La secretaria de AI irá a la COP27 para abordar la justicia climática y DDHH

El Cairo, 2 nov (EFE).- La secretaria general de Amnistía internacional (AI), Agnès Callamard, acudirá a la Cumbre del Clima COP27, que comenzará el 6 de noviembre en la ciudad egipcia de Sharm el Sheij, para abordar la necesidad de centrar las decisiones climáticas en la justicia y la actual crisis de derechos humanos en Egipto.

Además de instar a que se adopten medidas globales significativas y coordinadas para hacer frente a la crisis climática, Amnistía Internacional pedirá a los líderes mundiales que "demuestren públicamente su solidaridad con la asediada sociedad civil egipcia y presionen a las autoridades egipcias para que pongan fin a su ataque contra los derechos humanos durante años", según un comunicado de AI.

“Es bastante simple: ya no tenemos el lujo del tiempo cuando se trata de la crisis climática global. La ventana para mantener las temperaturas globales promedio dentro de 1,5 °C se está cerrando rápidamente y, mientras lo hace, el mundo se enfrenta a inundaciones, sequías e incendios, lo que lleva a la migración forzada y la hambruna, así como a más conflictos y muertes", dijo Callamard en la nota.

Señaló, además, que la COP27 debe ser una "oportunidad clave para revertir este rumbo y no debe desperdiciarse en un teatro de promesas vacías y 'greenwashing'".

Durante su estancia en Egipto, Agnès Callamard llamará a los delegados de la COP27 para poner los derechos humanos, incluidos los derechos laborales y los derechos de los pueblos indígenas, en el centro de todas las negociaciones y decisiones de la COP27.

Asimismo, para crear un "plan claro para que los estados ricos aumenten las contribuciones para financiar la mitigación y adaptación al cambio climático", así como "establecer un mecanismo financiero para brindar apoyo y reparación oportunos a las personas y comunidades cuyos derechos humanos han sido violados como resultado de las pérdidas y daños causados ​​por la crisis climática.

Amnistía Internacional anunció que seguirá de cerca la vigilancia policial de las protestas por parte de las autoridades egipcias, así como su trato y cualquier represalia contra activistas medioambientales y defensores de los derechos humanos durante y después de la COP27.

La COP27 se lleva a cabo en medio de preocupaciones sobre las autoridades egipcias y el fracaso de la ONU para acreditar a los grupos egipcios independientes de derechos humanos para la conferencia del clima, según AI.

Las barreras adicionales para la participación significativa de una amplia gama de partes interesadas incluyen procesos de registro obligatorios para acceder a la Zona Verde, precios de hotel inasequibles y mayores controles de vigilancia y seguridad.

Los arrestos recientes de al menos 118 personas hasta el 31 de octubre solo en El Cairo, en conexión con los llamados a protestar durante la COP27 y la proliferación de paradas policiales aleatorias y búsquedas telefónicas ilegales en busca de contenido crítico, sirven como un sombrío recordatorio de la represión generalizada de la sociedad civil en Egipto, concluyó la ONG.

(c) Agencia EFE