Seguridad vial: realizan una marcha en Libertador y Olleros para pedir que bajen las velocidades máximas

·3  min de lectura
.
MDQHoy

Ema Cibotti lleva una piedra en el pecho hace 16 años. En la madrugada del 14 de mayo de 2006, su hijo Manuel Lischinsky, de 18 años, charlaba con amigos en la fuente del Monumento de los Españoles cuando un conductor que manejaba a toda velocidad los atropelló. Ellos se salvaron, pero “Manu” murió a causa de un edema cerebral provocado por las fracturas que sufrió.

La mujer transformó ese dolor insondable en activismo y ahora preside la Asociación Civil Trabajar contra la Inseguridad Vial y la Violencia con Acciones Sustentables. Este sábado 4 de junio, ella y otros familiares de víctimas de este tipo de siniestros se congregarán a las 15 en Olleros y Avenida del Libertador, en Palermo, con una consigna: pedir que bajen las velocidades máximas.

La historiadora Ema Cibotti
La historiadora Ema Cibotti


Ema Cibotti con una foto de Manuel

“Todos los familiares de víctimas sabemos que nuestros seres queridos no perdieron la vida porque un conductor estaba distraído o tenía un alto grado de alcohol en sangre”, señaló, aunque aclaró que “eso no excluye la necesidad de una ley de alcohol cero”.

“El problema no es ese. Con los violentos viales tampoco se puede dialogar. Lo que mató a nuestros chicos fue la velocidad con la que fueron impactados”, argumentó.

Para ejemplificar, recordó un duro momento después del incidente que le terminaría costando la vida a su hijo: “Cuando lo vi, el cuerpo de Manu estaba intacto. Llegó a despertarse y mirarme con esos ojazos que tenía. Pero dentro suyo solo había destrucción”.

“De haber sido atropellado a 30 kilómetros por hora, hubiese sobrevivido”, sostiene. Y agrega: “Es necesario que los vehículos bajen sus velocidades a 30 kilómetros por hora en calles urbanas y 50 en avenidas”.

.
Twitter


El flyer de la convocatoria (Twitter/)

Las probabilidades de que eso finalmente ocurra crecen más y más cada día. Y no a causa de los políticos ni las organizaciones sociales, explicó la magíster en Ciencias Sociales. “No hay mayor motivador que el miedo de la gente”, expresó.

Y añadió: “En los últimos años, son los propios chicos que instalaron en la discusión familiar el miedo por salir a la calle y ser atropellados”.

.
Twitter


La Asociación Civil Trabajar contra la Inseguridad Vial y la Violencia con Acciones Sustentables lleva adelante distintas actividades de prevención (Twitter/)

La elección de las calles para la convocatoria no es casual. “Es un eje disputado, justamente, por grupos de personas que creen que pueden ir a la velocidad que se les canta”, señala Ema y afirma: “La mayoría salimos a luchar porque es la única manera que tenemos de encarar lo que sucedió”.

“Nadie está preparado para despedirse de sus hijos. ¿Quién se imagina a sí mismo saludándolos por última vez sin saber que no los va a volver a ver jamás? Nosotros pasamos por eso. Y luchamos para que que no vuelva a ocurrir”, cerró.

Todos los datos de la convocatoria

  • CALLES POR LA VIDA

  • Sábado 4 de junio, 15 horas

  • Olleros y Libertador, Palermo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.