Los sindicatos recelan del plan de especializar Martorell en coches pequeños

Agencia EFE
·2  min de lectura

Martorell (Barcelona), 22 mar (EFE).- El presidente del comité de Seat, Matías Carnero, ve con recelo los planes de la compañía de convertir la planta de Martorell en una fábrica de coches eléctricos urbanos para todo el Grupo Volkswagen ante el temor de que esa especialización pueda perjudicar a la marca española.

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, ha anunciado este lunes que los planes de electrificación de la marca pasan por que Martorell fabrique más de 500.000 eléctricos urbanos al año, una cifra que supondría dedicar la planta en exclusiva a este objetivo.

En declaraciones a los periodistas tras la presentación de los resultados de Seat del ejercicio 2020, Carnero ha alertado del riesgo de que la especialización en coches pequeños eléctricos pueda abocar a la marca a un escenario en el que se limitaría a ensamblar vehículos para las marcas del consorcio alemán, lo que ve negativo.

El representante de la plantilla ha expresado su temor a que la marca Seat pueda perder así perfil propio, sobre todo ante la inconcreción actual sobre cuándo se podría fabricar el primer eléctrico con la marca española.

Griffiths ha asegurado hoy que en 2025 se lanzará un vehículo urbano eléctrico, pero ha dado casi por hecho que llevará la marca Cupra, la filial situada bajo el paraguas de Seat, que ya sacará al mercado a final de año su primer coche sin emisiones, el Cupra el Born.

Durante la reciente visita del Rey y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la fábrica de Martorell, el comité entregó una carga al jefe del Ejecutivo en que le trasladaba la preocupación de los trabajadores por saber bajo qué marcas se va a fabricar el vehículo eléctrico.

En la misiva, se alertaba sobre el hecho de que a Seat se le haya negado hasta el momento la oportunidad de tener un vehículo cien por cien eléctrico y se reclamaba este modelo.

(c) Agencia EFE