Seguidores del movimiento indígena salen a las calles en ciudades de Ecuador

Agencia EFE
·3  min de lectura

Quito, 11 feb (EFE).- Cientos de seguidores del movimiento político indígena Pachakutik, que encabeza el candidato presidencial Yaku Pérez, salieron este jueves a las calles de varias ciudades de Ecuador para manifestarse contra lo que consideran un intento de fraude electoral en las elecciones del pasado domingo.

Las concentraciones, pacíficas hasta el momento, han sido convocadas por el movimiento frente a todas las sedes provinciales del Consejo Nacional Electoral (CNE), mientras que el liderazgo político completa los procesos de denuncia ante los organismos pertinentes en la capital.

"¡Yaku, amigo, el pueblo está contigo!" o "¡El pueblo unido, jamás será vencido!", coreaban varios cientos de indígenas de la nacionalidad Shuar de la provincia de Pastaza, en el Oriente ecuatoriano, desde las 9:00 hora local (14:00 GMT).

Con las banderas del movimiento y pancartas que hacían alusión al supuesto fraude, los simpatizantes y militantes del movimiento se concentraron para apoyar a Pérez, que desde el miércoles va en tercer lugar en los resultados de la carrera presidencial.

Con el 99,90% del escrutinio completado, el dirigente indígena se ve adelantado en estos momentos por el candidato centroderechista Guillermo Lasso en unos 18.000 votos, lo que representan 0,2 puntos cuando faltan por contabilizar 40 urnas y por revisar 529 en las provincias de Guayas (Costa) y Morona Santiago (Amazonía).

La plataforma digital del CNE indica que Lasso obtiene hasta ahora el 19,68 % del escrutinio con 1.802.371 votos, en tanto que Pérez suma el 19,48%, con 1.784.334 sufragios.

El líder conservador comenzó a superar a Pérez por primera vez en la tarde del miércoles, aparentemente por el recuento de actas de zonas de la región costera, en las que tiene mayores apoyos.

Al balotaje del 11 de abril ya está validado el ganador de la primera vuelta, el correísta Andrés Arauz, que obtiene alrededor del 32,62 % del escrutinio y está a la espera de su contrincante.

En las elecciones del domingo, más de 13 millones de ecuatorianos estaban convocados a elegir presidente, vicepresidente, 137 representantes de la Asamblea Nacional y cinco del Parlamento Andino.

El cambio en la tendencia de voto en la puja por el segundo puesto ha provocado denuncias de fraude por parte del líder del movimiento indígena Pachakutik, quien asegura ser víctima de un complot de la derecha e izquierda para dejarlo fuera de la liza.

Desde entonces, la puja mantiene en vilo al país y ha disparado la tensión pues el movimiento indígena amenaza con una "gran movilización" para hacer respetar "la voluntad popular".

Advertencias que han recordado los disturbios de octubre de 2019, en los que murieron una decena de personas y unas 1.500 resultaron heridas, y que llevaron al presidente, Lenín Moreno, a romper su "silencio electoral" para pedir calma a todas las partes.

Por el momento, las concentraciones que se están registrando son de pequeño alcance, con varios cientos de manifestantes en distintos puntos, sobre todo Quito y Guayaquil, la primera por ser sede nacional del CNE y la segunda donde se concentran las principales denuncias de fraude de Pérez.

El miércoles, el dirigente indígena habló de inconsistencias entre actas de resultados y actas de registro de voto, de sumas incompletas o faltantes, anulación indiscriminada de votos, o papeletas vacías.

El CNE, que ha tenido que revisar más de 5.000 actas, no se ha pronunciado sobre estas denuncias.

Pérez, que los últimos dos días ha estado en Guayaquil para supervisar la revisión de las actas de escrutinio, y que hoy se ha desplazado nuevamente a Quito, ha anunciado que pedirá a la Contraloría General del Estado una auditoría sobre los resultados en seis de las 24 provincias del país, en las que exige un recuento voto a voto.

De forma separada, algunos de los asambleístas del partido piensan denunciar el caso a la Fiscalía.

(c) Agencia EFE