Scott y Rubio presentaron una ley federal contra la prohibición de los CDC a los cruceros

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·4  min de lectura

Los senadores Florida Rick Scott y Marco Rubio están liderando un esfuerzo en el Congreso para obligar a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) a eliminar una orden que ha impedido que los viajes en crucero desde puertos estadounidenses.

Los funcionarios republicanos se unieron al senador de Alaska, Dan Sullivan, para presentar ante el Senado de EE.UU. la “Ley de Reanudación Cuidadosa bajo Mejoras de Seguridad Mejoradas (CRUISE, siglas en inglés)”. La representante María Elvira Salazar, republicana por Miami, presentó un proyecto de ley complementario en la Cámara.

“Florida es un estado turístico con miles de empleos que dependen del éxito de nuestros puertos, líneas de cruceros e industrias marítimas”, dijo Scott en un comunicado de prensa. “Si bien muchos sectores de la economía han estado operando de manera segura durante meses bajo las pautas de los CDC, los floridanos y aquellos en todo el país que dependen de la industria de cruceros para trabajar, continúan esperando la guía actualizada de los CDC”.

Las principales líneas de cruceros que salen de puertos de EE. UU. están sujetas a la Orden para la Navegación Condicional de los CDC emitida en octubre pasado en lugar de una orden de no navegar que se promulgó en marzo de 2020. La guía describía los requisitos que las líneas de cruceros deberían seguir, incluida la construcción y pruebas de infraestructuras a bordo y en tierra y realizar viajes simulados antes de que cualquier línea pudiera volver a navegar con los clientes a bordo.

El mes pasado, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros había pedido a los CDC que eliminaran por completo la orden de navegación condicional para julio, pero los CDC respondieron que tenían la intención de mantener la orden, que no vence hasta el 1 de noviembre de 2021. Luego siguió con orientación adicional, pero no fechas concretas para que las líneas de cruceros sepan cuándo podrían reanudar la navegación.

“La negativa de los CDC a abordar adecuadamente este cierre es incorrecta y es hora de que las líneas de cruceros se abran de manera segura”, dijo Scott. “Nuestro proyecto de ley, la Ley CRUCERO, dice que ya no esperamos a los CDC. Los cruceros pueden y deben reanudarse, y haremos todo lo posible para recuperar nuestra industria de cruceros de manera segura “.

Funcionarios electos en Florida y otros estados centrados en cruceros como Alaska se han unido a la industria de cruceros en busca de un camino más claro por parte de los CDC sobre cómo poner en marcha el negocio.

Las líneas de cruceros han comenzado a navegar en mercados de todo el mundo, incluidos Asia, Europa y pronto el Caribe. Royal Caribbean navegará desde las Bahamas y Bermuda, mientras que Norwegian Cruise Line navegará desde Jamaica y República Dominicana, por ejemplo. Un comunicado de CLIA dijo que los viajes de la industria de cruceros ya han visto a casi 400,000 pasajeros, pero menos de 50 casos de COVID-19 informados públicamente.

El gobernador Ron DeSantis anunció a fines de la semana pasada que el estado se dirigía a los tribunales para forzar el asunto. La procuradora general Ashley Moody presentó una demanda contra la administración de Biden, los CDC y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., buscando la eliminación inmediata de esa orden.

Pero la movida del Congreso de Scott y Rubio busca legislar la reapertura.

La Ley CRUISE establece el 4 de julio como fecha límite para que los CDC eliminen su orden existente.

También obliga a los CDC a emitir recomendaciones en los siguientes aspectos:

  • Cómo mitigar el COVID-19 para los pasajeros y la tripulación

  • Establecer un “grupo de trabajo” interinstitucional para desarrollar recomendaciones sobre cómo reanudar el servicio de pasajeros antes del 4 de julio.

  • Garantizar que el HHS y los CDC conserven la autoridad para hacer y hacer cumplir las regulaciones para prevenir la propagación de cualquier enfermedad transmisible a bordo de un crucero.

“Los beneficios de las operaciones de cruceros son parte integral de las economías de las ciudades portuarias de Florida”, dijo Rubio en el comunicado de prensa. “Los floridanos y muchos otros estadounidenses que son empleados de puertos, operadores de cruceros o que trabajan en trabajos de hostelería cerca de las terminales de cruceros enfrentan un futuro incierto debido a la falta de respuesta de los CDC a las solicitudes de orientación de los grupos de partes interesadas”.

*La nota fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Richard Tribou. La traducción al español fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.