Se lanza delante de un tren para cobrar el seguro: perdió las piernas y el dinero

·2  min de lectura
Estación de trenes/Getty Images
Estación de trenes/Getty Images

En un trágico incidente que pudo haberle costado la vida, un hombre de 54 años perdió ambas piernas y quedó en bancarrota. El hecho -se supo más tarde- tuvo que ver con la millonaria cifra que pretendía reclamar como compensación. 

Sandor Cs., un obrero que se dedicaba a la instalación de calderas, fue sentenciado este lunes en Hungría por lanzarse a las vías del tren con la intención de cobrar un seguro de $3.2 millones de dólares. 

La policía empezó a sospechar que no se trataba de un accidente cuando encontró que Sandor, cuya identidad completa no fue revelada, había contratado 14 pólizas de seguros de vida de alto riesgo un año antes del suceso.

Ocurrió en el pueblo húngaro de Nyircsaszari, en 2014. Sandor insiste en que tropezó con pedazos de vidrio en el piso, lo que le hizo perder el equilibrio y caer delante un tren que salía de la estación. 

Este lunes, siete años después, el Tribunal del Distrito Central de Pest dictaminó que, en efecto, el acusado se había lanzado a las vías con la intención de que le atropellaran y hacer una “cuantiosa reclamación”.

Los argumentos ante el juez

Sandor se presentó a la corte con prótesis en las rodillas para abajo y declaró que estaba “muy decepcionado” con el veredicto. 

Anteriormente, había dicho que sacó las pólizas porque tuvo un accidente automovilístico hace un tiempo y su asesor financiero le aconsejó que mantuviera sus ahorros asegurados en lugar de en un banco “porque tenía mejores tasas de interés”.

Su esposa presentó las reclamaciones directamente después del incidente, pero la aseguradora se negó a pagar por sospechar que la víctima se había infligido las heridas a sí misma.

La investigación se complicó en un inicio porque el conductor del tren cambió su historia. Primero mencionó que Sandor había “caído”, y luego dijo que se arrojó frente al tren a propósito.

Prisión y multa

Finalmente, el acusado recibió una sentencia de prisión condicional de dos años y una orden para cubrir más de $6.000 en costos legales.

“Encuentro la sentencia muy peculiar, naturalmente no es lo que esperaba, estoy muy decepcionado”, contó al medio local de noticias Blikk después de concluir la audiencia.

Todavía tiene varios reclamos de seguros pendientes, pero a la luz de la decisión del tribunal, es poco probable que paguen. No está claro si podrá apelar al veredicto.

“Necesito llevar esto hasta el final porque, tal y como está, no está bien, y el tribunal debe sentir lo mismo”, declaró.

Sandor trabajaba en el sector de la energía térmica y su carrera terminó cuando perdió las piernas. Tanto la lesión como el caso legal lo han llevado a la bancarrota.

Ahora, asegura, está estudiando derecho y espera algún día ayudar a las personas que han sido “abusadas por las grandes aseguradoras”.

También te puede interesar:

VIDEO | La brutal agresión contra un guardia de seguridad en Sinaloa

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.