Secuestran a dos mujeres militares en el Pacífico mexicano

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Presuntos miembros del crimen organizado secuestraron el jueves a punta de pistola durante varias horas a dos mujeres militares que estaban fuera de servicio en el destino turístico de Puerto Vallarta, informó el Ejército mexicano.

El general Vicente Pérez López, comandante del cuartel militar de esa localidad del Pacífico en el estado de Jalisco, indicó que las dos mujeres se encontraban de vacaciones cuando se las llevaron poco después de la medianoche. Dijo que son una sargento asignada a un puesto de oficina y una subteniente que imparte clases en una escuela del Ejército.

“Son secuestradas por el simple hecho de formar parte del Ejercito mexicano”, dijo Pérez López. “No tenían nada que ver con cuestiones operativas”.

El Ejército informó en un comunicado que las dos mujeres fueron liberadas el jueves más tarde, después de unas 15 horas de estar secuestradas. No señaló cómo se llevó a cabo la liberación.

Los dos habían alquilado una propiedad en Puerto Vallarta y “estaban disfrutando de la playa”, manifestó Pérez López, quien consideró que se trató de “un acto cobarde”. Dijo que se cree que los secuestradores eran miembros de una organización de narcotráfico por la forma en la que actuaron.

Pérez López señaló que se desplegó al Ejército, la Marina y la Guardia Nacional para buscarlas. También se utilizaron helicópteros.

El Ejército emplea a muy pocos civiles o contratistas externos. Más bien utiliza a su propio personal para la mayoría de los servicios que proporciona, desde el manejo de hospitales y escuelas hasta fábricas de armas.

Puerto Vallarta está dominado por el violento Cártel Jalisco Nueva Generación, que en varias ocasiones se ha enfrentado abiertamente con el Ejército.

En otro incidente el miércoles, un miembro de la Guardia Nacional abrió fuego contra un vehículo, matando a un estudiante universitario e hiriendo a otra.

Los disparos se efectuaron en el estado de Guanajuato, una entidad sumida en la violencia donde las autoridades llevan años luchando contra los cárteles de la droga y el robo de combustible de oleoductos propiedad del gobierno.

La Guardia Nacional está controlada por el Ejército, y sus elementos provienen en gran medida de este, aunque se supone que es una fuerza civil.

Según indicó el jueves la Guardia Nacional en un comunicado, una de sus patrullas realizaba un recorrido de rutina para proteger los oleoductos cuando se encontró con dos vehículos, los cuales se retiraron del lugar “de manera precipitada”.

Esto provocó desconcierto e hizo que uno de los elementos de la Guardia Nacional saliera de su vehículo “de forma unilateral” y accionara “su arma de cargo en contra de las camionetas”, matando a un hombre e hiriendo a una mujer. La Guardia lamentó lo sucedido y dijo que su elemento fue puesto a disposición de los fiscales civiles del estado.

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, escribió en redes sociales que condenaba los balazos efectuados y dijo que hubo “uso excesivo de la fuerza”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.