El sector agrario de Michigan mantiene la esperanza de hacer negocios con Cuba

Agencia EFE

La Habana, 6 feb (EFE).- Una delegación de empresarios agrícolas y representantes políticos del estado de Michigan (EE.UU.) se encuentra de visita en Cuba para seguir impulsando los vínculos económicos con el país caribeño pese al empeoramiento de las relaciones con Estados Unidos.

La comitiva, integrada por más de treinta personas entre las que se encuentran legisladores tanto demócratas como republicanos, se ha reunido en los últimos días con funcionarios cubanos, agricultores y cooperativistas para ampliar sus conocimientos sobre este sector en Cuba.

"Hemos mantenido conversaciones francas y productivas sobre el futuro de la relación entre los dos países y sobre la relación comercial. Estamos centrados en las oportunidades para colaborar", explicó este jueves en una rueda de prensa el senador estatal por Michigan Dan Lauwers, del partido republicano.

Recordó que Cuba importa cada año alimentos por valor de unos 2.000 millones de dólares y que una octava parte de esas compras proceden de EE.UU, por lo que la isla representa "un mercado pequeño pero creciente".

Las relaciones entre el próspero estado de Michigan y Cuba se remontan a hace una década, aunque de momento no se han plasmado en grandes negocios. En los últimos dos años, ese estado no ha vendido nada de forma directa al Estado cubano, y anteriormente las exportaciones se limitaron a carne de pavo y frijoles negros.

Sin embargo, los miembros de la delegación recordaron hoy que tienen mucho que ofrecer al mercado cubano, ya que Michigan es uno de los estados agrícolas con una producción más diversa, incluidos varios de los alimentos con mayor demanda en la isla: frijoles, patata, carne de cerdo, lácteos y vegetales.

Gary McDowell, director del Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural de Michigan, aseguró que en este viaje han sentado "una fuerte base para una relación comercial que beneficiará ambos países" y recordó que sus dos antecesores en el cargo también visitaron Cuba.

"Esto no es un diálogo unilateral, se trata de conocer y aprender de lo que hacen aquí, de explorar las posibilidades de comercio con el tabaco, el ron y las frutas tropicales, y también se puede fomentar la colaboración en investigación agrónoma", señaló por su parte James Byrum, expresidente de la Asociación de Negocio Agrario de Michigan.

El embargo que Estados Unidos mantiene sobre Cuba desde hace seis décadas tiene algunas excepciones que permiten la venta de alimentos a la isla -que debe pagar en efectivo- pero mantiene prohibida la importación a territorio estadounidense de productos cubanos con fines comerciales.

Pese al nuevo empeoramiento de las relaciones entre los dos Gobiernos, Byrum, que ha estado varias veces en Cuba, abogó por "seguir trabajando y buscando oportunidades", porque "lo importante es ser consistentes".

Entre finales de 2014 y finales de 2016, durante el efímero "deshielo" impulsado por el entonces presidente Barack Obama, numerosas delegaciones institucionales y empresariales de Estados Unidos viajaron a Cuba para establecer lazos de colaboración y explorar posibilidades de negocio en un mercado vetado durante más de medio siglo.

Sin embargo, la llegada de Donald Trump truncó las perspectivas, ya que el presidente republicano se mostró de inmediato contrario al acercamiento con el país vecino y ha ido desmantelando los recién restablecidos vínculos bilaterales, aunque se mantienen abiertas las embajadas y la cooperación en algunos sectores.

En el último año, EE.UU. ha endurecido el embargo con nuevas sanciones que apuntan a hundir la frágil economía cubana en represalia por el supuesto apoyo logístico y militar de La Habana al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, un respaldo que el Gobierno cubano niega que exista en esos términos.

(c) Agencia EFE