Sedema pide no quemar cuetes en Año Nuevo

CIUDAD DE MÉXICO., diciembre 31 (EL UNIVERSAL).- La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, a través de la Agencia de Atención Animal (AGATAN), hizo un llamado a los capitalinos a no quemar cuetes durante las festividades de Año Nuevo.

Lo anterior debido a que el uso de pirotecnia provoca un impacto negativo en el medio ambiente y en el bienestar de los animales de compañía.

En un comunicado de prensa, Carlos Fernando Esquivel Lacroix, titular de AGATAN, alertó que la pirotecnia genera en los animales de compañía miedo, ansiedad y graves repercusiones en su salud.

"Los animales son dignos de consideración moral. Cuando un individuo vivo es digno de consideración moral, significa que cualquier otro individuo tiene la obligación de respetarlo y salvaguardar sus derechos. Por eso estamos hablando de seres sintientes que tenemos que respetar de cualquier forma de vida y así lo estipula la Constitución Política de la Ciudad de México", precisó.

Esquivel Lacroix apeló a la sensibilidad de la ciudadanía y dijo que en caso de que ocurra una detonación de cohetes es necesario que los tutores responsables hagan sentir seguridad a sus animales de compañía a través de estímulos positivos.

Para aminorar el estrés provocado por el ruido, recomendó enseñarle a nuestro perro o gato que cada vez que haya pirotecnia algo bueno pasa, por lo que el estímulo negativo que, en este caso es el ruido, pasa a segundo término.

"Si va a empezar la pirotecnia, en lugar de abrazarlo y decirle no te asustes, que son cosas que hacemos todos por naturaleza hagámoslo al revés, no demostremos ese nivel de angustia o de estrés y hagamos algo que al propio animal le guste como por ejemplo saquemos su juguete favorito, darle un paseo, jugar e incluso darle un premio, llámese un snack", agregó.

El titular de AGATAN comentó que el objetivo es brindarles una buena calidad de vida a todos los seres vivos en la Ciudad de México y "como buenos ciudadanos tenemos que saber que mis derechos terminan cuando empiezan los derechos del otro y si todos pensáramos que es lo que vamos a generar en consecuencia de nuestros actos tanto para animales como para otros seres humanos, la convivencia, la concepción social sería mejor".

Finalmente, sostuvo que como médico veterinario le ha tocado ver pacientes que han muerto a causa del susto que les provocó la pirotecnia o que han tenido estados de shock por estar oyendo pirotecnia, por lo cual resalta: "la pirotecnia genera un nivel de estrés tan agudo que puede producir incluso hasta la muerte, sobre todo en gatos".