Señales para saber si estás deprimido

Dr. Leopoldo Rendón
Señales para saber si estás deprimido


Las personas usan de manera habitual el término depresión para expresar que se sienten tristes. La tristeza es un estado emocional normal de cualidad penosa, es pasajera, intensa y se acompaña de algunas sensaciones corporales.

Ocurre de manera natural ante la pérdida, el dolor o ante acontecimientos desafortunados. Mientras mayor es el vínculo, o el valor que le damos al objeto, persona o circunstancia perdida, mayor la intensidad de esta emoción.

La tristeza permite aceptar las pérdidas cuando no podemos modificar la realidad. De esta manera la persona cambia su forma de pensar y recupera la energía para dirigir su mente y espíritu a nuevos proyectos y relaciones. 

Sentirse triste no necesariamente implica estar deprimido.  La depresión desde el punto de vista de la medicina, es un trastorno que se puede diagnosticar cuando la persona que lo sufre, tiene un conjunto de síntomas y signos que caracterizan a esta condición.

 A diferencia de la tristeza normal, la tristeza que consideramos patológica es aquella que es muy intensa, persistente y desproporcionada, a tal punto que genera un sufrimiento que incapacita o deteriora la capacidad de la persona para tener una vida normal. 

La American Psychiatric Association, (APA) describe a el episodio depresivo, como un periodo de más de dos semanas que se caracteriza por la presencia de 5 síntomas, uno de los cuales debe ser  la tristeza patológica, que es la tristeza intensa y persistente, y/o la anhedonia (dificultad para disfrutar de las cosas y actividades que antes eran satisfactorias). Se añade a lo anterior algunos de estos síntomas: 

Estos síntomas deben presentarse casi todo los días y causar un malestar significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento de la persona. Si crees que puedes estar pasando por un episodio depresivo lo más adecuado es que solicites una consulta con un profesional de la salud mental.

  • 1.Pérdida o aumento de peso. O falta de apetito

  • 2.Insomnio o mucho sueño.

  • 3.Agitación o retraso psicomotor. 

  • 4.Fatiga o pérdida de energía.

  • 5.Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada.

  • 6.Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o para tomar decisiones.

  • 7.Pensamientos de muerte recurrentes o ideas suicidas