Las señales de advertencia de cáncer de intestino que no se deben ignorar

·6  min de lectura
 (Joe Maher/Getty)
(Joe Maher/Getty)

Adele Roberts ha compartido una actualización sobre su experiencia con el cáncer de intestino, luego de su diagnóstico de "shock" en octubre del año pasado.

La presentadora de BBC Radio 1 apareció en Good Morning Britain de ITV con la cabeza rapada y reveló que ahora está recibiendo quimioterapia después de someterse a una cirugía para extirpar un tumor.

Roberts, de 42 años, también le dijo al programa que retrasó el control de sus síntomas porque “no quería molestar al médico de cabecera” durante la pandemia de covid-19.

Ella dijo: “Me di cuenta de que cuando iba al baño las cosas comenzaron a cambiar y noté mucosidad al principio y luego comencé a notar un poco de sangre y comenzó a ser un poco más regular.

“Pensé: ‘¿Debería llamar a los médicos o no?’ porque estaba ocurriendo el covid. No quería molestar al médico, pero al final se volvió tan consistente que pensé que era mejor llamar por si acaso”.

Roberts ahora tiene un estoma, que es una abertura en el abdomen que se conecta al sistema digestivo o urinario para permitir que los desechos se desvíen fuera del cuerpo.

“Veo la quimioterapia como mis pequeños francotiradores que se deshacen de todo lo que queda”, dijo la ex concursante de Big Brother, y agregó que llamó a su estoma “Audrey”.

Roberts reveló su diagnóstico en una publicación de Instagram en octubre e instó a las personas que puedan tener inquietudes a ver a un médico.

Escribió: “Cuanto antes pueda ver a su médico o hablar con alguien, podrá obtener ayuda más rápido. Si no lo hubiera hecho, podría no tener tanta suerte. Como he aprendido en las últimas semanas, no hay "normalidad" con el cáncer. Lamentablemente, puede afectar a cualquier persona, a cualquier edad, en cualquier momento. No discrimina. La detección temprana puede salvarle la vida”.

¿Cuáles son los síntomas de un posible cáncer de intestino? Le hemos pedido a un experto que nos guíe…

¿Qué es el cáncer de intestino?

El cáncer de intestino, también conocido como cáncer colorrectal, afecta el intestino grueso, afirma Bowel Cancer UK.

El intestino grueso, también conocido como intestino grueso, está formado por el colon y el recto.

Cuando las células del cuerpo comienzan a dividirse y multiplicarse de manera descontrolada, esto conduce al desarrollo de cáncer, explica Cancer Research UK.

Si bien es más probable que el cáncer de intestino se desarrolle en el intestino grueso que en el intestino delgado, aún puede ocurrir cáncer de intestino delgado.

El intestino delgado contiene el duodeno, la parte del intestino que se conecta con el estómago, y el íleon, la parte del intestino que se conecta con el intestino grueso.

Cuando las células se vuelven cancerosas en el intestino grueso, pueden diseminarse a otras áreas del cuerpo, como el hígado o los pulmones. Esto se llama cáncer de intestino avanzado.

¿Cuáles son los principales síntomas del cáncer de intestino?

“Puede ser fácil pasar por alto los síntomas del cáncer de intestino, y la gente suele atribuir las variaciones en la evacuación intestinal o la inflamación a lo que comen o a los cambios en su cuerpo a medida que envejecen. Sin embargo, posponer la búsqueda de ayuda puede poner a la gente en riesgo. Al igual que ocurre con muchos tipos de cáncer, el de intestino es curable si se detecta en una etapa temprana”, dice Elizabeth Rogers, directora clínica asociada y médico de cabecera de Bupa UK.

“Si notas sangre en las heces, cambios en la evacuación intestinal, inflamación o dolor abdominal después de comer, acude a tu médico de cabecera lo antes posible. No lo pospongas, el diagnóstico temprano sí salva vidas. Otros síntomas pueden ser la pérdida inexplicable de peso y el cansancio extremo sin motivo”.

Leer más: Muerte de James Michael Tyler: estrella de Friends ​que interpretaba a Gunther muere de cáncer a los 59 años

Aunque no haya sangre, hazte una revisión

La detección de rastros de sangre es un síntoma de alerta que nunca debe ignorarse. Pero eso no significa que sea el único síntoma, así que, aunque no haya sangre, consulta con tu médico de cabecera. “Se debe consultar con el médico de cabecera lo antes posible ante cualquier cambio en la evacuación intestinal, inflamación o dolor abdominal después de comer”, afirma Rogers.

Pon atención a los cambios

Cuando se trata de nuestros hábitos intestinales, lo que es normal para una persona puede ser diferente para otra. Por ejemplo, algunas personas tienen más evacuaciones intestinales diarias, mientras que otras lo hacen con mucha menos frecuencia. Un parámetro útil es acudir a consulta si se notan cambios que resultan en algo inusual para los propios hábitos.

“Siempre aconsejo a la gente que sea consciente de lo que es normal para ellos”, sostiene Rogers, “y que esté al pendiente de cambios inexplicables o persistentes, que podrían ser un indicador de cáncer”.

¿Y si ya tienes un historial de síntomas digestivos sospechosos?

Los problemas digestivos son muy comunes y estos síntomas no siempre indican un cáncer de intestino. También pueden ser consecuencia de afecciones como el síndrome del intestino irritable (SII), intolerancias alimentarias o trastornos intestinales inflamatorios, entre otras causas. Esto puede hacer que sea difícil saber cuándo hay que consultar de nuevo con un médico, especialmente si estos problemas intestinales han sido persistentes. Sin embargo, Rogers afirma que es importante “acudir al médico de cabecera” si se observa alguno de los cambios mencionados anteriormente. Si algo parece inusual, distinto o preocupante, lo mejor es ir a un chequeo.

¿Hay personas con mayor riesgo de padecer cáncer de intestino?

Rogers afirma que el cáncer de intestino es “raro antes de los 40 años”, pero es posible a cualquier edad. Algunas personas pueden estar en mayor riesgo, por ejemplo “si se tienen antecedentes familiares de cáncer de intestino, si se padece una enfermedad intestinal hereditaria como la poliposis adenomatosa familiar o el cáncer colorrectal hereditario sin poliposis, también conocido como síndrome de Lynch”.

Las personas con enfermedades intestinales inflamatorias de larga duración, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, o que tienen antecedentes de neoplasias benignas (pólipos o adenomas) también podrían estar en un mayor riesgo. Rogers señala que otros factores, como la obesidad, el tabaquismo, una dieta carente de fibra o rica en carnes procesadas y rojas, y el consumo excesivo de alcohol, también podrían estar asociados con tasas más elevadas de cáncer de intestino.

¿Presentas cualquier síntoma? Acude a un chequeo

La enfermedad también puede afectar a personas sanas y en forma. Roberts es conocida por su afición a la vida saludable y por ser una gran corredora. Así que todo el mundo debería hacerse un chequeo si presenta algún síntoma.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.