Secretamente siempre quise ser actriz: Naian González Norvind

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 18 (EL UNIVERSAL).- Naian González Norvind ríe cuando recuerda que durante algún tiempo intentó convencerse a sí misma que no quería ser actriz, pese a tener a una madre, Nailea Norvind, dedicada a eso.

"Finalmente no logré escapar, hay un rollo de que quiero que me ame más por ser lo que ella siempre quiso ser y fue, es encontrarme con ella también por este camino", reflexiona.

"Hubiera sido más revolucionaria al ser doctora o abogada, pero no, sí me autoexilié de alguna forma en Nueva York y estoy viendo cómo expandirme, pero siento que siempre secretamente, quise ser actriz", agrega la también protagonista de "Nuevo orden", película recién ganadora en Venecia.

La declaración viene al jugar un poco sobre su nuevo personaje en cine, que llegó este jueves a salas. Naian protagoniza "Leona", un filme de drama que coescribió y en el que interpreta a una joven judía que se opone a las costumbres de esa comunidad en la Ciudad de México.

Su trabajo le valió ser reconocida como Actriz en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2018 y viajar por distintos certámenes.

Ópera prima de Issac Cherem, cuenta con la actuación de Christian Vázquez ("Cinco de mayo, la batalla" y "Mirreyes vs godínez"), en el papel del hombre no judío, con quien mantiene una relación.

"Es una película donde la mujer trata de soltar las cadenas que se le han impuesto desde hace siglos, es una rebelión que no es explosiva, adolescente, sino callada y constante en donde simplemente no puede abogar por ciertas expectativas que tiene su comunidad y las imposiciones que quieren hacerle", expresa.

"Retrata el encontrarse a través de la incertidumbre y el miedo que pueden provocar las decisiones propias, es una historia más que de amor y judaísmo, del proceso de crecer".

La necesidad de contar una película comenzó en Cherem hace seis años, cuando se mudó de la casa de sus papás judíos y tenía que pagar su propia renta.

"Es cuando puedo, por vez primera, observar esa burbuja comunitaria un poco desde afuera y tener un ojo crítico, una perspectiva nueva, una crítica a mi lugar de origen y mi sistema de creencias, fue un momento de mucho movimiento emocional que desembocó en enojo y escribir el guión que luego se reescribió con Naian y fue el tiempo en que era ver que debo hacer lo que quiero, aunque eso signifique desobedecer y decepcionar, lo cual ya llevo varias veces", apunta.

Retirada de festival

"Leona" iba ser la película inaugural del pasado festival de cine judío, pero fue retirada, comenta el cineasta, por temor a que patrocinadores dejaran de apoyar.

Para el lanzamiento, Cherem tomó de su propio bolsillo recursos para imprimir los pósters en una papelería y recorrió cada uno de los complejos exhibidores que la programaron.

"No soy judía, pero lo del judaísmo es una excusa para contar algo más profundo y me identifiqué más que nada en varios temas como el amor prohibido, el miedo a decepcionar a los demás, querer reafirmarse, no querer decidir nada por cometer un error y espero la gente también lo haga", subraya Naian.