El sector turístico internacional espera con ansia el regreso de los viajeros chinos

Reuters

Con la reapertura de las fronteras de su país, los turistas chinos pueden volver a viajar al extranjero. El mundo entero -o casi- espera el regreso de este cliente clave para la industria turística.

Los chinos son los turistas que más salen de su país y también los que más gastan. En 2019 -el último año antes de Covid-19- 155 millones de chinos se fueron de vacaciones al extranjero. Gastaron 255.000 millones de dólares, es decir, una cuarta parte de los ingresos por turismo. En comparación, los turistas estadounidenses, el segundo mayor contingente internacional, gastan casi la mitad.

Este turismo chino es un fenómeno creciente desde hace diez años. Se refiere a las clases acomodadas. Sólo uno de cada diez chinos tiene pasaporte. Entre estos privilegiados, el deseo de irse a otros lugares se ha materializado en el aumento de las reservas para el Año Nuevo Lunar, en cuanto se anunció el levantamiento de las restricciones. Para la semana del 20 de enero, en la que los chinos celebrarán el Año del Conejo, la demanda de viajes al extranjero es seis veces superior a la del año pasado.

¿Viajarán los chinos tanto como en 2019?

Todavía no. En primer lugar, porque estos viajeros que llevan tres años encerrados pueden necesitar renovar sus pasaportes, y deben solicitar visados, lo que lleva tiempo, al menos unas semanas para obtener estos dos requisitos. Excepto en los países turísticos que han previsto un procedimiento simplificado en línea para facilitar el retorno de los chinos. Esto es lo que hace Tailandia, por ejemplo.

El aumento del coste del combustible ha disparado el precio de los billetes

¿Qué países serán los más beneficiados?


Leer más sobre RFI Español