Seguridad alimentaria y paz van de la mano: foro del Consejo Nacional

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 23 (EL UNIVERSAL).- Claudia Ruiz Massieu Salinas, presidenta de la Comisión Especial de Seguimiento a la Implementación del T-MEC del Senado de la República, afirmó que debido a que el mundo va a demandar más alimentos, México está en una posición privilegiada por su ubicación geográfica, el fortalecimiento del sector y por el momento de la reubicación de las cadenas de suministro agroalimentarias. En tal sentido, puntualizó Ruiz Massieu, el T-MEC es una red de protección para retos, pero también para riesgos externos e internos, durante su participación como ponente en el 19º Foro Global Agroalimentario 2022 que inició hoy en las instalaciones del Centro Internacional de Negocios (Cintermex).

"Si bien es cierto que el mundo está atravesando por ciertas situaciones que pueden representar riesgos, también entrañan enormes oportunidades", expresó la senadora priista, en el foro de dos días organizado por el Consejo Nacional Agropecuario y el Consejo Agropecuario Nuevo León, que presiden Juan Cortina Gallardo y Eladio González Peraza, respectivamente. Al evento asisten más de siete mil personas, entre productores, empresarios, investigadores y estudiantes de carreras afines provenientes de todo el país, además de más de 80 empresas participantes en la Expo Agro Noreste, mientras impartirán conferencias expertas de 14 países, que presentarán sus propuestas y desarrollarán temas tendientes a promover la seguridad alimentaria.

En ese marco, la senadora Ruiz Massieu señaló que a nivel doméstico hay situaciones que presentan riesgos para el sector agroalimentario, que deben enfrentarse utilizando las herramientas que proporciona el propio tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá.

Declaró que hoy se presentan tensiones y turbulencias en los tres países, pero particularmente en Estados Unidos y México, siendo éstas de índole geopolíticas, económicas, sociales, e incluso sanitarias, que han tenido ya su efecto en el sector agroalimentario. Pero en el T-MEC dijo Ruiz Massieu, también hay herramientas para poder advertir, superar y convertir esos problemas en oportunidades, ya que hay un campo mexicano que corre a la velocidad de la innovación, especialización, exportación, tecnificación y de la integración a las cadenas de valor globales, con el reto de ser cada vez más rentable y sustentable.

Admitió, sin embargo, "hay otro campo que no corre a esa misma velocidad y es presa fácil de situaciones de gobierno con visiones que frenan la competitividad global del sector, la productividad y la adopción de nuevas tecnologías".

Durante el foro, Jacobo Minutti Zanatta, gerente General de Elanco Animal Health México, expuso que la inseguridad alimentaria va en aumento en muchos países del mundo, incluso en Estados Unidos, pues una de cada ocho personas se enfrenta al hambre. Asimismo, dijo, hay una crisis sanitaria mundial relacionada con una mala alimentación, a la que se atribuye una de cada cinco muertes. Ante los retos de nutrir al mundo, promover la salud y reducir el calentamiento climático, expresó Minutti, "la respuesta está en los animales".

En tanto, Bram Govaerts, director general del Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo, (CIMMYT), con sede en México, señaló que la crisis alimentaria que provoca grandes migraciones hacia Europa y Estados Unidos e incluso México, y se manifiesta principalmente en países de África, Medio Oriente, Centroamérica y Haití en El Caribe, misma, se ha agudizado por problemas que identificó como Las Cuatro "C": Covid, Conflicto bélico Rusia-Ucrania, Costo de vivir y Cambio climático.

Ante esta realidad, dijo Govaerts, necesitamos generar la visión de un mejor futuro y hacer el plan estratégico, tácito y las tareas para enfrentar estos grandes retos que enfrenta la humanidad. Destacó que la crisis de seguridad alimentaria mundial está ocurriendo ahora, ya que entre 702 y 828 millones de personas en el mundo enfrentan hambre crónica.

Comentó que la guerra entre Rusia y Ucrania, agudizará la situación porque ambos son grandes productores y exportadores de granos, pero también de fertilizantes. Indicó que ya en el próximo ciclo se van a observar impactos en la producción de granos. Expuso que la mejor inversión en tiempos económicamente inciertos es en la agricultura, ya que es necesario dar seguridad a los consumidores, de que podemos producir los alimentos que sean accesibles para ellos, y para esto urgen inversión y políticas que brinden seguridad alimentaria.

Pero debemos resolver las causas de fondo, porque nos hemos enfocado mucho a la eficiencia y muy poco a la resiliencia; tenemos que replantear los programas alimentarios. Agregó que ninguna empresa o productor puede hacer un plan sin tomar en cuenta el cambio climático, siendo la agricultura el segundo sector más afectado por este fenómeno, pero a la vez, también uno de los que más provocan el problema. Pero al final, señaló, no podemos olvidar que a partir de la agricultura hay que generar la paz, pues no hay seguridad alimentaria sin paz, y no hay paz sin seguridad alimentaria.

"Los que están preocupados por la seguridad de un país y preocupados por el desarrollo de un país, pueden ir por la (vía) militar, con educación, con salud; pero deberían pasar primero por agricultura, que es donde todo esto se construye; y es momento de actuar y responder con hechos a la altura de la crisis".

Al respecto, expuso, el conjunto de actores en México lo ha hecho antes, no a través de grandes discusiones, sino poniendo manos a la obra y acordando entre todos, cuál es la dirección hacia donde se debe ir, y ustedes -dijo a los presentes-, pueden ir generando la paz.