Seis meses después del huracán, el hambre corroe el sur de Haití

Amelie BARON
1 / 4

Marguereuse posa en el patio de su casa hecha de metal, madera y ramas recuperados, en Fonds Rouge, una zona rural de Jeremie, Haití, el 30 de marzo de 2017

Marguereuse posa en el patio de su casa hecha de metal, madera y ramas recuperados, en Fonds Rouge, una zona rural de Jeremie, Haití, el 30 de marzo de 2017 (AFP | Héctor Retamal)

En cuclillas cerca del refugio que comparte con sus padres y sus cinco hermanos, Fanfan Édouard afila lentamente su machete: no hay urgencia en cortar madera para hacer fuego pues la familia no tiene nada que poner en la olla.

"Voy a tratar de comprar arroz a crédito y encontrar trabajo, lo que sea, para pagar mañana", explica sin demasiada convicción este joven de 26 años.

Desde que el huracán Matthew destruyera sus dos pequeñas viviendas en octubre, la familia Édouard sobrevive en algunos metros cuadrados, pero las chapas agujereadas no protegen en absoluto las dos camas que comparten: cuando llueve, pasan sus noches en una gruta situada a pocos metros.

"No estamos cómodos, estamos apretujados aquí, pero es una suerte que tengamos este espacio para estar secos", cuenta Marguerite, la madre.

- "Acostumbrados a la miseria" -

Tener una gruta como refugio no es la primera preocupación del centenar de personas que vive en Fond Rouge, cerca de Jérémie, capital del departamento de Grande Anse, al sureste de Haití.

Aislados y a dos horas de caminata de la ciudad, estas familias de pequeños agricultores que perdieron sus cosechas solo han recibido ayuda una vez en seis meses. Sobreviviendo con infusiones de hierbas silvestres y pan, todos tienen hambre.

"Somos haitianos, estamos acostumbrados a la miseria", afirma Joachim Agelot. "Estaba en el último año y mira lo que es ahora mi vida: no puedo ir más a la escuela, perdí dos hermanas en el huracán. He perdido la sensatez", se lamenta este joven de 22 años.

En la ciudad donde hay reuniones regulares de ONG y agencias de la ONU, las condiciones de vida de las víctimas del huracán no son mucho mejores.

En la playa de Jérémie, unos quince hombres se esfuerzan en extraer una red casi vacía. "Todos hemos perdido nuestros barcos (...), solo pescamos aquí", se lamenta Astrid Guerrier. "Sólo hay pequeños peces. Sabemos que es peligroso porque no tienen tiempo de reproducirse y, por tanto, después habrá menos peces, pero no tenemos alternativa: es lo que hay para comer y para intentar ganar un poco de dinero", asegura este hombre de 38 años.

Wiliana Charles apenas recupera del balde que tiene a sus pies sobre la arena una decena de pescados de pocos centímetros de largo y algún cangrejo un poco más grande.

"A veces pierdo dinero vendiéndolos, ya que en el mercado no llego a recuperar el precio que pagué a los pescadores", asegura.

Con menos de medio dólar por día obviamente no le basta para alimentar a sus cinco hijos. "Sigo buscando amigos, vecinos que puedan darme algo, pero realmente me pregunto si tengo derecho a vivir en este mundo", suspira con los ojos pegados a la escasa mercancía de que dispone.

- Despilfarro de recursos -

La Coordinación Nacional para la Seguridad Alimentaria, que depende del ministerio de Agricultura, alertó en marzo sobre la "caótica situación" en Grande Anse, donde "más de 180.000 personas, es decir cerca de 43% de la población, está en situación de emergencia".

Bertrand Dasney, que trabaja en Jérémie para el ministerio de Agricultura, ha estimulado a la asociación de pescadores para que recoja voluntariamente grandes cantidades de desechos acumulados en la playa en los últimos meses. Asiste todos los días a la difícil supervivencia de los afectados y está cansado de ser testigo del derroche de recursos.

"El dinero se va en los grandes vehículos que van y vienen, en la gasolina que se consume. Mire, el otro día una ONG extranjera usó dos vehículos y 10 personas sólo para ir a entregar dos cartones a una zona apartada", relata Dasney.

"Vinieron con su dinero, pero lo hicieron en nuestro nombre: si no nos rinden cuentas a nosotros, tendrán que rendírselas a Dios", afirma ante la mirada de aprobación de los pescadores que reanudan la limpieza de la playa sin siquiera una máscara para protegerse del humo tóxico que se desprende de la quema de la basura. "Desgraciadamente no hay dinero para comprarlas", suspira Bertrand Dasney.