Señalan a diputada por supuesta red de nepotismo en ISSSTE de Morelos

·3  min de lectura

CUERNAVACA, Mor., febrero 10 (EL UNIVERSAL).- La legisladora Ariadna Barrera Vázquez, actual presidenta de la Junta Política y de Gobierno en el Congreso de Morelos, es señalada como tutora de una red de nepotismo en cuya lista figuran su hermana, su hija, colaboradores cercanos y hasta el novio de su hija. Los cargos de mando medio y algunos administrativos fueron gestionados por la legisladora a través de su relación con Pedro Zenteno Santaella y Javier Huerta Jurado, exdirector Normativo de Administración y Finanzas y exsubdirector de Personal del ISSSTE, respectivamente, de acuerdo con un listado interno de la delegación federal al cual se tuvo acceso. La vinculación de los trabajadores con la diputada de Morena y su exhibición pública surge después del escándalo por el robo de 20 vacunas, la vacunación de personas externas al ISSSTE y la llegada de un nuevo delegado como parte de un proceso de reestructuración en las delegaciones del país.

Desde el 1 de febrero funge como delegado Felipe Arturo Vázquez Aranda, un militar retirado, mientras que la exencargada de la institución, Verónica Solano Flores, regresó a su puesto de jefa de programación. Respecto a los señalamientos en su contra, la legisladora morelense admitió ante la prensa su amistad con Zenteno Santaella y Huerta Jurado, a quienes describió como activistas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). "Pedro Centeno fue presidente del Comité Directiva Estatal en el Estado México y ha sido una persona muy cercana al presidente de la república; compañero de lucha y hoy esta como director de Birmex", dijo la diputada.

"Javier Huerta es profesor de la Universidad Metropolitana, compañero de lucha que ha venido a apoyar en algunas ocasiones a Morelos, cuando manejábamos el Movimiento de Regeneración Nacional y es que es un activista muy reconocido en el Estado de México y antes se desempeñaba en actividades de formación política en ese estado para Morena", expuso. De la lista de trabajadores que atribuyen a su equipo, reconoció a todos incluido su hermana y su hija, pero negó cualquier práctica de influencia para la contratación de los mismos.

"Hay otras personas que nombran que son conocidos pero que cumplen con todos los requisitos que marca la convocatoria o el curriculum que deben cumplir al tener una profesión y un título para estar al frente de estas áreas. Ellos fueron convocados para presentar sus expedientes, sus curriculums, hacer la entrevista, un examen, pues desde las oficinas centrales en México les dieron la aprobación y los nombraron para que fueran subdirectores administrativos en algunos casos, y en otros vacantes que existían", admitió la legisladora.

En su opinión se trata de un tema político hacia su persona porque se ha conducido de manera transparente. "No creo que pueda ser un tema de influyentismo porque no tengo ninguna dirección en el ISSSTE y tampoco laboro ahí. Es un golpe político hacia mi persona y el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador por alguna resistencia como resultado de los acontecimientos en la delegación del ISSSTE", consideró.