Secretos de Disneyland, desde las normas para los artistas, las habitaciones ocultas y los esqueletos “reales”

·10  min de lectura
 (Getty Images)
(Getty Images)

Dos noticias virales recientes surgidas de TikTok han arrojado nueva luz sobre las presiones a las que se ve sometido el personal que trabaja como intérprete de personajes en los complejos de Disneyland y Disney World.

En la primera, Evan Sneed publicó unas imágenes reaparecidas de 2015 en las que una invitada acosa a un actor que interpreta a Gastón de La Bella y la Bestia (1992) hasta que el cazador de profesión le pide que se vaya, diciéndole: “Estás acabado”.

El clip provocó un acalorado debate sobre qué parte tenía razón, y el señor Snead imploró al público que fuera más considerado con los artistas, explicando posteriormente a The Independent: “Siempre me gusta publicar pequeños anuncios de servicio público para que la gente simplemente trate a los miembros del reparto de Disney con respeto y los trate como a ellos les gustaría ser tratados”.

En el segundo, la exintérprete de personajes de Disney Sarah Daniels respondió a las preguntas de sus seguidores en la videoaplicación sobre su carrera y reveló que los hombres casados se le insinuaban con frecuencia cuando aparecía en el parque vestida como Campanilla, el hada de Peter Pan (1953).

“Creo que si los tipos van a ser asquerosos y a coquetear contigo, van a coquetear contigo, seas o no un personaje”, reflexionó Daniels. “Pero hubo muchos momentos, especialmente como Campanilla, en los que tuve hombres casados que me daban las llaves de su habitación de hotel y me decían dónde se alojaban”.

El primer parque temático de Disneyland se inauguró en Anaheim, California, en 1955, bajo la supervisión directa de su homónimo, Walt Disney, creador de Mickey Mouse y de las revolucionarias películas de animación Blancanieves y los siete enanitos (1937), Pinocho, Fantasía (ambas de 1940), Dumbo (1941), Bambi (1942) y Cenicienta (1950).

Disney se aseguró personalmente de que se hicieran todos los esfuerzos posibles para que el parque fuera “el lugar más feliz de la tierra” y evitar que se rompieran sus ilusiones, permitiendo que los niños hechizados sintieran el asombro ante los espectáculos que se ofrecían sin ser molestados por intrusiones no deseadas del mundo de los adultos.

Mike Fox, autor de The Hidden Secrets & Stories of Walt Disney World (2016), ha dicho que en la empresa se ha inculcado un “profundo compromiso con la experiencia del huésped”.

“Para Walt, todo giraba en torno a la historia. Ver a un vaquero de Frontierland en Tomorrowland, simplemente arruina la historia”, dijo a Business Insider, en alusión a una de las muchas normas que rigen el comportamiento de los artistas en los parques, que les prohíbe aventurarse fuera del ámbito apropiado para su personaje.

Los intérpretes son sometidos a una cuidadosa audición para sus papeles, se les pide que canten y aprendan rutinas de baile coreografiadas, y las habilidades de improvisación se consideran una ventaja especial.

Cuando le hablas a Cenicienta y le dices: “Oye, déjame hacerte una foto con mi iPhone”, y ella te contesta: “¿Qué es un iPhone?”, está interpretando un papel y su trabajo consiste en mantener ese papel, en mantener ese entretenimiento, en mantener esa historia”, explica Fox.

El lenguaje teatral que rodea al trabajo es revelador. El hecho de que se diga que los “miembros del reparto” están “en el escenario” cuando aparecen disfrazados ante el público deja claro que se espera que los empleadores consideren su trabajo como una actuación en la que es vital que no se salgan del personaje.

“Hicieron mucho hincapié en que se trata de una experiencia. No es tu experiencia, es la del invitado. Tienes que ofrecer el mejor espectáculo que puedas. Es meterse en un papel”, dijo Devin Melendy, exintérprete de personajes, al referirse a su estancia en World Disney World, en Orlando (Florida).

Otras normas secretas muy específicas que rigen la conducta de los artistas son que no se les permite señalar con el dedo al dar instrucciones (se prefiere una indicación menos “grosera” con dos dedos, como la que prefería el propio Walt Disney) o responder “no lo sé” cuando los clientes les hacen una pregunta, respuesta que se considera demasiado humana, que no ayuda ni al cliente ni a la mística del personaje y que constituye un callejón sin salida en la conversación.

No se les permite pedir autógrafos a los famosos con los que se encuentren, por muy impresionados que estén, y se emplean palabras clave eufemísticas para reportar incidentes de limpieza a los conserjes, como “código V” o “derrame de proteínas”, pronunciadas para llamar a un colega para que se dirija a un charco de vómito de color caramelo, al igual que ocurre entre los funcionarios del transporte público.

Un “405 en la línea 2”, por cierto, se utiliza supuestamente para llamar la atención sobre una persona especialmente atractiva vista en una cola.

Los personajes específicos también pueden tener sus propias reglas: la Bestia, por ejemplo, sólo aparece durante las horas de comida en el restaurante Be Our Guest del Reino Mágico de Disney World, salvo durante los desfiles, según Reader’s Digest.

Esto es coherente con la lógica del personaje con el que los niños estarán familiarizados por la película, un detalle muy considerado que también explica por qué nunca se ven dos versiones del mismo personaje en el parque al mismo tiempo. Hacerlo de otro modo podría provocar preguntas incómodas de los niños perplejos e inspirar oscuras dudas sobre toda la aventura y sobre muchas otras cosas que les hayan contado sobre Santa Claus o el Ratón Pérez.

La determinación de no romper nunca la ilusión está integrada en el diseño de los parques de Disney en Anaheim, Orlando, París y Tokio.

En Orlando, por ejemplo, el Castillo de Cenicienta se construyó, según se informa, orientado al sur, para que el sol nunca se sitúe directamente detrás de él, y la fortaleza se aparta de todas las demás estructuras altas, lo que garantiza que su torre nunca quede envuelta en la sombra y permanezca bien iluminada para las fotografías familiares.

Debido a la ubicación de este complejo en el ambiente cálido y pantanoso del centro de Florida, también tuvo que construirse sin charcos decorativos de agua estancada para evitar atraer a los mosquitos. En caso de que los parásitos se sientan tentados a descender de todos modos, se despliega un aerosol de extracto de ajo alrededor de los terrenos para disuadirlos, ya que su olor es demasiado sutil para ser detectado por los humanos.

Otro irritante del aire, los aviones ruidosos, tampoco se ven nunca sobre los complejos de Disney, ya que existe una zona de exclusión aérea permanente para mantenerlos alejados, mientras que, bajo tierra, funciona una red de túneles o “utilidors” que permite al personal y a los artistas desplazarse con facilidad, pasando desapercibidos. Para proteger aún más el barniz de perfección, los desperdicios y la basura se transportan sin ser vistos por estas mismas rutas discretas después de la recogida.

Otro aspecto interesante del diseño de los parques que podría no ser inmediatamente obvio para los que los visitan por primera vez es la cantidad de “huevos de Pascua” incorporados a su infraestructura.

La iconografía oculta de Mickey Mouse está por todas partes para que los ojos de águila la detecten y hay un gran número de habitaciones secretas que no suelen estar abiertas a los no iniciados, desde la suite de hotel oculta dentro del Castillo de Cenicienta en Anaheim, disponible exclusivamente para los ganadores de concursos y los invitados especiales, hasta la cancha de básquetbol improvisada y prohibida para los empleados en un ático sobre la atracción Matterhorn Bobsleds del mismo parque.

Hay un vagón de tren secreto en el ferrocarril Disney del complejo de Orlando, llamado Lilly Belle en homenaje a la esposa del fundador, que está decorado como un salón victoriano, alberga recuerdos raros y solo está abierto a los huéspedes por la mañana temprano.

Según Cosmopolitan, hay platos secretos en el menú de los restaurantes del complejo, que recomiendan los nachos con helado del Frontierland’s Golden Horseshoe, los tater tots cargados de la River Belle Terrace y el plato de pan con macarrones y queso del Wharf Cafe en la zona de California Adventure.

Hay cápsulas del tiempo secretas enterradas frente al castillo de la Bella Durmiente en Anaheim desde 1995, bajo Buena Vista Plaza en California Adventure desde 2012, pero, quizás lo más misterioso de todo, es que una sociedad gastronómica exclusiva, conocida como Club 33, está en funcionamiento en lo alto de unas escaleras de caracol en New Orleans Square en el mismo parque, con su puerta principal pintada en un tono intencionadamente inocuo de verde pálido para disuadir a los fisgones.

¿Y las atracciones? Uno de los rumores más sorprendentes, también según Cosmopolitan, es que la atracción original de Piratas del Caribe, que inspiró la exitosa franquicia de Johnny Depp, tenía esqueletos reales cuando se inauguró en 1967, adquiridos al Centro Médico de UCLA. No se sabe si eso fue cierto, pero hoy en día hay réplicas de plástico en su lugar.

Otros detalles que pueden gustarte son la revelación de que no hay baños en la Plaza de la Libertad del Reino Mágico de la época colonial como una concesión a la exactitud histórica, que las plantas de Tomorrowland son comestibles en consonancia con un futuro de agricultura sostenible y que la estantería de objetos perdidos de Main Street Railroad contiene artículos supuestamente dejados por otros personajes de Disney como Aladino y Mary Poppins.

Los gritos que se oyen en la Torre del Terror están pregrabados, por desgracia, ese tentador olor a pan fresco que se percibe cerca de los restaurantes es artificial y está canalizado, y Disney es tan ingenioso a la hora de reciclar sus figuras animatrónicas que los antiguos miembros del Salón de los Presidentes son aparentemente visibles entre una multitud de observadores de estrellas en la atracción Spaceship Earth de Epcot en Bay Lake, Florida.

¿Y qué más? De los mástiles de las banderas cuelgan las estrellas y las rayas para eludir las leyes federales sobre banderas y los propios mástiles sirven de pararrayos para mantener a los visitantes a salvo durante las tormentas, el personal de seguridad de civil patrulla la multitud en todo momento vestido de festero y las actuaciones de personajes aparentemente espontáneos pueden entrar en acción para atraer a la multitud lejos de las colas de las atracciones.

Ah, y el personal disfrazado, por suerte, ya no lleva ropa interior comunal (sí, has leído bien), como informó Los Angeles Times, que era una práctica habitual, con todos los horrores asociados que cabría esperar de esa política.

“Trabajar en Disney no es mágico todo el tiempo”, dijo Meghan O’Neill, otra exmiembra del reparto, a Business Insider. “Trabajas muchas horas en todo tipo de clima tratando con huéspedes que tienen grandes expectativas”.

Siguiendo esta línea de pensamiento, BuzzFeed preguntó a principios de este año a los comentaristas sus recuerdos de trabajo en Disneyland y Walt Disney World y fueron recompensados con una gloriosa serie de anécdotas chuscas y no verificables.

Predominaron las historias de erecciones involuntarias de elefantes y de artistas que vomitaban dentro de sus cabezas de Goofy debido al sofocante calor del verano, pero sin duda el ganador fue un caballero que reportó que un grupo de adultos le silbaba a Minnie Mouse, sólo para que Mickey respondiera en su característico falsete: “¡Si vuelven a mirar a mi novia, los haré papilla!”

Evan Snead tiene razón. Este es un trabajo duro y merece todo nuestro respeto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.