Schumer dice al Senado que demócratas abordarán derecho al voto y considerarán cambio al obstruccionismo

·4  min de lectura

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, tomó el paso más significativo hasta ahora en los intentos de los demócratas para aprobar una legislación sobre el derecho al voto.

El lunes, en una carta a los miembros del Senado, el líder demócrata dijo que el Senado volvería a abordar el tema, y advirtió que si la legislación es bloqueada una vez más por los republicanos, su caucus comenzará a debatir sobre un cambio a la regla obstruccionista de la cámara.

Hay constancia de que dos senadores demócratas, Kyrsten Sinema y Joe Manchin, se oponen a cualquier cambio al obstruccionismo que permitiría que se apruebe una legislación como la Ley de Promoción de los Derechos al Voto John Lewis con una mayoría simple de 51 votos. Sin embargo, nunca se han enfrentado a la perspectiva de una votación inminente sobre el tema y ahora enfrentarán la presión más significativa hasta el momento de parte de los líderes de su propio partido, incluido posiblemente el presidente Joe Biden.

“En las próximas semanas, el Senado volverá a considerar cómo perfeccionar esta unión y enfrentar los desafíos históricos de nuestra democracia. Esperamos que nuestros colegas republicanos cambien de rumbo y trabajen con nosotros. Pero si no lo hacen, el Senado debatirá y considerará cambios a las reglas del Senado el 17 de enero o antes, Día de Martin Luther King Jr., para proteger los cimientos de nuestra democracia: elecciones libres y justas”, dice la carta de Schumer.

“Debemos preguntarnos: si el derecho al voto es la piedra angular de nuestra democracia, ¿cómo podemos en consciencia permitir una situación en la que el Partido Republicano puede debatir y aprobar leyes de supresión de votantes a nivel estatal con solo un voto de mayoría simple, pero no se permite al Senado de Estados Unidos hacer lo mismo?”, continuó.

Los demócratas del Senado han trabajado durante meses para aprobar algún tipo de legislación destinada a proteger el acceso de los votantes a las urnas en todo el país, luchando contra el fraude electoral y los recursos sin un origen preciso en la política. Sus esfuerzos se han quedado cortos hasta ahora gracias a la oposición unificada del Partido Republicano, una división 50-50 en la cámara y la resistencia de Sinema y Manchin a los cambios en el obstruccionismo.

Actualmente, los estados de todo el país están en el proceso de rediseñar los distritos, lo que en muchos estados está provocando contiendas menos competitivas que protegen a aquellos que ya ostentan los cargos a elección. En este momento, se espera dar una ventaja a los republicanos, que buscan tomar el control de la Cámara, debido a su mayor control de las legislaturas estatales. Los expertos advierten que la legislación debe entrar en vigor rápidamente para aumentar los desafíos legales efectivos en todo el país en un intento por detener la tendencia al fraude electoral, en el que ambos partidos participan pero que da al Partido Republicano una ventaja debido a su mayor control de los gobiernos estatales.

La falta de avances en el tema el año pasado provocó que activistas de Arizona comenzaran una huelga de hambre, primero con la intención de reunirse con Sinema, y luego fuera de la Casa Blanca, como una forma de presionar a Biden para actuar. El grupo detuvo su huelga recientemente luego de reunirse con el equipo de Biden, pero se comprometió a reanudarla si no se logra un avance significativo en el tema antes del Día de Martin Luther King Jr.

“Cambiar las reglas del Senado, como se ha hecho más de 160 veces en su historia, no es radical. Lo que es radical son los ataques contra nuestra democracia por parte de los recursos ilegales, manipulaciones partidistas y restricciones a nuestra libertad para votar. Este no es un problema de partidos o un problema estadounidense, y es por eso que los jóvenes conservadores, independientes y liberales están de acuerdo en que debemos aprobar la Ley de Libertad de Voto como sea necesario”, aseveró Shana Gallagher de UN-PAC, portavoz de los huelguistas.

“[L]es recordamos a nuestros senadores y al presidente Biden que estamos comprometidos a intensificar nuestras estrategias una vez más en caso de que la Ley de Libertad de Voto no se apruebe para el Día de MLK”, agregó.

En diciembre, el profesor de la Universidad de Harvard Larry Lessig, activista desde hace mucho tiempo de la reforma electoral, que advirtió en su momento en una entrevista para The Independent que los demócratas solo tenían unas semanas para aprobar una legislación significativa que entrara en vigor antes de las elecciones intermedias de 2022, se unió al grupo.

Biden, que como exsenador es partidario del obstruccionismo desde hace tiempo, se pronunció el mes pasado en apoyo de hacer una excepción a la regla con el propósito de aprobar la legislación sobre el derecho al voto.

“Si lo único que se interpone entre lograr que se apruebe o no la legislación sobre derecho al voto es el obstruccionismo, apoyo que se haga la excepción de los derechos al voto para el obstruccionismo”, dijo a ABC News.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.