¿Se puede negar un establecimiento a cobrarte con tarjeta o en efectivo?

·4  min de lectura

Tal y como demuestra la última ‘Encuesta nacional sobre el uso del efectivo 2020’ del Banco de España, el efectivo ha dejado de ser el medio de pago preferido por los españoles. A día de hoy, más de la mitad de los pagos - 54% del total - se efectúa con tarjeta y el 84% de los consumidores asegura no salir de su casa sin este medio de pago prácticamente nunca, según datos de Visa.

A pesar de los datos que avalan esta realidad, todavía existen establecimientos que se niegan a cobrar con tarjeta o en los que solo se permite hacer uso de esta a partir de cierto importe. Esto es muy común en los comercios locales, que suelen establecer una cantidad mínima de cinco o diez euros para permitir el uso de la tarjeta. Esto se debe a que los bancos cobran por este servicio y se quedan un pequeño porcentaje del importe, lo que hace que acabe no siendo rentable para estos negocios. Pero ¿es legal?

Por otro lado, relacionado con el uso de efectivo, también se está desarrollando un fenómeno curioso y es que año tras año el límite legal para pagar en efectivo se reduce. La Ley contra el Fraude establece una reducción en la cantidad de dinero que está permitido pagar en efectivo. Actualmente, son muchos los países de la Unión Europea que han impuesto estos límites entre sus ciudadanos.

A día de hoy, el 54% del total de los pagos que se realizan en España son con tarjeta, según datos de Visa. Foto: Getty Images.
A día de hoy, el 54% del total de los pagos que se realizan en España son con tarjeta, según datos de Visa. Foto: Getty Images.

¿Es legal que un establecimiento se niegue a cobrar con tarjeta?

Con la ley en la mano, se puede afirmar que cualquier establecimiento comercial cuenta con total libertad para decidir si acepta un medio de pago distinto al dinero en efectivo. Por ello, es legal negarse a cobrar con tarjeta o imponer una cantidad mínima para aceptar esta forma de pago. En el caso de no tener datáfono, no aceptará ningún pago con tarjeta y no tendrá que indicarlo de ninguna manera, es el propio consumidor el que debe preguntar por esta cuestión. Eso sí: si un establecimiento tiene datáfono, pero solo acepta pagos con tarjeta a partir de una cantidad mínima, la ley le obliga a indicar a sus clientes en un lugar visible.

Por otra parte, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerdan que en ningún caso se podrá cobrar un cargo extra por utilizar tarjeta. Si esto ocurriese, se puede poner una reclamación ante la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de la localidad, o presentar una queja a la empresa.

Límites al dinero en efectivo

Ahora, el análisis se centra en el pago en efectivo, que también se ha visto regulado en los últimos años con el fin de acabar con el fraude. El límite anterior estaba marcado en los 2.500 euros. Sin embargo, desde la entrada en vigor de la Ley contra el Fraude 11/2021, el límite general de pagos en efectivo se ha marcado en los 1.000 euros. Por tanto, un establecimiento únicamente admitirá hasta 1.000 euros en efectivo y para pagar cantidades superiores se deberá hacer uso de la tarjeta.

Para aquellas personas de fuera de España (que no sean empresas), el límite será de 10.000 euros. En cambio, para pagos entre personas físicas con residencia en España, el límite se mantiene en los 2.500 euros. El objetivo final de esta medida es limitar los pagos de grandes cantidades para que las transacciones queden claramente reflejadas en las cuentas bancarias.

La postura de la UE y otros países

Por su parte, la Comisión Europea acordó no imponer límites a los pagos en efectivo en 2018, ya que consideraban que limitar estas cantidades podría ser considerado una violación de la libertad personal. No obstante, consideran que esta medida es útil para luchar contra el fraude fiscal, por lo que el pasado 3 de junio de 2021, la Unión Europea estableció que todos los viajeros que entren o salgan con 10.000 euros o más estarán obligados a declararlo.

Por otro lado, cabe subrayar que algunos países miembros de la UE también han aplicado este límite, al igual que España. En el caso de Francia, el límite es de 1.000 euros para residentes desde 2015 y de 15.000 euros para no residentes. También en Bélgica hay un límite, que es de 3.000 euros desde 2014 y en Grecia el límite es de 1.500 euros, mientras que en Rumanía el límite es de 10.000 lei, unos 2.260 euros.

VIDEO | Este es con diferencia el mejor día para comprar en la web de Zara

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.