rusia. El DT llevará al delantero del Manchester City a la Copa América

Vaya paradojas. Sergio Agüero lleva 32 goles en la temporada, acaba de conquistar otra Premier League con Manchester City y el próximo sábado podrá alzar un trofeo más en la final de la FA Cup. Con Lionel Messi en otra dimensión, 'Kun' es el mejor futbolista argentino en Europa. Mauro Icardi suma 16 tantos y no ganó nada en una temporada discreta, marcada por dos meses desperdiciados entre cortocircuitos con Internazionale, diferencias con el vestuario y enfrentamientos mediáticos con el técnico Spalletti. Sin embargo, los dos están en la lista preliminar que Lionel Scaloni presentó para la Copa América de Brasil. ¿Qué indica esto? Todo lo que tuvo que hacer Agüero para subirse, y lo poco que le alcanzó a Icardi para mantenerse a flote. Inequívoca señal de las sensibilidades futbolísticas del entrenador.

Más allá del misterio que intentó sembrar Scaloni ("sería imprudente adelantar que Agüero va a estar en la Copa América"), su inclusión entre los 23 futbolistas definitivos ya está fuera de discusión. De otro modo, lo que el técnico hoy describe como imprudente, la próxima semana sería absurdo cuando se conozca el corte final. Agüero se impuso por su volcánica temporada, nadie estuvo a su altura entre los otros números 9 que fueron probados, como Gio Simeone y Darío Benedetto, que quedaron en el camino. Lautaro Martínez, la gran apuesta de Scaloni, en su primer año en el calcio no desentonó y estará en Brasil. Como la presencia de Matías Suárez, que hay que entenderla desde su versatilidad y oficio: puede ofrecerle a la selección algo más que una referencia de área. Icardi se sacó solo, pese a las ventajas en la consideración del cuerpo técnico.

Scaloni nunca dijo públicamente que tuviera un centroatacante favorito. Es cierto. Pero Agüero no completaba todos los casilleros del paladar futbolístico del entrenador, que especialmente no percibió en el atacante rebeldía ni espíritu de revancha en el primer contacto que tuvieron en agosto del año pasado, tras la Copa del Mundo de Rusia. Por eso, Scaloni empezó a rastrillar por otros nombres.

Icardi, más lejos: el delantero de Inter no tuvo un buen cierre de temporada

Icardi fue el elegido. Lo llevó a la primera gira y lo reservó contra Guatemala para ponerlo como titular en el juego más atractivo, con Colombia. Icardi no convirtió. Lo llevó a la segunda gira, y nuevamente no lo utilizó con Irak para darle la camiseta N°9 contra Brasil. Icardi no convirtió. Lo llamó para la tercera serie de amistosos, dos partidos con México, y otra vez lo incluyó en el segundo juego. Finalmente, esa noche en Mendoza, Icardi marcó su primer tanto en la selección. El delantero se sentía entonces tan seguro que se excedió: atacó a los históricos. "Nosotros, en esta nueva etapa, en este nuevo ciclo, nos sentimos muy cómodos y muy bien con todo el cuerpo técnico, con Leo [Scaloni], con todos. Se formó algo muy lindo. Yo viví en la selección y no había tanto compañerismo ni tanta amistad. Esto que se creó es muy lindo de parte de todos y esperemos que se pueda seguir en este camino. Cuando vine acá no se sentía esto que hoy en día se siente, porque todos somos jóvenes. Antes había muchos más jugadores de experiencia y esto no se sentía", disparó. No estaba Messi, claro, pero ahora el capitán está de vuelta.

Muchos meses después, cuando rompió el silencio, Messi no disimuló su malestar: "No lo entendí. Con Icardi tuve dos partidos nomás, porque justo me lesioné. Pero no sé qué le habrá pasado para que diga eso. No sé qué habrá querido decir Icardi. Nunca tratamos mal a nadie".

Icardi se equivocó. Las diferencias internas no las resolvió en la intimidad, sino que las mediatizó. Dilató exageradamente -al menos, para los tiempos de la selección- sus conflictos con Inter, y en esos dos meses de inactividad se perdió los amistosos de marzo pasado contra Venezuela y Marruecos.

Volvió a dilapidar oportunidades, volvió a no corresponder la confianza del entrenador de turno. Porque Jorge Sampaoli también creía y apostaba por él, pero las actitudes de Icardi lo tornaron indefendible. Por ejemplo, cuando nunca terminó de despejar las dudas por su ausencia en la última gira de 2017, precisamente por Rusia, aduciendo una lesión que no convenció. Antes, frente a los históricos que nunca saludaron su alta exposición, cuando lo llamaban "el gil" puertas adentro. Y ahora, con aquella generación ya en retirada, queda Messi. Nada menos.

La situación no puede ser más opuesta: Icardi perdió roce futbolístico y vidriera envuelto en sus tironeos; apenas un gol marcó (a Genoa) desde que regresó a las canchas a principios de abril. Agüero, que nunca integró el ciclo de ocho amistosos de Scaloni, por sexta vez en sus ocho Premiers que jugó consiguió 20 o más goles. Plena vigencia en el primer nivel. "En definitiva, los 9 tienen que hacer goles y a eso nos vamos a remitir. Los goles de Sergio están ahí, y aunque parezca que no es un centrodelantero a la antigua, es evidente que la mete y ahí están sus números", describió Scaloni. Y quedó todo muy claro. Otra era la idea original. Scaloni estaba decidido a respaldar el recambio generacional y el único puesto que estaba blindado era el de Messi. Los impulsos antagónicos de Agüero e Icardi lo obligaron a cambiar sus planes.

Los 40 preliminares

Arqueros:

Esteban Andrada (Boca Juniors)Franco Armani (River Plate)Agustín Marchesín (América, México)Juan Musso (Udinese, Italia)Gerónimo Rulli (Real Sociedad, España)

Defensores:

Gabriel Mercado (Sevilla, España)Juan Foyth (Tottenham, Inglaterra)Renzo Saravia (Racing)Nicolás Otamendi (Manchester City, Inglaterra)Walter Kanemann (Grêmio, Brasil)Germán Pezzella (Fiorentina, Italia)Leonardo Sigali (Racing)Ramiro Funes Mori (Villarreal, España)Nicolás Tagliafico (Ajax, Holanda)Gonzalo Montiel (River Plate)Marcos Acuña (Sporting Lisboa, Portugal)Milton Casco (River)

Volantes:

Leandro Paredes (PSG, Francia)Guido Rodríguez (América, México)Giovani Lo Celso (Real Betis, España)Roberto Pereyra (Watford, Inglaterra)Rodrigo De Paul (Udinese, Italia)Exequiel Palacios (River Plate)Ángel Di María (PSG, Francia)Iván Marcone (Boca Juniors)Matías Zaracho (Racing)Ignacio Fernández (River Plate) Manuel Lanzini (West Ham, Inglaterra)Gonzalo Martínez (Atlanta United, Estados Unidos)Maximiliano Meza (Monterrey, México)Gastón Giménez (Vélez)Erik Lamela (Tottenham, Inglaterra)

Delanteros:

Lionel Messi (Barcelona, España) Sergio Agüero (Manchester City, Inglaterra)Paulo Dybala (Juventus, Italia)Mauro Icardi (Internazionale, Italia)Matías Suárez (River Plate)Lautaro Martínez (Internazionale, Italia)Ángel Correa (Atlético de Madrid, España)Joaquín Correa (Lazio)