Cómo seguir escalando posiciones mientras trabajas desde casa

Julie Weed
·8  min de lectura
Estás atrapado trabajando desde casa, pero ¿también se debe quedar atrapada tu carrera? (Joohee Yoon/The New York Times).
Estás atrapado trabajando desde casa, pero ¿también se debe quedar atrapada tu carrera? (Joohee Yoon/The New York Times).

Estás atrapado trabajando desde casa, pero ¿también se debe quedar atrapada tu carrera? Muchas empresas, preocupadas por mantener la seguridad de sus empleados, están recorriendo las fechas del regreso a las oficinas hasta el próximo año, así que los trabajadores enfrentan más meses de trabajo arduo desde el cuarto de visitas y la barra de la cocina.

Para seguir progresando en el plano profesional, busca retroalimentación, pule tus habilidades y mantente visible (en Zoom, Slack o el medio por el que te mantengas en contacto con tus jefes).

Pregunta cómo te está yendo

Es buena idea buscar más retroalimentación ahora que la gente no está en la misma oficina, opinó Wonya Lucas, directora ejecutiva de Crown Media Family Networks, propietaria de Hallmark Channel. También es más importante que nunca darle seguimiento a tu lista de pendientes y consultar rápidamente a tus superiores para aclarar o confirmar indicaciones.

Los empleados tal vez crean que están buscando a sus jefes con demasiada frecuencia —o no con la frecuencia suficiente— para asegurarse de que van bien. La solución más sencilla es preguntarle a tu jefe cómo quiere ser informado de los avances (por mensajes de Slack, correo electrónico o llamada telefónica), con cuánta frecuencia o bajo qué circunstancias, y con qué nivel de detalle.

“Los gerentes pueden tener sus propias dificultades, así que no están pensando necesariamente en ti”, opinó Elizabeth Umphress, profesora de administración en la Escuela de Negocios Foster de la Universidad de Washington. “Si les envías un correo electrónico para conocer las expectativas de comunicación, tendrán tiempo de analizar lo que quieren”, agregó Umphress, “y también puedes integrarte a esa conversación con ideas”.

Eleva el nivel de tus habilidades

Si la escuela en línea de tus hijos o las otras tareas de la pandemia no te han absorbido el tiempo que ahorras del traslado hacia y desde el trabajo o en los viajes de negocios, tal vez tengas tiempo de expandir o profundizar tus habilidades.

Pregúntale a tu jefe en qué debes mejorar o cuál es la habilidad que más está usando en este momento, mencionó Lucas. Hay bastantes clases, tutoriales en video y otros recursos en línea que son gratuitos o de bajo costo con los cuales se pueden abordar todos los aspectos del mundo empresarial. Incluso podría ser benéfico volver a la escuela en un horario de medio tiempo.

A veces, para iniciar se necesita valor. “¿Estás aterrado de escribir? ¡Toma una clase de escritura!”, comentó C. J. Liu Rosenblatt, una asesora de ejecutivos radicada en Seattle.

Lucas señaló que no debes ser tímido al momento de pedirle consejos para mejorar a un colega que tenga la habilidad que buscas: como encargarte de presentaciones complejas de PowerPoint, usar software de infografía o explicar conceptos complicados. A la gente le gusta destacar por sus fortalezas y lo más común es que no le importe compartir algunas recomendaciones.

La vuelta a la oficina parece todavía lejana por la segunda ola de coronavirus, así que los trabajadores enfrentan más meses de trabajo arduo desde el cuarto de visitas y la barra de la cocina. Foto: Getty Images.
La vuelta a la oficina parece todavía lejana por la segunda ola de coronavirus, así que los trabajadores enfrentan más meses de trabajo arduo desde el cuarto de visitas y la barra de la cocina. Foto: Getty Images.

La interacción es importante

Las habilidades comunicativas son más importantes que nunca, opinó Jean Choy, decana titular de la Escuela de Negocios Foster, quien se especializa en educación ejecutiva e iniciativas internacionales. Por ejemplo, algunas personas prefieren las conversaciones informales antes de meterse de lleno en la agenda de la reunión, y a otras les gusta ir directo al grano, mencionó.

“Comprende el estilo de las otras personas y adáptate a él, para comunicarte de una manera más efectiva con ellas”, sugirió Choy.

También aprende a expresar mejor la empatía. “Las personas se están enfrentando a muchos más factores que el trabajo”, comentó Choy. “Ser comprensivo y mostrar flexibilidad será de gran ayuda”.

En las reuniones en línea, debes estar presente y volverte visible, señaló Lucas, quien hizo notar: “En una reunión en persona, todas las miradas están sobre el orador, pero en una reunión virtual todas las caras están viendo todo el tiempo a todo el mundo”.

Mantén tu cámara encendida e inclínate un poco para demostrar que estás concentrado, aconsejó Lucas. “No tienes que ser el primero en hablar, pero intenta aportar un comentario inteligente o una pregunta estimulante en la reunión para que se te considere una persona que aporta a la conversación”, mencionó Lucas. Ofrece retroalimentación positiva en la ventana para chatear si lo consideras apropiado.

Date a conocer

Participa como voluntario en proyectos ajenos a la descripción de tu trabajo a fin de obtener nuevos conocimientos y estar al frente de nuevos grupos, sugirió Lucas. “La experiencia y la exposición van de la mano”. Tal vez puedas ofrecerte a orientar a los nuevos empleados, crear oportunidades sociales remotas o ayudar a un equipo a terminar un proyecto para la fecha de entrega.

Incluso con tu propio equipo, aprovecha al máximo tus mejores cualidades y busca trabajar donde haya mayor probabilidad de destacar, mencionó Umphress. Si eres muy bueno para definir problemas, elaborar soluciones creativas, escribir o vender, busca esas oportunidades.

“Si tus compañeros de trabajo o tu jefe se dan cuenta de tus habilidades, verán el valor que aportas al negocio”, opinó Umphress.

Si hiciste el esfuerzo de adquirir una nueva habilidad o realizar una investigación interesante, ofrécete para organizar una reunión virtual donde se pueda “almorzar y aprender” con el fin de compartir tus nuevos conocimientos y obtener reconocimiento por ese medio.

Mantentenerse visible (en Zoom, Slack o el medio por el que te mantengas en contacto con tus jefes) es importante para no quedarte aislado y sentir que no cuentas. Foto: Getty Images.
Mantentenerse visible (en Zoom, Slack o el medio por el que te mantengas en contacto con tus jefes) es importante para no quedarte aislado y sentir que no cuentas. Foto: Getty Images.

Considera todo el panorama

Recurre a empleados con diferentes descripciones de trabajo como mercadotecnia, finanzas, recursos humanos y aprende lo que hacen.

“Siempre se te juzgará por tu capacidad en tu área pero, si no entiendes cómo se adapta el trabajo de tu equipo en la estrategia y las metas generales de la empresa, no llegarás muy lejos”, advirtió Lucas.

Aprovecha las salas de descanso virtual, las horas felices o los almuerzos compartidos que ofrece tu empresa para conocer gente, señaló Lucas. Conectar con alguien por un interés compartido como los deportes o las mascotas “puede darte el valor para invitar a esa persona a un almuerzo virtual”, agregó.

Pregúntale a esa persona cuáles han sido sus habilidades o trabajos importantes y cómo ha sido su trayectoria. “La curiosidad incluso puede producir referencias laborales u ofertas de trabajo, pero en todos los casos será esclarecedora”, mencionó Lucas.

Si eres jefe

La trayectoria de tu carrera dependerá, al menos en parte, de tener un equipo excepcional, según Umphress. Ve más allá de los cambios superficiales y realiza ajustes y acomodos individuales bien meditados para que tu equipo produzca su mejor trabajo.

Los empleados agotados no pueden mantener una producción de alta calidad, explicó Umphress, y “las personas más talentosas y con mejor rendimiento serán las más propensas a irse, porque tendrán más opciones”.

Elige tu meta

Según Rosenblatt, la asesora vocacional, debes definir tu intención. Tal vez buscas responsabilidades distintas, un ascenso o irte a otra división.

“Busca maneras de obtener experiencia en el área a la que te quieras mover”, opinó Rosenblatt. Tal vez te puedes unir a un equipo de trabajo en la oficina o a una organización de voluntarios fuera del trabajo.

“Amóldate… di que sí, aunque te parezca incómodo”, comentó Rosenblatt.

No todas las oportunidades te servirán, pero es difícil saber de antemano cuál será fructífera: “Incluso emprender algo equivocado tendrá su valor si te revela algo que no te gusta”.

Si tu jefe no te apoya

Obtener visibilidad puede ser especialmente complicado en un lugar virtual de trabajo si tu jefe no habla sobre tu buen desempeño con los altos mandos o, peor aún, si se está llevando el crédito. Solicita ser parte de la reunión en la que se presente tu trabajo. Pídeles a tus colegas que te defiendan y reconozcan tu contribución al proyecto.

Usa un enfoque basado en el negocio en vez de centrarte en uno emocional, sugirió Choy. Es más eficaz presentar una razón concreta para justificar tu asistencia en una presentación o tu participación en un equipo de alta visibilidad, porque, por ejemplo, investigaste y puedes responder preguntas sobre los datos.

Una solicitud que le ayude al negocio o pueda dejar bien parado a tu jefe “funciona mucho mejor que decirles que te sentiste mal por no ser incluido”, comentó Choy.

Lucas coincidió: “El desempeño es importante, así que concéntrate en los resultados”.

Date un respiro

Si no necesitas exigirte tanto en el trabajo, también está bien. Las carreras pueden durar 50 años y, en este momento, la salud personal tal vez deba eclipsar el crecimiento profesional.

También te puede interesar:

VIDEO | 5 consejos para unas videollamadas profesionales

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company