Seis muertos y decenas de desaparecidos en una mina de jade ilegal en Birmania

·2  min de lectura
Los equipos de rescate se disponen a buscar a los mineros desaparecidos por el deslizamiento de tierra en una mina de jade, el 22 de diciembre de 2021 en Kpakant, al norte de Birmania (AFP/.)

Los socorristas que intervinieron tras producirse un deslizamiento de tierra en una mina de jade ilegal en el norte de Birmania cesaron su búsqueda este viernes y dieron un balance de seis muertos y decenas de desaparecidos, presuntamente también fallecidos.

Inmediatamente después de que ocurriese la catástrofe, el miércoles cerca de Hpakant, las autoridades indicaron que al menos 70 personas fueron arrastradas por el torrente de lodo y piedras, para después aclarar que esta cifra aún está por confirmar.

"Detuvimos nuestra búsqueda a las 16H30 locales y, con los dos de hoy, fueron hallados en total seis cadáveres", señaló a la AFP Ko Jack, de la organización de socorro birmana.

Precisó que sus equipos pondrían fin a sus operaciones de buceo y que los desaparecidos lo más probable es que quedaran sepultados. La falda de una colina, donde estaba la mina, fue arrastrada hacia un lago por toneladas de tierra y rocas.

Decenas de personas mueren todos los años trabajando en el lucrativo y mal reglamentado comercio del jade, obreros mal pagados provenientes de otras regiones de Birmania que extraen estas piedras, muy codiciadas sobre todo en China.

En 2020, las fuertes lluvias monzónicas provocaron el peor drama de esta naturaleza, con 300 mineros enterrados tras una avalancha de tierra, también en el macizo de Hpakant.

Al mismo llegan mineros de todas partes de Birmania para ganarse la vida cavando en sitios abiertos y abandonados por empresas de minería, con la esperanza de encontrar bloques de jade que no fueron extraídos.

Determinar cuántas personas trabajaban antes de este nuevo desastre es difícil, de acuerdo a los socorristas, puesto que las familias son reacias a informar si sus seres queridos se encontraban allí y los sobrevivientes a identificarse.

El jade y otros recursos naturales muy abundantes en el norte de Birmania, entre los cuales se encuentran la madera, el oro y el ámbar, han financiado a ambos bandos de una guerra civil que dura décadas, entre rebeldes de la etnia Kachin y los militares.

El golpe de Estado perpetrado en febrero pasado eliminó toda posibilidad de reformar este sector, lo que había comenzado a hacer el gobierno de Aung San Suu Kyi, de acuerdo a la oenegé de defensa de los derechos humanos Global Witness en un informe publicado en este año.

bur-rma/ssy/clr/at/age/es

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.