Sector privado ecuatoriano acepta ayudar con vacunas

·2  min de lectura

QUITO (AP) — El Comité Empresarial Ecuatoriano aseguró el lunes que está dispuesto a contribuir con vacunas o con dinero para garantizar la provisión de inmunizaciones necesarias para controlar la pandemia de coronavirus que afecta Ecuador desde febrero del año pasado.

El ofrecimiento se produce luego de que el presidente Guillermo Lasso pidiera el lunes a los empresarios que “donen vacunas, ustedes lo pueden hacer, ustedes también tienen una obligación moral con el pueblo ecuatoriano” y expresó que “encontraremos la manera de facilitar la negociación de dosis de vacunas con dinero privado”

Es la primera ocasión en que el gobierno central de este país abre la posibilidad de un apoyo directo o una colaboración con el sector privado para recibir fondos o para adquirir vacunas, que Ecuador gestiona con urgencia con países como Rusia, China y Estados Unidos, entre otros.

El presidente de ese gremio, Pablo Zambrano, en declaraciones a la red de televisión Ecuavisa, dijo que “vamos a trabajar por Ecuador apoyando decididamente todo el proceso de vacunación. Para el efecto queremos constituir un fideicomiso que se maneje de la manera más transparente y que sean absolutamente auditados los aportes que se haga, para colaborar en la compra de vacunas”.

Acerca de la cooperación con el Estado, afirmó que si éste “requiere que el sector privado haga aportes económicos para que sea el Estado el que compre las vacunas, entonces así vamos a trabajar, si se permite que el sector privado pueda salir a localizar vacunas en el exterior, entonces así lo vamos a hacer, acá la idea es colaborar como podamos hacerlo, siempre en coordinación absoluta con las autoridades de salud”. Añadió que la colaboración es “a cambio de absolutamente nada, es una colaboración solidaria que estamos haciendo, porque el Ecuador nos necesita".

Durante la reciente campaña electoral, el mandatario ofreció vacunar a nueve millones de personas en los primeros 100 días de gobierno, aunque este país de 17,1 millones de habitantes no cuenta con las suficientes dosis para cumplir lo prometido.

Desde el inicio de la pandemia a finales del febrero del año pasado, Ecuador registra 426.037 contagiados y 20.572 fallecidos, lo que ha provocado que las actividades cotidianas funcionen a medias generando desempleo y pobreza.