Un sector de la UCR arma un bloque propio en Diputados y desafía a Mario Negri

·4  min de lectura
De Maya, Lousteau y Yacobitti
Prensa UCR

La interna en Juntos por el Cambio tuvo su primer coletazo concreto. Emiliano Yacobitti anunció un bloque propio de la UCR con Rodrigo De Loredo como presidente. Así, la principal bancada opositora, con 116 integrantes, quedará fraccionada a partir del viernes que viene en siete bloques. La principal escisión es en el radicalismo con la partida del sector que lideran el senador Martín Lousteau y su mano derecha en la Cámara baja, Yacobitti. Disconformes con la continuidad del cordobés Mario Negri al frente de la bancada, conformarán un bloque propio, llamado Evolución, que contaría con una decena de integrantes.

Las negociaciones para arribar a un acuerdo que evite la división interna no prosperaron. El tiempo se agota: se realizará mañana la sesión preparatoria en la Cámara de Diputados en la que jurarán los diputados electos en las últimas elecciones. Para entonces, los distintos bloques deberán tener definida su nueva configuración. En vistas de ello, este lunes se reunirá el bloque conducido por Negri. Todo indica que, de no mediar un acuerdo de último momento, la ruptura será inevitable.

No sería el único desgajamiento que sufriría la principal bancada opositora. El republicano Ricardo López Murphy, quien integró la lista de candidatos porteños liderada por María Eugenia Vidal, ya anticipó que conformará un monobloque dentro de Juntos por el Cambio, al igual que el senador puntano Claudio Poggi, del Frente Unidos por San Luis. A ellos se suma Emilio Monzó, expresidente de la Cámara baja y diputado electo en la lista encabezada por Diego Santilli en Buenos Aires; su bloque, de cuatro miembros, lo integrarán Sebastián García De Luca, Domingo Amaya y Margarita Stolbizer (GEN).

“Juntos por el Cambio es un interbloque grande dentro del cual conviven los bloques de cada partido. Nosotros no pertenecemos a ninguno de esos partidos, entonces vamos a conformar otro bloque”, confirmó Stolbizer.

Así, de los tres espacios que hoy conforman el interbloque -la UCR, Pro y la Coalición Cívica-, la principal bancada opositora quedaría segmentada a partir de ahora en al menos siete espacios. Estas divisiones internas inquietan a los socios fundadores de Juntos por el Cambio: temen no solo que se dificulte la coordinación interna -clave para la unidad del espacio- sino también que la atomización de la bancada termine siendo funcional al oficialismo. Sergio Massa, presidente de la Cámara baja, ávido por conseguirle aliados al bloque que conduce Máximo Kirchner para alcanzar el tan esquivo quorum, se restriega las manos.

Incógnitas

Estas disputas internas impiden, por ahora, definir quién será el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, cargo que hasta ahora ejerció Negri. El cordobés logró que la mayoría de sus compañeros del bloque radical lo ratificara en la conducción; Yacobitti, en nombre de la renovación del partido, lo había desafiado para ocupar ese puesto, pero los 15 diputados que firmaron su postulación no le alcanzaron para la aventura.

El jueves pasado, representantes de ambos sectores se reunieron para acercar posiciones, sin éxito: allí Yacobitti reclamó para su sector la jefatura del interbloque de Juntos por el Cambio, una vocería política de relieve en el recinto y en la mesa nacional del espacio opositor. Adujo que en el Senado se acordó ese mecanismo con la continuidad de Luis Naidenoff al frente del bloque radical y el mendocino Alfredo Cornejo como coordinador del interbloque.

“El de Yacobitti es un reclamo imposible de cumplir porque aquí, en Diputados, el bloque de Pro es más numeroso que el radical. Esta bancada ya decidió que el coordinador del interbloque será uno de los tres jefes de bloque: Negri, Cristian Ritondo (Pro) o Juan López (Coalición Cívica). Eso se definirá después del 10 de diciembre, seguramente”, anticipan.

Sin acuerdo a la vista, tal vez sea el preanuncio de lo que sucederá a fines de este mes, cuando se discuta la jefatura del Comité Nacional de la UCR, cargo que disputan Lousteau y el jujeño Gerardo Morales.

“Lo único que no se puede romper es Juntos por el Cambio”, aclara Yacobitti, quien en declaraciones públicas anticipó el posible final. “Negri puede armar bloque aparte, nosotros podemos armar bloque aparte mientras todos sean adentro de Juntos por el Cambio. Lo importante es que la sociedad vea que la renovación que votó en las elecciones tiene protagonismo en el Congreso, entonces va a seguir entusiasmada”, sostuvo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.