El secreto y oscuro pasado que escondía el manager de Elvis Presley

·6  min de lectura

Elvis Presley ha sido considerado como uno de los artistas más grandes de la historia y existiendo alrededor de él numerosas historias sobre sus excesos (con el alcohol y las drogas) y promiscuidad sexual. Pero esa parte oscura, del denominado como ‘Rey del Rock and Roll’, no era nada comprada con la de su manager, Tom Parker (más conocido con el apelativo de ‘Coronel Parker’), quien, a parte de haber explotado al máximo a su representado, estafado una gran cantidad de dinero (se calcula que el cincuenta por ciento de la fortuna generada por Elvis se la quedó su representante), escondía un secreto y oscuro pasado.

El representante de Elvis Presley, Tom ‘Coronel’ Parker, ocultaba un oscuro secreto sobre su pasado e identidad (imagen vía Wimiedia commons)
El representante de Elvis Presley, Tom ‘Coronel’ Parker, ocultaba un oscuro secreto sobre su pasado e identidad (imagen vía Wimiedia commons)

El Coronel Tom Parker había nacido, el 26 de junio de 1909, en Breda (Países Bajos) y su verdadero nombre era Andreas Cornelis van Kuijk. Provenía de una familia con pocos recursos económicos y desde temprana edad empezó a buscarse la vida, ganando su primer sueldo como chico de los recados. Siendo adolescente se trasladó a la población de Róterdam, donde trabajó en el puerto descargando barcos, encontrando la oportunidad, a los 17 años de edad, de embarcar como polizón en una embarcación que partió rumbo a los Estados Unidos, donde llegó como inmigrante ilegal.

Se convirtió en un buscavidas y trabajaba de aquello de lo que le iba saliendo, hasta que le llegó la oportunidad de emplearse en un circo ambulante, donde aprendió mucho sobre ese mundo que le serviría años después (cuando se convirtió en un próspero empresario circense), pero en aquellos momentos no todo le salía como a él le hubiese gustado y, no se sabe por qué, unos meses después decidió regresar a los Países Bajos (algunas fuentes indican porque fue despedido del circo por robar y otras que fue interceptado por la autoridades como ilegal y que lo expulsaron del país).

Regresó a su ciudad natal (Breda) y allí volvió a trabajar como recadero de varios comerciantes locales, realizando las entregas a domicilio, siendo uno de aquellos negocios una frutería que se encontraba al girar la calle donde vivía Andreas Cornelis (futuro Coronel Parker) y que estaba regentada por el matrimonio formado por Wilhelmus van den Enden y su joven esposa, Anna (de 23 años de edad y casados hacía unos meses).

A finales de mayo de 1929, cuando al muchacho le faltaba un mes para cumplir los 20 años, se halló el cuerpo sin vida de la frutera, Anna van den Enden, presentando un fuerte golpe en la cabeza (de tal magnitud y violencia que parte de la masa encefálica asomaba por una de sus orejas).

Tras ser descubierto el cadáver, la policía de Breda empezó a investigar y a buscar cualquier tipo de pista que pudiese conducirles hasta el asesino de la señora van den Enden, pero no se encontraron huellas y, además, el asesino se había encargado de esparcir pimienta por el suelo de la escena del crimen con el fin de evitar que los perros sabuesos pudiesen seguir rastro alguno.

En un principio se detuvo e interrogó al cuñado de la fallecida, quedando en libertad pocas horas después al no encontrase pruebas incriminatorias, además de haber presentado una sólida coartada.

La investigación para encontrar al asesino fue retomada por la policía, realizándose un listado de las personas que podían haber tenido algún contacto con la difunta las horas previas al crimen, apareciendo el nombre del chico de los recados (Andreas Cornelis van Kuijk). Cuando los investigadores se dirigieron a su casa, éste ya no estaba allí y nada más se supo de él en los Países Bajos.

A día de hoy, casi un siglo después, el asesinato de Anna van den Enden sigue sin haber sido resulto y numerosas las hipótesis que apuntan a que, probablemente, el autor fue el joven Andreas Cornelis y que huyó del país para no ser atrapado.

Lo que si se sabe con certeza es que, casualmente, pocos días después del crimen, Andreas Cornelis van Kuijk volvía a entrar ilegalmente en los Estados Unidos, inventándose la nueva identidad como Tom Parker y alistándose voluntariamente en el ejército (curiosamente el nombre lo tomo del militar que lo entrevistó durante el alistamiento).

Pasó un par de años en el ejército, hasta que decidió desertar, fue arrestado, examinado por un tribunal médico que lo envió dos meses a un psiquiátrico y posteriormente expulsado de las fuerzas armadas por problemas de salud mental.

En los siguientes años trabajó haciendo pequeñas estafas y embaucando a numerosas personas, con el fin de sacarles el dinero, convirtiéndose años después en empresario circense y representando a algunos cantantes de country que llegaron a tener cierto éxito. En 1948, el gobernador del estado de Luisiana, Jimmie Davis, otorgó a Tom Parker la distinción de ‘Coronel Honorario’ y desde aquel preciso instante se hizo conocer como ‘Coronel Parker’.

El momento de gloria le llegó en 1955, cuando conoció casualmente a un jovencísimo Elvis Presley a quien representó y convirtió en una de las mayores estrellas musicales de la época.

Pero, curiosamente, a pesar de la fama mundial, Elvis nunca realizó una gira internacional, a pesar de ser el más grande cantante de Rock and Rolly tener numerosísimas ofertas millonarias para que viajase al extranjero y diese conciertos. Y es que el motivo de que el Rey del Rock solo actuase en los Estados Unidos fue debido a la constante negativa de su representante (Coronel Parker) a realizarlos.

No se sabía el motivo de esa constante negativa a que su representado actuase en el extranjero y no fue hasta varias décadas después cuando se supo que escondía un secreto sobre su verdadera identidad, no siendo su nombre Tom ‘Coronel’ Parker sino Andreas Cornelis van Kuijk, originario de los Países Bajos y quien había llegado a los Estado Unidos en 1929, encontrándose ilegalmente en el país desde entonces.

Con el tiempo y las indagaciones de numerosos periodistas y escritores que han publicado biografías sobre este polémico personaje, también se supo que, probablemente, estuviese involucrado en el asesinato de Anna van den Enden, aunque no existen más evidencias que las relatadas en este artículo.

Fuentes de consulta e imagen: 'The Colonel: The Extraordinary Story of Colonel Tom Parker and Elvis Presley' de Alanna Nash / Universiteit Utrecht / dailymail/ nporadio5 (podcast) / grunge/ Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.