El sector aeroespacial brasileño trata de sortear las turbulencias económicas

The cockpit of Brazilian aircraft manufacturer Embraer's mid-sized Executive Jet Legacy 500 is exhibited during the first edition of the International Brazil Air Show at Tom Jobim international airport, known as Riogaleao, in Rio de Janeiro, Brazil, on March 29, 2017. (AFP | Yasuyoshi Chiba)

Brasil puede estar sobrevolando la peor tormenta económica de su historia. Pero, reclinado en el asiento de cuero del último jet de lujo de la compañía Embraer, el ejecutivo Gustavo Teixeira asegura que la industria aeroespacial es capaz de superar las turbulencias.

La crisis "está en nuestro radar pero no nos ha golpeado", afirmó Texeira, director de ventas para Latinoamérica de la fabricante brasileña Embraer, durante una entrevista a bordo de un nuevo bimotor jet Legacy 500 presentado este miércoles en la inauguración del primer salón de aviación de Rio de Janeiro, celebrado en el aeropuerto internacional Tom Jobim.

A la profunda recesión que sufre la mayor economía de América Latina se suma la inestabilidad política y las consecuencias del enorme escándalo de corrupción destapado en Petrobras, que lleva meses sacudiendo a las élites políticas y económicas del país.

Pero el International Brazil Air Show, que se celebra hasta el final de la semana, quiere mostrar los éxitos de la alta tecnología del gigante sudamericano.

"Este es el momento adecuado. Durante una crisis, necesitas reunir a la gente", afirmó a la AFP Paula Faria, directora de la feria.

El Instituto Brasileño de Aviación reconoció, sin embargo, que los dos años de recesión habían dejado huella en el mercado.

La flota de aviones comerciales cayó de 727 a 686 en 2016, mientras el stock total de aviones aumentó apenas un 0,1%, hasta los 21.895.

Aunque para el presidente del Instituto, Francisco Lyra, la industria es "resiliente" y Brasil, una apuesta segura cuando se trata de inversión en transporte aéreo.

"En un país de tamaño continental la única forma práctica y eficiente de viajar es en avión", aseguró en su discurso.

- Pensar globalmente -

Embraer es el tercer fabricante mundial de aviones después de Boeing y Airbus, con una producción especialmente importante en el creciente mercado de jets ejecutivos.

A bordo del nuevo Legacy 500 -con capacidad para 12 personas y un precio de unos 21,5 millones de dólares- Texeira afirmó que el carácter global de este sector lo ha ayudado a no resultar demasiado golpeado por la crisis doméstica.

Embraer exporta alrededor del 90% de su producción y su mayor mercado es Norteamérica, por lo que el componente regional "no tiene un gran impacto".

"Tenemos nuestra sede aquí en Brasil, pero pensamos globalmente", explicó Texeira.

"Cuando la calificación del crédito de Brasil cayó, la calificación del crédito de Embraer permaneció en el grado inversor. Las personas conocen la calidad de nuestro producto, la calidad de nuestro servicio y entienden que somos un jugador global", añadió.

Rafael Alonso, presidente de Airbus para Latinoamérica y el Caribe, dijo a la AFP que aunque las aerolíneas estaban buscando postergar nuevas entregas de Airbus debido a una caída en el número de pasajeros, la creciente clase media de América Latina representa un gran potencial para la firma europea.

"Brasil acaba de pasar por la peor crisis de su historia, pero estamos viendo signos de recuperación y los indicadores empiezan a verse más optimistas", consideró Alonso.

El país "actualmente tiene menos de 0,5 viajes por habitante y lo que estimamos es que de aquí al año 2035 (esta cifra) se duplique y más", aseguró.