Las presuntas muestras del virus del SARS y la gripe halladas en un equipaje: el FBI alerta del "riesgo de bioseguridad" de China

POR Sharon Weinberger, Jana Winter and Martin De Bourmont/WASHINGTON — A finales de noviembre de 2018, poco más de un año antes de que se identificara el primer caso de coronavirus en Wuhan, China, los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) detuvieron a un biólogo chino en el Aeropuerto Metropolitano de Detroit que viajaba con tres viales etiquetados como “anticuerpos” en su equipaje.

El biólogo les dijo a los agentes que un colega en China le había pedido que entregara los viales a un investigador de un instituto estadounidense. Sin embargo, tras examinar los viales, los agentes de aduanas llegaron a una conclusión alarmante.

“El análisis de lo que estaba escrito en los viales y el destinatario declarado condujo al personal de inspección a creer que los materiales que se encontraban en los viales podían ser del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) y del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS)”, indicó un informe de inteligencia táctica no clasificado del FBI al que ha tenido acceso Yahoo Noticias.

El informe, escrito por la Unidad de Inteligencia Química y Biológica de la Dirección de Armas de Destrucción Masiva (WMDD) del FBI, no indicó el nombre del científico chino que llevaba las muestras sospechosas de SARS y MERS ni del destinatario en Estados Unidos, pero el FBI llegó a la conclusión de que el incidente, y otros dos casos citados en el informe, formaba parte de un patrón alarmante.

Se sospecha virus del SARS y muestras de gripe en un equipaje: el informe del FBI describe el “riesgo de bioseguridad” de China

NO CLASIFICADO // SOLO PARA USO OFICIAL

Departamento de Justicia de los Estados Unidos

Buró Federal de Investigaciones

13 de noviembre de1919

INFORME DE INTELIGENCIA TÁCTICA FBI

Dirección de Armas de Destrucción Masiva

Unidad de Inteligencia Química y Biológica

LA INFORMACIÓN DE ESTE DOCUMENTO NO PUEDE SER CARGADA EN NINGUNA BASE DE DATOS, NI USADA PARA CUALQUIER PROPÓSITO O DIFUNDIDA A CUALQUIER OTRO RECEPTOR SIN LA AUTORIZACIÓN AVANZADA DEL FBI. ESTE PRODUCTO EXPRESA LA PERSPECTIVA DE ESTA OFICINA Y NO REFLEJA LA PERSPECTIVA NACIONAL DEL FBI

(U//FOUO) Investigadores extranjeros que transportan muestras biológicas a Estados Unidos en su equipaje personal y que casi con toda seguridad representan una vulnerabilidad de bioseguridad y una oportunidad de recolección

(U) Tesis

(CU TOUO) La Dirección de Armas de Destrucción Masiva (WMDD) evalúa a investigadores científicos extranjeros que transportan materiales biológicos no declarados e indocumentados a los Estados Unidos en su equipaje de mano y/o equipaje facturado, y que casi con toda seguridad representan un riesgo de bioseguridad para Estados Unidos. La WMDD realiza esta evaluación de alta confidencialidad basada en informes de intermediarios con acceso directo. Aunque el material biológico se declara en formularios de aduana y tiene los permisos de importación necesarios (supuestamente parte de una investigación legítima), sin pruebas es imposible determinar la validez del contenido de las muestras y si representan un riesgo para las poblaciones humanas, animales o vegetales de Estados Unidos.

“La Dirección de Armas de Destrucción Masiva evalúa a investigadores científicos extranjeros que transportan materiales biológicos no declarados e indocumentados a los Estados Unidos en su equipaje de mano y/o equipaje facturado, y que casi con toda seguridad representan un riesgo de bioseguridad para Estados Unidos”, indica el informe. “La WMDD realiza esta evaluación de alta confidencialidad basada en informes de intermediarios con acceso directo”.

El informe, que se realizó hace más de dos meses, antes de que la Organización Mundial de la Salud se enterara de un conjunto de casos de neumonía en Wuhan que resultó ser COVID-19, parece estar contemplado bajo una preocupación mayor del FBI sobre la participación de China en la investigación científica en Estados Unidos. Aunque el informe se refiere en sentido general a investigadores extranjeros, los tres casos citados involucran a ciudadanos chinos.

En el caso de los presuntos viales de SARS y MERS, el informe de inteligencia cita otro documento clasificado que está marcado como “FISA”, lo que significa que contiene información recopilada bajo la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera. Otro caso citado en el informe parecía involucrar cepas de gripe y un tercero era sospechoso de E. coli.

Se sospecha virus del SARS y muestras de gripe en un equipaje: el informe del FBI describe el “riesgo de bioseguridad” de China

(U) Justificación

(Ue FOUO) La WMDD del FBI evalúa a investigadores científicos extranjeros que transportan materiales biológicos a los Estados Unidos en equipaje de mano personal y/o equipaje facturado, y que casi con toda seguridad representan un riesgo de bioseguridad para Estados Unidos. La WMDD realiza esta evaluación de alta confidencialidad basada en informes de intermediarios con acceso directo. Estos materiales generalmente no han sido declarados, etiquetados oficialmente ni empaquetados adecuadamente, aunque es probable que al menos algunos de los materiales estén asociados con esfuerzos legítimos de investigación en los Estados Unidos.

© (USPOUO) El 11 de septiembre de 2019, un ciudadano chino que en un primer momento no hizo ninguna declaración, luego se descubrió que tenía ocho viales de un líquido transparente en el equipaje que había facturado en el Aeropuerto Metropolitano del Condado de Wayne de Detroit (DTW). Los viales no tenían documentación que los respaldara. El ciudadano chino declaró que el material era “ADN... derivado de una cepa de H9N2” de baja patogenicidad. Sin embargo, algunos de los viales tenían escrito a mano en la parte superior las siglas “WSN” y a través de la investigación de código abierto, CBP determinó que “WSN” es un acrónimo asociado con la gripe H1N1 recopilada en 1933. El material fue confiscado y se le permitió al individuo viajar a Dallas, Texas, donde debía ir para trabajar con un investigador asociado en una institución de investigación estadounidense identificada. *

© (1) El 28 de noviembre de 2018, CBP descubrió tres viales etiquetados como “anticuerpos” en el equipaje de un ciudadano chino en el aeropuerto DTW. El individuo, que se identificó como biólogo no había declarado dichos materiales y cuando le preguntaron no tenía la documentación adecuada para los mismos. Al preguntarle, el individuo dijo que el juego de viales provenía de un investigador de China que le pidió que los entregara a otro colega en una institución de investigación estadounidense identificada. El análisis de lo que estaba escrito en los viales y el destinatario declarado condujo al personal de inspección a creer que los materiales que se encontraban en los viales podían ser viables para el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS)”.

© (USFOUO) Alrededor del 26 de mayo de 2018, un ciudadano chino ingresó a Estados Unidos a través de DTW desde Beijing, la República Popular de China. Cuando la CBP lo detuvo, el individuo declaró que era un investigador de cáncer de seno en Texas y que no viajaba con ningún producto biológico. CBP sometió al individuo a una inspección adicional y este modificó su declaración para indicar que posiblemente viajaba con plásmidos. CBP descubrió un tubo de centrífuga en la bolsa registrada del individuo y este afirmó que se trataba de “plásmidos derivados de la bacteria E. coli no infecciosos”. El individuo no pudo proporcionar ninguna documentación o permisos para acompañar los materiales, que CBP confiscó. El individuo fue liberado *

Se sospecha virus del SARS y muestras de gripe en un equipaje: el informe del FBI describe el “riesgo de bioseguridad” de China

(U) Apéndice C: Fotos del 11 de septiembre de 2019 Incidente

NO CLASIFICADO//SOLO PARA USO OFICIAL

El FBI no precisó qué tipo de riesgo de bioseguridad podrían representar estos casos, pero Raina MacIntyre, profesora de bioseguridad global en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney, dijo que el FBI parece estar preocupado por la investigación dual que podría ser utilizada para bioterrorismo. Y afirmó que, si las muestras ilícitas citadas en el informe fueron llevadas a Estados Unidos, es probable que el tráfico sea en ambos sentidos.

“¿Cómo puedes saber lo que están trayendo o llevando si no tienes un punto de vigilancia integral?”, preguntó. “Si algo va en una dirección, es probable que también vaya en la otra. Sería muy ingenuo pensar lo contrario”.

El brigadier general de la Fuerza Aérea ya retirado, Robert Spalding, que trabajó en asuntos relacionados con China en el Consejo de Seguridad Nacional con la administración Trump, dijo que los ciudadanos chinos que llevan muestras biológicas “representan una amenaza”, pero cree que “es probable que la persona que los lleva... sea alguien inconsciente”, lo que dificulta determinar las intenciones. “Es probable que algunos actúen de manera deliberada para comprobar nuestra capacidad para identificar e interceptar este tipo de material. Otros podrían ser oportunistas”, explicó.

El informe del FBI se refiere tanto a la bioseguridad, que generalmente implica el mal uso de manera intencional de patógenos, como al bioterrorismo, que cubre la liberación accidental. El FBI declinó hacer comentarios sobre el informe.

Las preocupaciones sobre la bioseguridad china no son nuevas. Por ejemplo, al brote de SARS que se produjo en 2003 le siguieron varios incidentes de infecciones causadas por accidentes de laboratorio, incluidos ocho casos debido a un mal manejo en el Instituto Chino de Virología en Beijing.

“En el pasado se han producido casos en los que una variante de algún tipo de pandemia de gripe ha escapado de un laboratorio debido a un mal manejo”, reconoció Elsa Kania, investigadora adjunta del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense.

Sin embargo, el problema no se limita a los investigadores chinos, aunque esos casos hayan sido señalados, prosiguió. “No cabe duda de que existe un riesgo de bioseguridad cuando alguien transporta materiales de manera clandestina porque... se han producido varios incidentes cuando esto ha ocurrido con investigadores de diferentes nacionalidades”.

Investigadores universitarios realizando pruebas de laboratorio para encontrar la secuencia genómica del coronavirus asociado al SARS en abril de 2003. (Foto: Edward Wong/South China Morning Post vía Getty Images)

Las preocupaciones sobre el incumplimiento de China de las precauciones de bioseguridad pueden ser de larga data, pero es probable que la pandemia de coronavirus exacerbe las tensiones entre Beijing y Washington. El brote se produce en medio de las crecientes tensiones en las relaciones entre Estados Unidos y China sobre cuestiones que van desde el comercio hasta el espionaje.

Andrew Weber, quien trabajó durante la administración Obama como secretario asistente de defensa para programas de defensa nuclear, química y biológica, dijo que la relación con China en las ciencias biológicas ha empeorado en los últimos años.

“Después del SARS, cuando China necesitaba ayuda técnica, mantenía una fuerte relación con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Fueron transparentes porque se dieron cuenta de que encubrir el brote les costó caro”, dijo Weber, ahora miembro del Consejo de Riesgos Estratégicos. “En los últimos años se han replegado, lo cual dificulta la cooperación internacional”.

No obstante, en las últimas semanas estas tensiones se han desbordado rápidamente: el presidente Trump ha llamado al COVID-19 el “virus chino” y Beijing ha promovido teorías conspirativas que afirman que el virus se originó en un laboratorio de armas de Estados Unidos.

Los científicos han insistido en que el virus no es un arma, ni de Estados Unidos ni de China. “No hay ninguna prueba para sospechar que es un virus fabricado en laboratorio”, afirmó Richard Ebright, profesor de biología química en la Universidad de Rutgers. “No tiene ninguna de las señales que estarían presentes en un proceso de fabricación deliberada”.

Sin embargo, Ebright no excluye la posibilidad de que la propagación del virus se debiera a una bioseguridad deficiente en China. Una de las teorías principales indica que el virus saltó de la vida silvestre a los humanos. Algunos investigadores especulan que sucedió en un mercado de animales vivos donde se venden especies exóticas como alimento. Pero Ebright también señala que los virus de vida silvestre se recolectan en laboratorios, incluido el de Wuhan. “Por tanto, existe la posibilidad de que este virus haya ingresado a la población humana a través de la infección accidental de un trabajador de un laboratorio que lleva a cabo la recolección en el campo o mediante un accidente de uno de los empleados que clasifica las muestras en el propio laboratorio”, afirmó.

Independientemente del coronavirus, el énfasis del FBI en la bioseguridad china parece provenir de una antigua sospecha del gobierno de Estados Unidos sobre la participación de China en las ciencias biológicas. Varios casos recientes de alto perfil del Departamento de Justicia relacionados con la exportación de tecnología sensible han involucrado a científicos chinos o personas con presuntos vínculos con el gobierno chino.

En enero, el Departamento de Justicia anunció cargos contra Charles Lieber, presidente del departamento de química y biología química de Harvard, por ocultar vínculos con el gobierno chino. “Es un caso claro de conflicto de intereses y, por desgracia, no es un incidente aislado”, dijo el agente especial del FBI Joseph R. Bonavolonta, jefe de la oficina de campo de Boston, cuando anunció los cargos.

Lieber, que se encuentra libre con una fianza de 1 millón de dólares, aún no ha presentado un alegato por los cargos.

Charles Lieber abandonando la corte federal en Boston el 30 de enero, después de que lo acusaran de mentirle a las autoridades federales en relación con la ayuda a China. (Reuters/Katherine Taylor)

Sin embargo, el énfasis del FBI en China y los científicos chinos también está generando preocupaciones entre algunos académicos, quienes temen que derive en una especie de lista negra. “Me preocupa que la tendencia actual en materia de seguridad nacional sea la creación de una especie de lista negra en la que incluyan a las personas de procedencia china”, dijo Nicholas Evans, profesor asistente de la Universidad de Massachusetts Lowell especializado en ética médica. “Eso no solo sería racista, sino que es una mala práctica. A menudo los intentos del FBI y otras agencias de inteligencia y de la ley por enfocarse en ciertos perfiles han sido perjudiciales y no nos han hecho sentir más seguros”.

Evans también cuestionó el énfasis del FBI en los científicos que viajan con muestras biológicas como una amenaza única. Señaló ejemplos anteriores, como un laboratorio estadounidense en Maine que fue multado hace más de una década por importar el virus de la gripe aviar altamente patógena de Arabia Saudita.

“El FBI afirma que es imposible determinar con precisión el contenido de las muestras, incluso si son declaradas bajo las leyes de importación actuales”, escribió en un correo electrónico. “Es cierto. Pero soy escéptico sobre el grado en que este comportamiento en particular añade riesgos significativos a la seguridad dado que existen muchas otras formas de introducir organismos biológicos en el país”.

Yanzhong Huang, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, reconoció que es cierto que China ha tenido vacíos legales en sus regulaciones de bioseguridad. “Por esa razón en febrero el presidente chino Xi Jinping habló sobre la necesidad de reforzar la legislación sobre bioseguridad”, dijo.

Esa historia ya ha generado rumores, como la idea de que el coronavirus fue creado como arma biológica.

Ahora, con el deterioro de las relaciones entre China y Estados Unidos, Huang espera que la colaboración en investigación biológica se dificulte aún más, revirtiendo décadas de cooperación. “A menudo sostengo que el compromiso de Estados Unidos con China en el área de la salud pública es el más exitoso”, afirmó. Esa cooperación sobrevivió incluso al difícil período luego de las protestas en la Plaza de Tiananmén de 1989.

Sin embargo, a medida que crecen las hostilidades entre los dos países esas relaciones están dando pasos atrás.

“Se podría argumentar que la salud no tiene fronteras, sobre todo cuando se trata de dos países que enfrentan desafíos comunes. Este sería un buen momento para colaborar estrechamente”, dijo. “Pero no está siendo así”.