Unos 50.000 vuelven a zonas que Ankara controla en Siria

Por BASSEM MROUE

BEIRUT (AP) — Decenas de miles de sirios desplazados y refugiados han regresado a una zona en el norte de Siria controlada por Turquía y combatientes de la oposición respaldados por Ankara, informó el sábado el ministro de Relaciones Exteriores turco.

Entretanto, combatientes encabezados por los kurdos y con el respaldo de Estados Unidos, continuaron con su ofensiva en el norte de Siria, cerca de una ciudad controlada por el grupo Estado islámico.

El canciller turco Mevlut Cavusoglu habló tres días después de que el primer ministro Binali Yildirim dijo que la operación turca Escudo del Éufrates, que comenzó en agosto, terminó después de que sus tropas y rebeldes aliados aseguraran territorio a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria.

Cavusoglu agregó que unas 50.000 personas han regresado desde Turquía a zonas que han sido capturadas por soldados turcos y combatientes de la oposición respaldados por Turquía. Precisó que tarde o temprano la seguridad en estas zonas será entregada a las fuerzas locales.

"La gente comenzó a regresar a estos lugares", precisó Cavusoglu durante una visita a la ciudad costera de Izmir, en el oeste de Turquía. "Nuestros soldados siguen allí y tenemos que llevar a cabo el trabajo allí. Necesitamos establecer una zona libre de terrorismo".

"Es necesario hacer trabajos para que la seguridad sea entregada a las fuerzas locales. Continuamos nuestro trabajo, incluyendo el entrenamiento y el equipamiento", agregó.

Turquía envió fuerzas terrestres al norte de Siria en agosto para apoyar a las fuerzas de la oposición siria apoyadas por Turquía en el retiro de una zona fronteriza de extremistas del Estado islámico y para frenar la expansión territorial kurda. Desde entonces decenas de soldados turcos han sido asesinados, la mayoría de ellos en un pueblo del norte de al-Bab que una vez fue bastión del Estado Islámico.

Cerca, en el norte de Siria, las Fuerzas Democráticas Sirias intentaron —bajo la cobertura de ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos— sitiar el bastión extremista de Tabqa. La ciudad está a unos 60 kilómetros (37 millas) al oeste de Raqqa, la capital de facto del grupo Estado islámico.

Entretanto, en el centro de Siria, cientos de combatientes de oposición y sus familias abandonaron el sábado la ciudad de Homs, luego de ser evacuados de al-Waer, el último barrio controlado por los rebeldes.

La agencia oficial de noticias SANA dijo que 1.860 personas, entre ellas 531 combatientes, abandonaron al-Waer hacia el norte del país, en la tercera evacuación del distrito en dos semanas. Se prevén más evacuaciones durante las próximas semanas.

A diferencia de las dos evacuaciones anteriores, en las que los combatientes y sus familias fueron a la localidad de Jarblous, en la frontera con Turquía, los evacuados del sábado pusieron rumbo a la provincia rebelde de Idlib.

Los traslados forman parte de un acuerdo para entregar al-Waer a fuerzas del gobierno y durarán varias semanas.

Activistas de oposición han criticado el acuerdo, señalando que pretende desplazar a 12.000 residentes de al-Waer, incluidos 2.500 combatientes. El gobierno ha rechazado esas acusaciones.

___

Los periodistas de The Associated Press Albert Aji en Damasco y Zeynep Bilginsoy en Estambul contribuyeron a este despacho.