El sector turístico español confirma su recuperación en la WTM de Londres

Londres, 7 nov (EFE).- El turismo en España no solo ha vuelto con fuerza a niveles cercanos a la prepandemia, sino que las expectativas apuntan todavía a un mejor desempeño el próximo año, siempre y cuando circunstancias como la inflación o la guerra en Ucrania lo permitan.

A la cabeza de esa recuperación se encuentran los turistas británicos, principal mercado emisor, que han regresado tras experimentar un bajón tras la pandemia y seguirán haciéndolo en 2023, según apuntan los indicios en el World Travel Market (WTM) de Londres, una de las mayores ferias mundiales del sector.

Esas "buenas sensaciones" llevaron al secretario de Estado español de Turismo, Fernando Valdés Verlest, a hablar de un optimismo "cauteloso" al respecto de los previsiones en España en declaraciones a los medios en el WTM.

"El hecho de que España pueda comparecer en el WTM con el Reino Unido de nuevo como principal mercado turístico de nuestro país después de 2020 y 2021, cuando perdió esa primera posición, es una muy buena noticia", señaló Valdés, quien especificó que se han recuperado "ocho de cada diez" turistas británicos hasta septiembre y se espera que a final de año la facturación total alcance la de 2019.

Pese a invitar a la cautela por la inestable situación económica internacional, adelantó que los datos sobre capacidades aéreas y reservas para la temporada otoño-invierno permiten ser "razonablemente optimistas".

La tendencia más reseñable detectada en los últimos meses es, según Valdés, el notable incremento de las reservas de larga duración, de más de 22 días, que han aumentado entre un 20 y un 60 %, lo que apunta a que España puede estar convirtiéndose en receptor de lo que empieza a denominarse como "turismo energético".

"España es percibido como un posible destino de larga duración que permite compatibilizar una situación complicada en muchos de los mercados emisores", señaló el secretario de Estado.

En esa misma línea, el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, subrayó que las islas están intentando aprovechar las bondades de su clima para atraer a ese tipo de viajero, que huye de los altos precios de la energía en sus países, con su campaña "Escapistas del invierno".

"Se está ofreciendo a distintos mercados, no solo el británico, sino también el alemán o el nórdico, que tenemos 22 grados a 31 de diciembre, 15 de enero o 20 de febrero, una temperatura templada todo el año. Por tanto, desde el punto de vista energético es una alternativa que también gobiernos europeos están planteándose", subrayó.

DESAFÍOS INMINENTES

Pese a las buenas perspectivas, el sector se enfrenta todavía a amenazas como una industria aeronáutica que todavía sufre los efectos de la pandemia y se enfrenta en algunos países a una oleada de huelgas o problemas de personal.

Para Valdés, los aeropuertos españoles han sido los que mejor han operado de Europa a la largo del verano y las aerolíneas españolas las que han tenido mejores índices de puntualidad, algo que "no es fortuito", sino que se debe a la "apuesta del Gobierno español por mantener la conectividad".

"En muchos sitios el sector ha perdido talento, lo hemos visto en otros países europeos en el verano. Estamos trabajando para que esos problemas se resuelvan. Tengo una reunión en breve con turoperadores y aerolíneas británicas para ver cómo está evolucionando el problema, (aunque) no hemos percibido que esos problemas hayan rebajado mucho las visitas este año", agregó.

La mejora en las cifras turísticas, que ya es un hecho en el conjunto de la industria global, no quiere decir sin embargo que todos piensen que la situación ha vuelto a la normalidad.

Según el informe sectorial que publicó hoy el WTM, uno de cada tres empresarios del sector creen que los niveles anteriores al comienzo de la pandemia no se alcanzarán como mínimo hasta 2024, mientras que la mitad de ellos calculan que eso sucederá en algún momento a lo largo de 2023.

Ese estudio puso de relieve igualmente que el alza del coste de la vida es la mayor preocupación para los empresarios (45 %), seguido por el precio del petróleo (15 %) y la guerra en Ucrania (11 %).

Pese a todo, la tónica general en la feria era la de que esta edición es la de "la recuperación", aunque el sector todavía debe esforzarse por trasladar ese mensaje al conjunto de la sociedad, como explicó a EFE Iosu López, creador del mayor evento para creadores de contenido de viajes en España, el Birratour, que en enero celebra su décima edición en Madrid.

"Los creadores de contenido digital podemos reforzar la promoción turística de los destinos españoles e internacionales en un momento clave como el actual", señaló López.

(c) Agencia EFE