Algunos seguirán usando cubrebocas pese a vacunas COVID-19

·2  min de lectura
Una mujer usando cubrebocas por el coronavirus llega a una carrera de cabalos en Baltimore, el 15 de mayo de 2021. (AP Foto/Nick Wass)

Al igual que más de 120 millones de estadounidenses, Jan Massie está completamente vacunada contra el COVID-19 y puede dejar de usar mascarilla sanitarias de acuerdo con el más reciente anuncio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Pero todavía usa cubrebocas porque para ella tiene más beneficios.

La educadora jubilada no se ha enfermado de coronavirus, ni le dio la gripe que le da dos veces al año en lo que va de la pandemia. Entonces, ¿por qué dejar de usar las mascarillas?

“He usado máscara donde realmente no era necesario”, dijo Massie, quien vive en los suburbios de Birmingham, Alabama. “Mucha gente, más de lo que esperaba, todavía la usa también”.

Con los casos de COVID-19 en declive después de más de 580.000 muertes y con más de un tercio de la población de Estados Unidos completamente vacunada, millones están decidiendo si siguen usando las máscaras sanitarias que fueron tanto un escudo contra la infección como un punto de acalorado debate político el último año. Las personas tienen innumerables razones seguir usándolas o no.

Muchos están dispuestos a dejar de lado la tristeza, el aislamiento y la cautela de la pandemia. Deshacerse de las máscaras, incluso de las más llamativas, es una forma visible y liberadora de avanzar. Sin embargo, otros todavía están preocupados por las nuevas variantes del virus y la posibilidad remota de que contagiarse y contagiar a otros, aunque los riesgos de ambos se reducen en gran medida para aquellos que están completamente vacunados.

Denise Duckworth es una de las que ya no quiere usar barbijo. “Siempre he estado en contra de las máscaras, y creo que todas sus reglas han sido hipócritas y confusas”, dijo Duckworth, quien es de Kansas City, Missouri, y estaba de visita en un barrio francés en Nueva Orleans, donde los músicos de jazz y los turistas han regresado a las calles.

Como muchos aquí, Duckworth no llevaba mascarilla en un viernes optimista que hizo que el Quarter se sintiera más normal de lo que se había sentido en meses. Alex Bodell de Ithaca, Nueva York, se destacó entre la multitud por la máscara negra que le cubría la nariz y la boca, pero estaba más a gusto de esa manera.

“Ciertamente me siento mucho más cómodo, y creo que me estoy divirtiendo mucho más aquí estando completamente vacunado y sintiendo que, independientemente de mi máscara, estoy protegido”, dijo.

Las autoridades médicas recomendaron que las personas parcialmente vacunadas o no vacunadas deben seguir usando máscaras, y su uso sigue siendo obligatorio en interiores abarrotados como autobuses, aviones, hospitales, prisiones y albergues de indigentes. Las medidas anunciadas la semana pasada despejan el camino hacia la reapertura de oficinas, escuelas, entre otros.