El secreto que guardan los caballos salvajes de Sierra de la Ventana y la importancia de preservarlos

·5  min de lectura
Caballos en el Parque Tornquist de Sierra de la Ventana
Caballos en el Parque Tornquist de Sierra de la Ventana

Nuevamente se encuentran amenazadas las manadas de caballos salvajes que vive en el Parque Provincial Ernesto Tornquist, de Sierra de la Ventana, desconocidas por muchos. Pero aún más desconocido para la gente en general es que esos equinos son los descendientes de una primera manada de la que surgieron dos “héroes nacionales”: Mancha y Gato.

Son caballos cimarrones, habitan en el parque de Sierra de la Ventana y, cada tanto, desde el gobierno provincial –del que depende el predio– se intenta dar una solución para que no compitan con los animales nativos. Pero, ¿qué es lo que realmente sucede con estos animales y cuales serían las intervenciones respetuosas y compasivas para solucionar el problema?

Empezaron con excursiones de pesca y abrieron uno de los restaurantes más codiciados de la costa

En un paisaje bonaerense serrano de 6700 hectáreas, la mayoría de ellas donadas en 1936 al Estado por Ernesto Tornquist (lo que fuera en ese entonces su estancia La Blanqueada), viven unos 600 caballos salvajes, descendientes de aquellos primeros que llegaron a nuestro país. En torno de ellos, se generó una gran polémica entre biólogos, guardianes del predio, criadores, amantes y proteccionistas de equinos a partir de la reciente presentación de una ponencia doctoral sobre cómo manejar a los caballos cimarrones.

La propuesta -como ya sucedió en 2007 durante el gobierno de Felipe Solá, cuando se sacrificaron 80 caballos y se destinó el resto a Remonta y Veterinaria- sería eliminar una parte de los ejemplares y enviar algunos a escuelas de equinoterapia y otros destinos, algo muy poco viable para caballos que jamás han sido amansados y viven en total libertad.

Cuenta con el apoyo de biólogos y custodios del parque, quienes aseguran que las manadas se reproducen sin control y que destruye el “pastizal pampeano serrano”, su último reducto, y en consecuencia “compite con los animales nativos que se quedan sin alimento”.

La historia

Pero estos caballos no son otros que descendientes de los primeros habitantes equinos de América, de raza ibérica, un compuesto genético de caballos del valle del Guadalquivir, rocines, jacas de trabajo del norte de la península y barberiscos del norte de África. Algunos de ellos se escapaban de las misiones y formaban manadas que se reproducían en las grandes praderas, al norte y al sur, adonde eran capturados y domesticados por indígenas.

Y no solo eso: el linaje de estos cimarrones es aún más notable, ya que descienden de la misma manada de la que provienen nuestros Mancha y Gato, esa pareja que, desde Buenos Aires, recorrió 21.000 km y llegó un 20 de septiembre de 1928 a la ciudad de Nueva York; es decir, de la sangre más pura y rancia que se conozca de nuestros equinos.

Aimé Tschiffely con el caballo Mancha en Nueva York
Aimé Tschiffely con el caballo Mancha en Nueva York

La historia comenzó en 1911, cuando el veterinario y productor Emilio Solanet viajó a los altos del río Senger, en Chubut, a comprar caballos que no estuvieran mestizados, pertenecientes a la tribu de los indios tehuelches Liempichún. Trajo en arreo una selección de 85 yeguas indias y padrillos, entre los que había un gateado y un manchado overo: los célebres Mancha y Gato. En su camino de vuelta, regaló a su amigo Tornquist un padrillo y una yegua de la manada.

Años después, llegó a la estancia El Cardal de Solanet para comprar dos caballos criollos el gringo radicado en la Argentina Aimé Félix Tschiffely, un profesor de inglés de Quilmes que quería cumplir la proeza de unir las tres Américas a caballo. “Quiere llegar a Nueva York y no llegará ni a Rosario” , dicen que dijo en un primer momento, pero que finalmente, y ante la insistencia y entusiasmo del suizo, terminó creyendo en él y le regaló a Mancha y Gato, de 15 y 16 años, respectivamente.

Décadas después, cuando Tornquist donó sus tierras a la Provincia y se creó el parque provincial que lleva su nombre, vivían allí los descendientes de aquellos caballos regalados por su amigo Solanet y sobre los que ahora se cierne una nueva amenaza. La inquietud corre entre criadores de caballos, proteccionistas, amantes de los animales en general y de los caballos en particular.

La manada de caballos que habita en el Parque Tornquist de Sierra de la Ventana
La manada de caballos que habita en el Parque Tornquist de Sierra de la Ventana

Coalición

Las ONG de rescate equino decidieron unirse en defensa de los cimarrones. “Entendemos que la reproducción sin control de los caballos es perjudicial, pero solicitamos que el control de dicha especie sea realizada sin sacar un solo ejemplar del parque. La castración de machos padrillos y potros es la única solución de largo y mediano plazo para la problemática”, afirma el veterinario Edgardo Di Salvo, miembro de esta coalición.

“La realidad es que se desconoce un trabajo serio y bien realizado con esta manada”, agrega Raúl Etchebehere, presidente de la Asociación de Caballos Criollos. “Sería importante preservar los caballos como patrimonio cultural. Son parte de nuestra historia. Solanet fue especialmente a buscar los caballos del cacique tehuelche, que él sabía que no estaban mestizados. En el camino le deja a Tornquist algunos, y los cimarrones del parque descienden de ellos. Son los únicos que se conocen de esa procedencia”, detalla.

Emiliano Ezcurra, expresidente de la Administración de Parques Nacionales y actual director del Banco de Bosques, explica: “Es una situación muy injusta. Los animales no tienen la culpa de estar generando daño en desmedro de pastos y de otros animales, pues es debido al descalabro que hemos hecho los humanos. Nadie quiere hablar acerca del tema ni tomar medidas, lo que deriva siempre en situaciones graves. Las vacas y los caballos no deberían estar dentro de las áreas protegidas, eso es una realidad, pero en nuestro país tenemos mucho espacio para reubicarlos y evitar así que terminen siendo cazados por guardaparques, como sucedió en el Parque Patagonia. Sin embargo, jamás se ha hecho un trabajo serio con ellos. Hay que intentar ubicarlos en un espacio para ellos, adonde no compitan con el resto”.

Monumento a Aimé Tschiffel, Gato y Mancha, en Ayacucho
Monumento a Aimé Tschiffely, Gato y Mancha, en Ayacucho

Desde el Ministerio de Ambiente de la provincia de Buenos Aires, del que depende directamente el parque de Sierra de la Ventana donde viven los 600 caballos salvajes, no respondieron a LA NACION para esta nota.

Todas las razas autóctonas americanas fueron hijas de los caballos ibéricos. La cultura del cowboy y del gaucho, del ganadero de grandes espacios, son una herencia directa de los españoles que terminó uniendo a todos las culturas y convirtiendo al caballo en un animal emblemático de América. Preservar a esta manada de cimarrones sería también proteger nuestra identidad a través de nuestros animales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.