Secuestro en Caballito: cómo deben ser los controles en instituciones que cuidan chicos

LA NACION
·4  min de lectura

Después del secuestro de un menor de 6 años en una colonia en Caballito, especialistas en niñez coincidieron en que las instituciones que están al cuidado de niños y niñas son las responsables del control en el momento del egreso, y este que debe ser realizado por personas "explícitamente autorizadas".

"Mientras los chicos están dentro de las instituciones, asumen la guarda temporal y el cuidado de los chicos y son los responsables de controlar el ingreso y egreso de los menores", señaló a directora del Programa de Atención de Niñez, Adolescencia y Género de la Defensoría del Pueblo porteña, María Elena Naddeo, en alusión al caso vivido ayer en el Club Oeste de Caballito. Allí, una mujer que simuló ser familiar de un niño lo retiró del lugar sin que los responsables advirtieran la situación.

Poeta y astróloga: quién es la mujer acusada de secuestrar al niño en Caballito

"Todas las instituciones educativas o deportivas que albergan niños, que brindan actividades deportivas, culturales o educativas, tienen la obligación de controlar el ingreso y egreso de los menores y controlar la asistencia", advirtió Naddeo.

"Es un principio elemental que está respaldado en el Código Civil, en la Legislación de Infancia y en una abundante jurisprudencia, y en todas las normas de habilitaciones además que existen", precisó.

"Hay una normativa muy abundante acerca del cuidado de los chicos", completó la especialista. De ahí la importancia de aclarar al inscribir a los niños quiénes son los que están autorizados para retirarlos del establecimiento. Sobre ello, Naddeo sostuvo que generalmente son los padres o representantes legales, aunque aclaró que a veces firman la autorización de otra persona o de un pariente cercano. "Eso tiene que estar firmado y registrado en el legajo de cada niño", alertó al respecto.

Secuestro en una colonia: hallan recetas médicas y tres hojas con anotaciones

"Estamos frente a un caso que debiera ser excepcional: todos y todas, papás, mamás, abuelas, abuelos, tíos y referentes afectivos, saben que no puede ninguna niña/niño de un establecimiento ser retirado sino es por las personas explícitamente autorizadas", señaló Marisa Graham, titular de la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes de la Nación.

Asimismo, detalló que la persona debe estar autorizada "por los representantes legales" del niño o niña, que por lo general son el padre y la madre.

Naddeo, en tanto, aclaró que "incluso cuando hay conflicto de intereses, cuando hay un divorcio controvertido y hay una sentencia judicial o un impedimento de contacto por violencia de género es obligación de quien está a cargo del niño avisar en el establecimiento quién no está autorizado para retirar al niño o a la niña".

Habló la madre del chico secuestrado en una colonia: "Mi nene dice que gritó y el profesor no lo escuchó"

La directora del Programa de Atención de Niñez, Adolescencia y Género consideró que en este caso en cuestión "hubo un descuido, una negligencia total del personal actuante". Y, en esa línea, continuó: "Efectivamente, tiene que ver con un déficit en el control; la recomendación es reforzar el control sobre todo, cuando sabemos, el chico, la chica, sale a veces corriendo y no es fácil el control; lo que hay que hacer es destinar más personal para que esté más atento".

Más allá de que las instituciones tienen la responsabilidad legal de guarda del niño, es fundamental, destacó Naddeo, hablar con los chicos sobre los cuidados que deben tener sobre su propio cuerpo.

Secuestro en un colonia en Caballito: el comunicado de las autoridades del Club Oeste

"Es importante hablar con los chicos evitar que se vayan con desconocidos, hablar del cuidado del cuerpo, hablar de que los extraños no deben tocarlos, y prevenir hablando con ellos, evitando situaciones de riesgo como la que se vivió en este caso y que ahora habrá que investigar", explicó.

Naddeo subrayó que en este caso "hubo una reacción inmediata de los familiares y de la Policía y fue rápidamente detectado, pero si no hubiese sido así, explicó, se pone en marcha todo un protocolo, una búsqueda de paradero o una denuncia de intento de secuestro".

En esos casos, aconsejó, hay que hacer la denuncia inmediatamente en la comisaría o en la Fiscalía y ante cualquier consulta comunicarse con la línea 102 que funciona las 24 horas todos los días, casi en todo el país o bien al teléfono de la Asesoría del Pueblo, 0800-999-3722.

Télam