Los secretos del imponente castillo medieval escondido en las sierras cordobesas

·7  min de lectura
Castillo Hotel en Valle Hermoso, Córdoba.
Nicolás Aguilera

VALLE HERMOSO, Córdoba.— Al transitar por la zona de Valle Hermoso, en Córdoba, sorprende ver al costado de la ruta, escondida entre las sierras, una gran construcción con aspecto de castillo medioeval. Se trata de un antiguo palacio que a lo largo de su extensa vida fue mansión familiar, hotel de época, colonia de turismo sindical y luego estuvo durante décadas abandonado. Hoy es un hotel cinco estrellas dirigido por una familia donde se esconden anécdotas e historias desde 1870 hasta nuestro días.

“Miren, miren allá ese castillo. Es un misterio hasta para nosotros los propios cordobeses”, alerta el chofer de la Agencia Córdoba Turismo, Mario Giordano, a los pasajeros de su vehículo cuando los lleva de paseo por la zona del Valle de Punilla.

Castillo Hotel en Valle Hermoso, Córdoba.
Nicolás Aguilera


El hotel, por dentro (Nicolás Aguilera/)

Quienes le abren el portón entablado a LA NACION son los mismos propietarios de la residencia, los hermanos Fábrega Obrador: Adriana, Fabián y Edgardo, abocados a los preparativos para recibir nuevos huéspedes esta temporada.

Covid-19: “El verdadero problema, hoy, es la circulación de delta”, advierte un investigador británico

En una recorrida exclusiva por el predio, llama la atención la imponente edificación de piedra fortificada tal como se construían los castillos entre el siglo V y XV. ¿Cómo llegaron a ser los dueños de semejante fortaleza? Los hermanos se remiten a la propuesta hecha por su padre, Raúl, cuando los llamó por teléfono a principios del 2000 y les dijo: “¿Recuerdan ese castillo antiguo frente al cual tomamos una foto cuando ustedes tenían cinco años? ¿Quieren vender todo lo que a lo largo de nuestras vidas ganamos nosotros y sus abuelos, y que nos mudemos ahí para luego hacer algo juntos?”.

Los tres aceptaron sin dudar. Ese lugar estaba lleno de recuerdos de los veraneos en la infancia. Junto a su padre y a su madre, Susana, se propusieron restaurarlo dejando intacta la estructura e incorporando tecnología de vanguardia en un ámbito ecológico.

Castillo Hotel en Valle Hermoso, Córdoba.
Nicolás Aguilera


Los hermanos Fábrega Obrador, frente al hotel (Nicolás Aguilera/)

Parece un cuento de hadas, pero no lo es. La familia vendió todas sus propiedades y ahorros de años para poder comprar el inmueble, ponerlo en valor después de décadas de abandono y, después de cuatro años de obras, logaron convertirlo finalmente en El Castillo Hotel Fabrega Organizational Center.

Hoy es una empresa que elabora y dicta programas educativos en sus instalaciones destinadas a albergar a diferentes públicos, ya sea empresas, fundaciones, universidades o familias. Por lo general se hospedan durante una semana con sistema all inclusive.

Estancia La Playas
Gentileza


Foto histórica de cuando era la Estancia Las Playas (Gentileza/)

Entre los famosos que recibieron se puede mencionar a la bailarina Paloma Herrera, que llegó atraída por la tranquilidad del lugar para practicar yoga. Por su orientación ecoturista, en el área de dormitorios no hay televisores ni frigobares. Además, es un sitio con actividades artísticas. También hay una habitación con trajes típicos del medioevo para que los huéspedes se disfracen y bailen durante determinados eventos.

“Tanto para atender a los huéspedes como para realizar el mantenimiento del lugar se cuenta con un equipo de trabajo multifuncional, constituido por personas oriundas de la región exclusivamente”, explica Fabián Fábrega, el director comercial del hotel, que junto a sus hermanos logró que la organización fuera analizada a nivel mundial como ejemplo de empresa familiar.

Cómo es El Castillo

La construcción tiene 7000 metros cubiertos y cuatro hectáreas de parque arbolado con especies centenarias donde se pueden hacer extensas caminatas. Además posee piscinas, canchas de tenis, voley y fútbol. Ya en el interior del edificio, la decoración combina muebles antiguos con materiales como piedra, ladrillo, revoque fino, madera maciza y hierro forjado. Cuenta con 45 habitaciones de hasta 140 metros cuadrados y en toda la edificación hay un sistema de climatización y energía de acuerdo a la tecnología sustentable que fue diseñado por el ingeniero de la familia, Edgardo.

“De donde mejor se aprecia la fachada de la obras es desde el jardín del costado y de atrás. Las ampliaciones de mediados del siglo XX son las que se ven desde la ruta. Tomaron el estilo medieval con almenas, dos niveles de terrazas y torres”, explica Adriana, artista plástica, durante el paseo por los espacios recreativos.

Castillo Hotel en Valle Hermoso, Córdoba.
Nicolás Aguilera


El frente de El Castillo (Nicolás Aguilera/)

Hay cava de vinos, bar, lounge, sala de lectura, home-theater, atelier de artes plásticas, estudio de fotografía, sala de ensayo para músicos, bowling y juegos, gimnasio y spa con piscina climatizada, jacuzzi, sauna seco y zona de relax.

El llamado Salón Feudal fue construido en el 2009 bajo la dirección del ingeniero. “Tiene siete metros de altura y 600 metros cuadrados cubiertos y posee una serie de adelantos técnicos de última generación que lo hacen apto para diferentes eventos, desde conferencias hasta bodas”, explica Edgardo.

En cuanto al tamaño total del edificio comprende un subsuelo donde está la cava; planta baja; primer piso y la zona de terrazas con dos niveles.

El misterioso origen del palacio serrano

Sin embargo, casi nada se sabe sobre su primer dueños, por qué y para qué construyó un castillo en la localidad de Valle Hermoso. También se desconoce quién fue su arquitecto. Según crónicas de la época, una posibilidad es que haya sido el casco principal de la estancia Las Playas, alrededor de 1870, cuando en el lugar se criaban mulas.

A principios del siglo XX esa construcción se amplió, conservando su estilo medieval original, para convertirse en el lujoso Hotel Monte Olivo. En ese momento fue renovado con pisos de granito y parquet, ebanistería de cedro y quina, mobiliario provenzal, vajilla de porcelana y plata, grifería de bronce, y arañas de hierro forjado.

Hotel Monte Olivo
Gentileza


Foto de cuando se llamaba Hotel Monte Olivo (Gentileza/)

Luego, en 1930, la historia del palacio se vincula con la del metalúrgico lombardo Don Giuseppe Ferrarini que comenzó a adquirir propiedades en el ramo hotelero e inmobiliario en las sierras de Córdoba, particularmente en la zona de Punilla. En primer lugar, compró el Hotel Ferrari, en La Falda, y más tarde el Monte Olivo al cual terminó por imprimirle el estilo medieval ecléctico actual, mezcla de florentino, portugués y francés.

Sería inaugurado en diciembre de 1948 y solo funcionó durante cuatro años ya que Ferrarini murió sin dejar personas a cargo del complejo habitacional. Si bien el lugar estuvo cerrado durante 30 años, en 1970 volvió a reactivarse cuando fue vendido a la Unión Obrera Metalúrgica, la que por muchos años llamó al establecimiento Augusto Vandor. La calle donde está ubicado, Santa Teresa, se debe al nombre de la esposa de Ferrarini, que falleció antes que el empresario.

Desde 1970 a 2000, El Castillo sufrió deterioros por falta de mantenimiento y saqueos repetidos. En el 2002, cuando lo adquirieron los Fábrega recobró su valor histórico con trabajos hechos en su totalidad por mano de obra local y dirigida artesanalmente por la familia conformada por profesionales en ingeniería, medicina, ciencias económicas, arquitectura, artes, y muchos años de experiencia emprendedora.

Castillo Hotel en Valle Hermoso, Córdoba.
Nicolás Aguilera


El hotel, por dentro (Nicolás Aguilera/)

“La idea surgió porque, desde niños, el arte ha sido parte fundamental de nuestras vidas y de nuestros sueños. Junto a mis padres y hermanos creamos El Castillo, un lugar especial por medio del cual intentamos hacer realidad cada uno de esos sueños, un lugar donde el respeto al medioambiente y a las personas es primordial”, señala Fabián.

Así fue como en marzo de 2010 el establecimiento se convirtió en el primer hotel 5 estrellas de las sierras argentinas, al tiempo que fue modelo a nivel internacional de estudio empresarial.

Castillo Hotel en Valle Hermoso, Córdoba.
Nicolás Aguilera


Una de las habitaciones del hotel (Nicolás Aguilera/)

El Castillo se ubica a 65 kilómetros de Córdoba Capital, a 17 kilómetros de La Cumbre, a 3 de La Falda, cerca de la RN 38, al 933 de la calle Santa Teresa, Valle Hermoso. En caso de pretender conocerlo por fuera (para mantener la privacidad de los huéspedes no se reciben visitas), uno puede alojarse en las inmediaciones en diferentes establecimientos de la zona: en La Olivia, Boutique Hotel & Spa en La Falda; en las cabañas Umbral del Sol en Villa Giardino o el en Geo Glamping de Capilla del Monte, entre otros sitios.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.