Secretos de submarinos y sándwiches de mantequilla de maní: lo que sabemos del supuesto espionaje de la Marina

·8  min de lectura

Un ingeniero nuclear de la Armada estadounidense y su esposa se enfrentan a cargos relacionados con el espionaje después de intentar supuestamente vender secretos de submarinos estadounidenses a otros países a cambio de miles de dólares en criptodivisas, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En el caso presentado por los fiscales federales, el FBI se hizo pasar por funcionarios extranjeros para intercambiar mensajes encriptados con el ingeniero naval utilizando nombres en clave, negociar ubicaciones sin salida y enviar 100 mil dólares en la criptodivisa Monero, antes de que supuestamente compartiera una tarjeta de memoria con planos de alto secreto dentro de un sándwich de mantequilla de maní, una tirita y un paquete de chicles.

Jonathan y su esposa Dianne Toebbe, profesora, ambos de Annapolis (Maryland), fueron detenidos el 9 de octubre por compartir supuestamente los diseños de buques de guerra de propulsión nuclear con una persona que creían que trabajaba para otro país, y que en realidad era un agente encubierto del FBI, según los documentos judiciales.

“La denuncia acusa de un complot para transmitir información relacionada con el diseño de nuestros submarinos nucleares a una nación extranjera”, afirmó el fiscal general Merrick Garland en un comunicado.

Los cargos alegan violaciones de la Ley de Energía Atómica. Los Toebbes debían comparecer por primera vez ante el tribunal del Distrito Norte de Virginia Occidental el 12 de octubre.

Los fiscales federales no alegaron que los Toebbes compartieran esos secretos con una potencia extranjera o que otro país haya obtenido la información que supuestamente vendieron, sino que la pareja supuestamente creyó compartir información con una potencia no adversaria.

Esto es lo que sabemos hasta ahora, según la denuncia penal presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos el 8 de octubre.

¿Quién es Jonathan Toebbe?

Toebbe tenía una autorización de seguridad nacional activa, que le daba acceso a datos restringidos, mientras prestaba servicio como ingeniero nuclear asignado al Programa de Propulsión Nuclear Naval, también conocido como Reactores Navales, según los fiscales federales.

Leer más: Marineros heridos tras colisión de submarino nuclear estadounidense con “objeto desconocido” en mar de China

Su autorización le permitía acceder a “elementos de diseño sensibles” y a la capacidad de los buques de guerra de propulsión nuclear estadounidenses.

Según los documentos judiciales, Toebbe trabajó en reactores navales en Virginia desde 2012 hasta 2014. También laboró en el laboratorio de investigación gubernamental Bettis Atomic Power Laboratory.

Fue dado de baja del servicio activo y mantuvo una fecha de finalización de la obligación de reserva hasta el 23 de julio de 2020. Su autorización de seguridad se renovó el 25 de marzo de ese año, días antes de que los agentes del FBI recibieran un paquete cuyo matasellos era del 1 de abril.

El paquete

En diciembre de 2020, el FBI habría obtenido un paquete interceptado por las autoridades pero destinado a otro país que contenía manuales operativos y otra información -todo ello marcado como “CONFIDENCIAL”- en lo que parecía ser un intento de establecer una relación encubierta, según los documentos judiciales.

También contenía una tarjeta SD e instrucciones para responder a través de una plataforma de comunicación cifrada.

“Por favor, reenvíe esta carta a su agencia de inteligencia militar”, decía una nota adjunta al paquete, de acuerdo con los fiscales. “Creo que esta información será de gran valor para su nación. Esto no es un engaño”.

El paquete tenía matasellos del 1 de abril de 2020, con una dirección de retorno en Pittsburgh, aunque no está claro por qué los agentes federales no tuvieron acceso hasta varios meses después.

La tarjeta SD contenía tres “claves” para comunicarse con el remitente a través del servicio de correo electrónico cifrado ProtonMail.

El 26 de diciembre de 2020, el FBI envió su primer mensaje a “Alice” con el nombre de “Bob” a través de ProtonMail: “Hemos recibido tu carta. Queremos trabajar con usted. Han pasado muchos meses, así que necesitamos saber que todavía estás ahí fuera. Por favor, responda a este mensaje y le daremos instrucciones sobre cómo proceder”.

“Alice” respondió el 10 de febrero: “Gracias por contactar conmigo. Todavía estoy aquí. La enfermedad del covid ha hecho que sea más difícil encontrar oportunidades para revisar este correo electrónico. Discutamos cómo proceder”.

Correos electrónicos cifrados e intercambio de criptomonedas

El 24 de febrero, un agente encubierto del FBI respondió, aparentando atraer al mensajero en persona con un “amigo de confianza en su país que tiene un regalo para usted para compensar sus esfuerzos”.

“Alice” respondió el 5 de marzo diciendo que se sienten “incómodos con este acuerdo”.

“Las reuniones cara a cara son muy arriesgadas para mí, como estoy seguro de que entiendes”, decía el mensaje, según los documentos judiciales.

“Alice” sugirió intercambiar información a través de un almacenamiento encriptado en la nube a cambio de un “regalo adecuado” en la criptodivisa Monero por valor de 100 mil dólares, que “debería ser suficiente para demostrarme que no eres un tercero no deseado que busca crearme problemas”, precisan los documentos.

“Entiendo que se trata de una petición grande. Sin embargo, por favor, recuerda que estoy arriesgando mi vida por tu beneficio y que he dado el primer paso”, continuaba el mensaje. “Por favor, ayúdame a confiar plenamente en ti”.

En una respuesta del 18 de marzo, el agente ofreció un “lugar neutral de entrega” para intercambiar información y pagos. Unos días más tarde, “Alice” mencionó que le “preocupaba que el uso de una ubicación de entrega muerta” le hiciera “vulnerable” y presentó un compromiso, en un esfuerzo por evitar la detección.

Durante las siguientes semanas, “Alice” y “Bob” negociaron una ubicación Washington DC para “ganar buena fe” con el mensajero, según los fiscales.

El 31 de mayo de 2021, el FBI recibió la confirmación de “Alice” a través de ProtonMail de que la señal había sido recibida.

“Ahora me siento cómodo diciéndote que tu suposición de que Pittsburgh sería una ubicación conveniente para mí es incorrecta”, confirma el mensaje. “Por ahora puedo decirte que me encuentro cerca de Baltimore, Maryland. Por favor, avíseme cuando esté listo para proceder a nuestro primer intercambio”.

La entrega del sándwich de mantequilla de cacahuete

El 10 de junio, el FBI pagó a “Alice” aproximadamente 10 mil dólares en Monero. Una semana más tarde, el FBI envió instrucciones para un lugar de entrega en Virginia Occidental, junto con la garantía de que “Alice” recibiría 20 mil dólares tras la verificación de la información contenida en la entrega.

A las 10:41 horas del 26 de junio, Toebbe fue supuestamente observado por las fuerzas del orden en el lugar.

Al mismo tiempo, su esposa Dianna estaba “de pie a aproximadamente un metro de distancia” de él, aparentando “actuar como vigía” y “vigilar los alrededores”, según los documentos judiciales.

Los agentes del FBI recuperaron entonces una tarjeta SD SanDisk azul de 16 GB “envuelta en plástico y colocada entre dos rebanadas de pan sobre la mitad de un sándwich de mantequilla de maní” dentro de una bolsa de plástico, según los documentos.

Un mensaje en la tarjeta de “Alice” decía: “espero que sus expertos estén muy contentos con la muestra proporcionada y comprendo la importancia de un pequeño intercambio para hacer crecer nuestra confianza. Espero que sus nuevas instrucciones de comunicación sean tan claras y seguras como sus instrucciones de entrega”.

“Alice” propuso crear una huella digital “natural” para orquestar futuros lugares de entrega: buscar artículos como “cosas divertidas que hacer en Baltimore” y “tropezar” con “hermosas excursiones cerca de casa”, por ejemplo, para establecer una cobertura.

La entrega de la tirita

El 31 de julio, se observó a la pareja viajando desde su casa en Maryland hasta Pensilvania, supuestamente para hacer otra entrega. Más tarde, ese mismo día, el FBI recuperó una tarjeta SD de 32 GB “escondida en un envoltorio sellado con una tirita” dentro de una bolsa de plástico Ziploc.

La tarjeta SD contenía otro mensaje de “Alice” junto con varios archivos que los documentos del Departamento de Justicia habían marcado como “redactados”.

“Esta información fue recopilada lenta y cuidadosamente a lo largo de varios años en el curso normal de mi trabajo para evitar llamar la atención y pasar de contrabando los controles de seguridad unas cuantas páginas a la vez”, decía el mensaje.

“Alice” también proponía que el destinatario enviara un total de 5 millones de dólares en criptodivisas, en un aparente intento de demostrar que el destinatario no era un agente federal que intentaba atraerlo.

“Nuevos informes confirman que esta es una táctica común utilizada por las fuerzas de seguridad estadounidenses para exponer a los agentes”, afirma el mensaje. “Por favor, no se ofenda por esto, pero su generosidad hasta ahora también coincide exactamente con una jugada probable de los adversarios [sic] para atraparme”.

La gota de chicle

El 27 de agosto, Toebbe supuestamente dejó caer otra tarjeta SD “disimulada en un paquete de chicles” en un lugar de entrega en Virginia.

Al día siguiente, el FBI pagó a “Alice” 70 mil dólares en Monero.

Los agentes del FBI descubrieron que el contenido de la tarjeta SD “contenía diseños esquemáticos del submarino clase Virginia”, descrito como “submarinos de ataque rápido con misiles de crucero de propulsión nuclear, que incorporan lo último en tecnología de sigilo, recopilación de información y sistemas de armas”. Cada uno de ellos cuesta aproximadamente 3 mil millones de dólares y deben permanecer en servicio al menos hasta 2060, según los documentos judiciales.

“He considerado la posible necesidad de marcharme con poca antelación”, adelantaba un mensaje adjunto de “Alice”.

“Si alguna vez fuera necesario, le agradeceré eternamente su ayuda para extraerme a mí y a mi familia”, continúa el mensaje. “Tenemos pasaportes y dinero en efectivo reservados para este fin”.

El mensaje continuaba: “Un día, cuando sea seguro, quizás dos viejos amigos tengan la oportunidad de tropezar el uno con el otro en un café, compartir una botella de vino y reírse de las historias de sus hazañas compartidas. Un buen pensamiento, pero estoy de acuerdo en que nuestra necesidad mutua de seguridad puede hacer que eso sea imposible. Nos encontremos o no, siempre recordaré tu valentía al servir a tu país y tu compromiso de ayudarme”.

Relacionados

Un ingeniero de la Armada y su esposa son acusados de pasar secretos de submarinos escondidos en sándwiches de crema de cacahuete

Rusia lanza misil supersónico desde submarino

Aplazan charlas comerciales Australia-UE por disputa de submarinos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.