El sector hortícola, afectado por la guerra en Ucrania y la Covid

·1  min de lectura

Tanto en Europa como en Asia, las flores sufren el excepcional contexto mundial. Las orquídeas, los tulipanes y los crisantemos forman parte de un mercado trastornado y que sufre una total falta de visibilidad.

Por Marie-Pierre Olphand

Cada país tiene su propia economía floral y su propio clima. Pero ninguno es inmune a los actuales costes adicionales de producción. El precio de los fertilizantes y el coste del gas para calentar los invernaderos están pesando sobre los gastos de los productores. A esto hay que añadir una demanda interrumpida a causa de la Covid, en particular para las orquídeas tailandesas.

La caída de la demanda china afecta al sector de las orquídeas

El país es el primer productor y exportador mundial. Su defecto es que depende en un 80% de China, su principal cliente. Desde el comienzo de la crisis sanitaria, una de cada cinco explotaciones de orquídeas ha cerrado, según la Asociación de Exportadores de Orquídeas de Tailandia.

Además de la disminución de la demanda, los productores locales tienen que hacer frente a un transporte cada vez más complicado y caro. Los camiones tailandeses que se dirigen a China han visto prolongado su viaje durante varios días debido a los enormes atascos en los puestos de control. El transporte aéreo a Japón y Estados Unidos ha dejado de ser económicamente viable debido al aumento del precio del petróleo.

El mercado neerlandés, principal proveedor de Europa, también está tenso, según un importador francés. Las flores que crecen en invernaderos son las más afectadas por el precio de las materias primas, sobre todo los famosos tulipanes, aunque por el momento no hay interrupciones de suministro.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.