Segob condena muerte de mujer sometida por policías en Tulum

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 28 (EL UNIVERSAL).- La titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, condenó y exigió justicia por la muerte de una mujer luego de ser sometida por agentes de la Dirección municipal de Seguridad Pública y Tránsito de Tulum en plena vía pública, ocurrida la tarde de ayer.

A través de su cuenta de Twitter, Sánchez Cordero señaló que actos como estos no deben quedar impunes.

Por su parte, el alcalde Víctor Mas Tah condenó cualquier hecho de violencia en contra de las mujeres y toda persona que vive en Tulum o le visita.

En un video en redes sociales, se refirió a lo sucedido ayer en calles de la colonia Tumben Ka y expresó que no se tolerarán actos indebidos, ni fuera de la ley y llamó a la Fiscalía a realizar las investigaciones correspondientes a fin de que se deslinden responsabilidades y se haga justicia.

Acompañado por la presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias (Amexme) Tulum, María Luz Salazar, y por la regidora de la Comisión de Igualdad de Género, Yenni del Carmen López Landero, el munícipe brindó sus condolencias y solidaridad a la familia de la víctima.

Separan del cargo a policías. Los agentes que sometieron a la mujer fueron separados del cargo y presentados ante la Fiscalía General de Quintana Roo, que abrió una investigación sobre el caso.

La dependencia señaló que investiga lo ocurrido con carácter de "homicidio", en agravio de una mujer de identidad reservada, en donde "probablemente participaron elementos de la policía municipal".

En videos difundidos en redes sociales se observa a los cuatro oficiales, al pie de una patrulla, rodeando a la víctima, esposada, sometida en el piso por uno de los policías quien se encuentra arrodillado sobre su espalda.

Marco Antonio Tóh Euá, titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo (CEDHQROO), aseguró que se hará una investigación diligente sobre este suceso y lanzó un "enérgico llamado" a todas las corporaciones policiacas a conducirse con estricto apego a la legalidad y los derechos humanos.