La selección anfitriona decepciona y Ecuador sueña en la apertura del Mundial de Qatar 2022

La ilusión de los anfitriones de la Copa del Mundo de Qatar 2022 no prosperó dentro del terreno de juego. Un Ecuador superior se impuso contra la selección local 0-2. La inauguración del primer partido de la justa mundialista buscó transmitir un mensaje de inclusión y diversidad que contrasta con las denuncias sobre la vulneración de los derechos humanos en el país.

El balón rodó en Qatar. Años de acusaciones de corrupción en la asignación del país como anfitrión y de fuertes críticas sobre la situación de los derechos humanos en territorio qatarí no impidieron que sonara el pitazo inicial del partido inaugural del Mundial de 2022.

La euforia se apoderó de los aficionados cuando comenzaron los 90 minutos del partido entre la selección anfitriona y Ecuador. Los gritos y ovaciones delataron la emoción de un país sin historia futbolística pero que ha buscado desarrollar un presente en ese deporte universal.

El estadio Al Bayt, con capacidad de 60.000 personas, brillaba en medio de la oscuridad de la noche de Jor, una ciudad al noreste del país. Y en su interior, el poderoso sistema de aire acondicionado creaba la sensación para asistentes y jugadores de estar lejos del desértico paisaje qatarí.

La aparente tranquilidad que se respiraba en dicho escenario deportivo no mitigaba las denuncias sobre las deplorables condiciones a las que se habían visto sometidos miles de trabajadores migrantes en la construcción de los estadios del Mundial de 2022, en los que ahora 22 jugadores se enfrentaban por llevarse los tres primeros puntos del torneo.

Valencia se quedó con su doblete y Ecuador reafirmó su superioridad en el campo de juego.


Leer más sobre FRANCE 24 Español