Secretario de 2 papas revela hechos de la vida cotidiana

Por MONIKA SCISLOWSKA
1 / 2
ARCHIVO - Foto de archivo, 1 de enero de 2005, del papa Juan Pablo II impartiendo la bendición en la Basílica de San Pedro. Un libro de entrevistas con el reverendo polaco Mieczyslaw Mokrzycki, "Secretario de dos papas", permite conocer algo de la vida cotidiana en el Vaticano durante los papados de Juan Pablo y su sucesor alemán Benedicto XVI. (AP Foto/Andrew Medichini, File)

VARSOVIA (AP) — El papa Juan Pablo II hablaba con sus colaboradores sobre la posibilidad de retirarse, pero le aconsejaban que no lo hiciera por el bien de la Iglesia, dijo su exsecretario en un libro publicado recientemente.

Un libro de entrevistas con el prelado polaco Mieczyslaw Mokrzycki, “Secretary of Two Popes” (“Secretario de dos papas”), publicado en mayo, revela hechos de la vida cotidiana en el Vaticano con Juan Pablo II y su sucesor, Benedicto XVI.

Mokrzycki, que ahora es arzobispo de Lviv, Ucrania, fue secretario del papa de origen polaco desde 1996 hasta su muerte en 2005. Luego fue secretario de Benedicto XVI de 2005 a 2008.

Según el libro, ambos pontífices dedicaban buena parte del día a la oración, pero el gregario Juan Pablo II invitaba a amigos y colaboradores a las misas matutinas y a discusiones durante la comida, mientras que Benedicto VXI prefería “comer en paz” y dedicaba su tiempo libre a tocar el piano.

Las reflexiones de Juan Pablo II sobre su renuncia ya eran conocidas gracias a su secretario personal, el cardenal Stanislaw Dziwisz. Pero Mokrzycki describe las circunstancias.

El pontífice solía preguntar a sus acompañantes en la mesa _el secretario de Estado, cardenal Angelo Sodano, y otros cardenales y obispos_ si no debía renunciar debido a su edad y mala salud.

“Todos le aconsejaban que no lo hiciera”, dijo Mokrzycki. “Le decían que era el Santo Padre y por lo tanto debía cumplir su misión hasta el fin”.

Sostenían que más gente acudía a sus misas desde que lo veían cumplir con su deber a pesar de sus padecimientos.

El popular pontífice, nacido Karol Wojtyla en Wadowice, Polonia, murió el 2 de abril de 2005 a los 84 años. Benedicto XVI, quien es originario de Alemania, lo canonizó en 2014.

La conclusión del mismo dilema fue distinta para Josef Ratzinger, quien renunció inesperadamente al papado en 2013, a los 83 años, alegando que le fallaban sus fuerzas. Ahora es el “papa emérito Benedicto XVI” y reside en el Vaticano.

“Tiene relaciones excelentes con el papa Francisco y no creo que se sienta solo”, dijo Mokrzycki. Recibe muchas visitas, “más gente que durante su pontificado”.

Juan Pablo II desayunaba con huevos revueltos y tocino. Le gustaban los tradicionales crepes de papa polacos y de postre, un trozo de pastel. Los domingos comía "schabowy", un platillo tradicional polaco de cerdo frito con huevos y pan rallado. Sus visitantes preferían la cocina italiana.

Los dos papas miraban los noticieros de la TV italiana por la noche.

Benedicto XVI dedicaba su tiempo a tocar el piano, leer, escuchar música clásica _”ama a Mozart”_ y mirar fútbol por televisión.